Causa Atahualpa: Piden la suspensión por 50 días para la jueza Zágari

El defensor Chironi advirtió que "está en juego la independencia" judicial. La resolución del Consejo se conocerá el 11 de diciembre.

El Procurador Crespo pidió una suspensión de Zágari. Foto: Marcelo Ochoa

El Procurador Crespo pidió una suspensión de Zágari. Foto: Marcelo Ochoa

En el jury por su actuación en la causa del asesinato de Atahualpa Martínez, el Procurador General, Jorge Crespo solicitó la suspensión de 50 días para la entonces fiscal Daniela Zagari, hoy jueza de juicio.

En cambio, el defensor Fernando Chironi requirió su absolución y advirtió que “está en juego la independencia del Poder Judicial”. Afirmó que se trata de un proceso, que “asentado en el lógico dolor de la familia” tiene “injerencia política” y recordó la intervención de la ex presidenta Cristina Fernández y la actuación de la Comisión Investigadora, con legisladores y funcionarios del Poder Ejecutivo provincial.

La resolución del Consejo de la Magistratura se conocerá el próximo viernes 11, a las 12.

Crespo fundamentó su pedido de suspensión en fallas de “dos medidas importantes”, una -la inspección ocular en el boliche- “no realizada” y otra -la prueba de ADN en la campera- “demorada”, concluyendo que en este caso “se equivocó” y fue “disfuncional”.

Chironi defendió la libertad de “criterios” de los fiscales en las investigaciones y, aún si se existieran equivocaciones, eso -dijo- no implica avanzar en un juicio político, como tampoco, ocurre con los errores en fallos de los jueces, afirmando que el sistema prevé correcciones con las apelaciones. Reafirmó que la “idoneidad” de Zagari quedó expuesta en el jury y alertó que está en “juego la independencia” del Poder Judicial frente a la posibilidad que el Consejo de la Magistratura avance en el análisis de las actuaciones en los procesos judiciales.

La audiencia fue presidida por el juez Sergio Barotto, integrante del STJ; con la presencia en la sala de los consejeros Lucas Pica, por el Poder Legislativo; y los integrantes del Colegio de Abogados local, Ana Malis, Manuel Casariego y Leonardo Fantón y participan de forma virtual los legisladores Alejandro Ramos Mejía y Julia Fernández y el representante del fuero Penal, Daniel Tobares; además de la acusada y su defensor Chironi y el Procurador Crespo.

La lista de testigos concluyó con la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Liliana Piccinini, que era Procuradora y jefa de Zágari, en el 2008 cuando fue asesinado Atahualpa Martínez.

En en comienzo del debate, el defensor realizó una serie de planteos referidos al debido proceso y la doctrina de los propios actos que fueron rechazados por el procurador y que el tribunal sostuvo que responderá en la sentencia definitiva.

Laura Vinaya antes de ingresar a la sala de audiencias. Foto: Marcelo Ochoa.

Luego de la lectura de la acusación, Zágari se abstuvo de declarar y el inicio de la jornada no fue la mejor para los integrantes del tribunal porque al ser citado el juez Carlos Reussi, como primer testigo, Chironi se opuso porque junto a Zágari y el ex fiscal Ricardo Falca eran los imputados iniciales y su caso está a resolución de STJ desde marzo de 2019.

Barotto dijo desconocer la situación de ese expediente y fue necesario un cuarto intermedio para conocer la situación y cuando se confirmó que todavía no hay sentencia al respecto Crespo desistió de su testimonio.

La segunda testigo fue Laura Vinaya, prima de Atahualpa, quien recordó como conoció a Zágari, a quien siempre llamó Daniela, valoró que “no es común una charla entre mujeres” al hacer referencia a sus visitas a la entonces fiscal junto a Julieta Vinaya, madre de Atahualpa.

Agregó que “Julieta confió mucho en las palabras y las acciones del Poder Judicial” y dijo “era la fiscal la interlocutora de ese Poder Judicial”.

Cuando fue consultada sobre la famosa campera cuyo peritaje es central en este caso señaló que “nunca sabíamos de qué campera hablábamos” y “a veces una también se siente culpable por no entender”, recordó que ante un viaje a Bariloche “creo que Daniela dejó una indicación para una pericia pero Falca no la cumplió y tampoco lo hizo Daniela a su regreso”.

Vinaya cerró su testimonio explicando que “estoy aquí par dar por concluido un proceso colectivo que a esta familia y a esta comuidad le costaron dos muertos, uno es Atahualpa y otra es Julieta” que “se murió esperando esta audiencia”.

Familiares de Atahualpa siguieron el juicio desde la puerta de tribunales. Foto: Marcelo Ochoa.

El segundo testimonio correspondió a Fabricio Brogna, actual fiscal general, quien actuó como fiscal durante el primer juicio por el asesinato del joven viedmense quien sostuvo que “el paso del tiempo es asesino de las causas penal, esta que estamos viviendo es un ejemplo”, enfatizó que quienes cometieron el hecho “son los que yo traje a juicio, o las que trajimos a juicio pero gran parte de la prueba testimonial se degrada facilmente con el transcurso del tiempo” y explicó que en 2008 las pruebas de ADN eran “algo novedoso” y recordó que en la provincia “no teníamos ese servicio”.

Crespo indagó sobre la experiencia de Brogna como fiscal, pero a su turno la defensa dejó sentado que el actual fiscal general, también se desempeñó como fiscal de Cámara y antes como secretario de Cámara, pero nunca como fical de instrucción y el propio Brogna valoró el trabajo de Zágari de quien dijo que tenía 10 o 15 carpetas con todas las vías de investigación que se fueron descartando en el caso Atahualpa, trabajo que dijo, realizó con una estructura de dos o tres empleados.

El testimonio de Brogna llevó a que el procurador desistiera de la presentación del fiscal jefe Hernán Trejo, quien presentó al Ministerio Público en el segundo juicio del caso Atahualpa.

La defensa convocó a integrantes del ministerio Público de aquella época, desde Marcelo Alvarez -fiscal entonces, hoy juez de juicio- hasta Rita Custet -defensora general, hoy vocal del Tribunal de Impugnación-, llegando a la actual jueza del Superior Tribunal de Justicia, Adriana Zaratiegui, que era fiscal de Cámara en 2008.

En este caso, Chironi consultó a Zaratiegui por su participación en la investigación, a partir que fue encomendada -conjuntamente con su par Juan Ramón Peralta- por Piccinini -que era la Procuradora- como “control y supervisión” del trabajo fiscal, liderado por Zagari.

En principio, Zaratiegui aludió a “charlas” con Piccinini sobre el caso y no recordó nada escrito aunque Chironi fue repasando documentos del expedientes donde se aludía a la actuación de la la hoy vocal del STJ. Recordó, entre ellos, la referencia a un informe de Zaratiegui citado por parte de Nélson Echarren, que fue Fiscal General.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Causa Atahualpa: Piden la suspensión por 50 días para la jueza Zágari