Severa sanción contra remisero que se negó a un control de alcoholemia

En ocho oportunidades intentaron practicarle el control y se negó con una curiosa excusa.

El intendente Gustavo Gennuso ratificó la multa de más de 79 mil pesos aplicada por la Justicia de Faltas a un chofer de remise que se negó a cumplir con un control de alcoholemia, tras evaluar y rechazar una curiosa excusa presentada por el trabajador.

El conductor fue requerido para el control una tarde de la última Semana Santa en la avenida Costanera y cuando fue abordado por los inspectores dijo que no podía soplar por padecer problemas respiratorios, impedimento que pretendió acreditarlo luego con la presentación de su historia clínica.

Al dar trámite al expediente el municipio pudo comprobar que el mismo chofer ya había estado involucrado en un accidente previo, ocasión en que también se le intentó realizar el test de alcoholemia “en ocho oportunidades sin éxito”.

En la resolución que lleva la firma de Gennuso se deja constancia de que según la historia clínica el chofer acusado “tiene buena mecánica ventilatoria” y no hay certificado que indique en forma expresa su presunta incapacidad.

Además cita un informe del director del hospital, Leonardo Gil, según el cual “todo paciente con insuficiencia respiratoria crónica puede realizar estudios funcionales respiratorios (espirometrías, soplar pipetas, etc)”, mientras que “sólo los pacientes en insuficiencia respiratoria aguda severa no podrían realizar estudios funcionales y tampoco podrían conducir un vehículo”.

Con esos elementos a la vista el intendente decidió rechazar la apelación y ratificó la multa de 79.050 pesos impuesta al chofer y “en forma solidaria” a la agencia de remises Sur. Además lo inhabilitó para conducir por 120 días.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios