Sin estudio de impacto ambiental en la circunvalación 

La obra de Bariloche tiene ya ejecutados más de tres kilómetros.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La traza para la nueva ruta de circunvalación tiene ya 3.5 kilómetros. No obstante, a 90 días de haber comenzado los movimientos de suelo, no se cuenta con el estudio de impacto ambiental que prevé la ordenanza municipal 217-C-89. De esta manera, la mayor obra vial local se ejecuta sin haber planificado el impacto natural y social que eventualmente genera.

El ingeniero Roberto Da Silva, representante técnico de la empresa contratista, explicó que el estudio debió realizarse en conjunto con la planificación de la obra. El estudio de impacto ambiental tiene por objetivo predecir los factores negativos e incorporar en el proyecto los elementos necesarios que permitan minimizarlos. No fue previsto en la licitación ni en el contrato.

Actualmente se están haciendo obras de remoción de tierra, sacando material para salvar algunas lomas y rellenando en otros sectores, con el propósito de evitar las pendientes bruscas. Se trabaja de oeste a este y se avanzó cerca de 4 kilómetros.

Da Silva reconoció que recibió hace 3 días una nota del municipio local, en la cual se le solicitaba el estudio ambiental respectivo. "Esto hoy ya no es posible, ya que la obra está en marcha", explicó. No obstante se mostró dispuesto a realizar una "adecuación ambiental del proyecto existente", lo cual se puede hacer en forma paralela a los trabajos en la traza.

Llamativamente la velocidad de las topadoras contrasta con la administrativa. Cristina Flores, a cargo de la secretaría municipal de medioambiente, reconoció a este medio que "recién hace pocos días se solicitó por nota que la empresa cumpla la normativa vigente". Deslindó responsabilidades y opinó que el estudio se debería haber pedido en la gestión anterior.

Hace una década que los barilochenses reclaman la ruta de circunvalación. La presión sobre el área urbana del continuo transporte de cargas -que incluye un importante número de camiones chilenos que entran por Puyehue y van a Punta Arenas- tornó indispensable la apertura de una ruta que rodeara la ciudad. Sin embargo hubo que esperar más de cinco años desde la elaboración del proyecto definitivo hasta la licitación de la obra.

Logrado esto surgió el conflicto por las expropiaciones que debían hacerse para la ruta. La compra de la tierra a los dueños originales era una de las responsabilidades asumidas por el municipio con Vialidad Nacional. Luego de largas y trabajosas gestiones, el gobierno local consiguió que dos propietarios donaran sus parcelas, con otros dos se llegó a un acuerdo en el valor y en la forma de pago y los restantes seis iniciaron juicio para obtener un precio mejor.

Obra de 10 millones

La empresa que ganó la licitación es la UTE Equimal-Hidraco, que cotizó 9.327.999 pesos. La obra tiene un plazo de 24 meses, esto significa que debería estar concluida a fines de 2001. No obstante, se prevé que los tiempos serán flexibles, ya que el asfalto no puede colocarse con una temperatura inferior a los 8 grados y el clima de la región puede imponer demoras forzosas.

La circunvalación completa tendrá una extensión de 14.727 metros y unirá la ruta nacional 237 (que permite acceder a Bariloche desde Neuquén) con la 258, que ofrece salida hacia El Bolsón.

En el cruce con la ruta 237 se construirá una rotonda. 


Comentarios


Sin estudio de impacto ambiental en la circunvalación