Se fugaron once peligrosos delincuentes de la Unidad 11 de Neuquén

Es la evasión más importante

NEUQUEN (AN)- El servicio penitenciario provincial exhibió ayer otra muestra de su profunda crisis: once delincuentes de extrema peligrosidad se fugaron durante la madrugada y solamente uno fue recapturado. Los internos cortaron los barrotes del pabellón, treparon a los techos de la enfermería y saltaron el muro perimetral, en el que había un solo guardia que no se percató de la evasión hasta que fue demasiado tarde.

Esta es la mayor fuga en la historia de la prisión, inaugurada a principios de los 90, y la cuarta evasión masiva del año.

El jefe de la Policía, Juan Carlos Lezcano, reconoció ayer que «la Unidad 11 está en una situación de emergencia». Según trascendió, en pocos meses más de 80 policías pasaron por la cárcel y fueron desplazados porque pidieron el traslado o porque no cumplían sus funciones adecuadamente. En todos los niveles de la Policía se admite que ningún uniformado quiere cumplir servicio en ese destino.

Los evadidos de ayer a la madrugada son considerados peligrosos (ver en el infograma la lista completa). El ministro a cargo de Gobierno, Jorge Lara, lo resumió de manera muy gráfica: «no son nenes de pecho». Se cree que están todavía en la región, refugiados en algún aguantadero. Todos tienen antecedentes por robos con armas, y se teme que desde hoy aumente la ola de asaltos.

El jefe de la comisaría 20, comisario Ramón Canale, indicó que se están realizando operativos en toda la ciudad. También se alertó a las localidades y provincias vecinas, y se pidió colaboración a los departamentos especial de investigación para la búsqueda.

Según pudo averiguar «Río Negro» consultando diversas fuentes, la fuga se concretó a las 4.15 pero habría sido planificada hace varios días. Todos los evadidos estaban alojados en el pabellón 1, cuya población era de 19 internos sobre una capacidad de 20.

El 10 de agosto pasado en ese sector se produjo un motín con toma de rehenes, que hasta ahora no había trascendido. Los detenidos produjeron varios destrozos, entre ellos de las cámaras de seguridad que monitorean sus movimientos y la puerta que comunica con el comedor del pabellón.

Al parecer durante varios días sucesivos se dedicaron a limar los barrotes de una ventana del comedor. Los cortes fueron disimulados y pasaron inadvertidos a los controles, si es que los hubo porque eso se está investigando.

Ayer a la madrugada decidieron poner en práctica la fase final de su plan. Terminaron de cortar las rejas del comedor, levantaron un chapón que cubre precariamente la ventana y a través de la abertura accedieron a un patio interno. El solitario guardia que demora cuatro minutos en recorrer de un extremo a otro el muro perimetral no los vio moverse en las sombras.

A la carrera, los once sujetos llegaron hasta el edificio donde funciona el gabinete médico, que está junto a la muralla de 4 metros de altura. Treparon al techo a dos aguas y desde allí alcanzaron la parte superior del muro.

Un enfermero que estaba durmiendo allí escuchó los ruidos en el techo y alertó a lo guardias. «Si esa persona no se hubiera despertado, nos habríamos enterado de la fuga varias horas después», indicó una fuente.

Una vez traspuesto el muro perimetral, los evadidos llegaron a la llamada zona de pre-egreso, donde hay presos de confianza. Solamente dos alambrados olímpicos los separaban de la libertad, y no tardaron en treparlos.

Estaban en esa tarea cuando llegaron los guardias. Solamente lograron atrapar al más lento, identificado com Marcelo Muñoz, pero los otros diez ganaron la calle y se perdieron en la oscuridad de la fría madrugada.

De inmediato se montó un operativo de búsqueda que hasta anoche no arrojó resultados. En el comedor del pabellón quedó una faca, pero ningún otro rastro de las herramientas que utilizaron para cortar los barrotes.

Los guardias no observaron vehículos en las inmediaciones, por lo que se supone que los evadidos no contaban con apoyo externo. Según se informó, todos están acusados de cometer delitos con armas y se los considera peligrosos. La mayoría están condenados.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora