Si fuera por Dávicce, Gallego seguiría como DT

Junto con Pintado, es partidario de cumplir con lo pactado.



BUENOS AIRES (DyN).- El vicepresidente Alfredo Dávicce aumentó ayer el desconcierto reinante en torno a quién será el entrenador de Ríver Plate al asegurar que si por él fuera, le renovaría el contrato al cuestionado Américo Gallego.

Las declaraciones de Dávicce son por demás sorprendentes, ya que horas atrás había dicho que con el eventual regreso de Ramón Díaz “zafamos de todos los quilombos”.

Una lectura más profunda permite inferir que los dichos de Dávicce no hacen más que agregarle confusión al desprolijo accionar de los dirigentes de Ríver, enfrascados en una fuerte lucha política para definir quién será el técnico del equipo a partir del año próximo.

“Si por mi fuera, yo continuaría con el ‘Tolo’. Lo escucharíamos a fondo, él está repasando en sus silencios qué cosas debe introducir. Sabemos que sería un riesgo, pero con David Pintado estamos más inclinados por cumplir con la palabra que habíamos empeñado un mes atrás”, sostuvo Dávicce al recordar que antes de la finalización del último torneo Apertura le habían garantizado a Gallego la prórroga de su contrato.

Dávicce dijo ser consciente de estar “en contra de lo que piensa la masa de simpatizantes” y manifestó que le “preocupa lo que dicen los jóvenes”, que en su gran mayoría pretenden el regreso de Ramón Díaz, bajo cuya conducción técnica Ríver ganó cuatro torneos locales, la Copa Libertadores y la Supercopa.

El hombre fuerte de Ríver admitió que el manejo del tema dista de ser el ideal, pero intentó explicarlo del siguiente modo: “Las desprolijidades vienen porque vivimos la realidad. Hubo un día en el que cundió el pánico porque el campeonato dependía solamente de nosotros. Y cuando no lo logramos (al empatar con Huracán) todos, empezando por mí, nos consternamos”.

En diálogo con La Red, Dávicce reiteró que ese partido “marcó un punto de inflexión” en el futuro de Gallego, quien se encuentra de vacaciones a la espera de una definición sobre su futuro.

El vicepresidente “millonario”, de vacaciones en Uruguay, mantuvo ayer por la mañana una conversación telefónica de “media hora” con Pintado, quien se encuentra en Buenos Aires realizando rondas de consultas para conocer la postura del resto de los dirigentes.

Tras reiterar que “Ramón también es candidato, porque en Ríver hay democracia y no es como en otros lados, donde manda uno solo”, dijo que el riojano no debería pedirle disculpas en caso de que se concretara su regreso al club de Núñez, del que se fue peleado con los dirigentes -Dávicce incluido- diez meses atrás.

Kiper quiere al “Príncipe” como entrenador

Daniel Kiper, uno de los candidatos a la presidencia de Ríver Plate en las próximas elecciones, afirmó ayer que en caso de ganar, entre sus proyectos figura el de, al menos, “charlar con Enzo Francéscoli porque es para mí el indicado para ser el técnico del equipo”.

“La idea del manager, como pretende imponerse en nuestro medio, es más que nada contar con un fusible cuando las cosas salen mal. Yo no quiero un fusible, nosotros vamos a ser responsables de nuestra gestión. Uno debe confiar en el técnico y los jugadores, aunque eso no significa firmar cheques en blanco. Eso sí, el técnico siempre va a ser un ídolo de Ríver. Con el primero que me reuniría sería con Francescoli”, manifestó Kiper.

Entre sus principales objetivos, Kiper comentó que intentará “repatriar y volver a tener una gran mayoría de socios. En la época de Rafael Aragón Cabrera había un padrón de 125.000 socios, en la gestión de Hugo Santilli disminuyó casi a la mitad y bajo la conducción de Dávicce, bajó un cuarto más. Ahora, sólo hay alrededor de 30 mil. Esto es alarmante, no podemos tener un número tan insignificante de asociados”.

El ahora postulante también precisó que tratará de “cambiar” los contratos con la televisión al afirmar que “Ríver no tuvo capacidad para negociar. No es posible que si se pone el estadio, el plantel de jugadores y se paga la seguridad, y una empresa sólo coloca 20 cámaras de televisión, dos locutores y un par de periodistas, Ríver sólo se quede con un diez por ciento y la empresa televisiva con el 90 restante. Tiene que haber un reparto ecuánime y en eso voy a ser muy estricto”.


Comentarios


Si fuera por Dávicce, Gallego seguiría como DT