Advirtieron que la bajante del río Limay afecta el suministro de agua en Neuquén capital

Desde el EPAS señalaron que se trabaja sobre el cauce, en conjunto con la Subsecretaría de Recursos Hídricos, para garantizar el recurso.

Desde el Ente Provincial de Agua y Saneamiento de Neuquén, EPAS, advirtieron que la parte de la zona sur y este de la capital provincial está siendo afectada por la baja presión en el suministro domiciliario, producto de la bajante del río Limay por la sequía.

«En este momento se están ejecutando tareas de dragado y reencauzamiento del río, con maquinarias de gran porte, para tratar de desviar el cauce del río, ante la bajante histórica que este presenta», explicaron desde el EPAS.

Describieron desde el organismo que actualmente parte de la zona sur y este de la ciudad de Neuquén, que es alimentada por los sistemas de bombeos ubicados sobre el río, está siendo afectada con baja presión en el suministro domiciliario «debido a que resulta muy dificultoso sostener los niveles de producción, por lo cual las cisternas que dominan las zonas antes aludidas disponen reservas mínimas en el nivel de agua potable» 

Ante este panorama, apuntaron que se está trabajando conjuntamente con distintos organismos de la provincia para revertir esta situación, y poder recuperar las fuentes de abastecimiento.  

Recordaron que la provincia se encuentra en Emergencia Hídrica. El gobernador Omar Gutiérrez declaró en agosto del año pasado la Emergencia Hídrica, Social y Productiva. La situación no solo afecta a la capital provincial. También tiene su impacto en otras localidades. Se indicó que la cuenca del río Limay tiene uno de los registros más bajos de los últimos 15 años. 

En este contexto, el gobernador Omar Gutiérrez entregó en marzo de este año equipamiento para paliar la emergencia hídrica a 18 localidades neuquinas de las zonas Centro y Sur. Fueron 42 equipos de bombeo y 16 bombas dosificadoras, con una inversión superior a los 13 millones de pesos. Gutiérrez sostuvo que son parte de los 800 millones de pesos previstos en obras para gestionar el agua.

Las obras para paliar la sequía comenzaron en octubre del 2021 en trabajos que incluyen perforaciones. 

Todo esto teniendo en cuenta que la falta de nieve y de precipitaciones bajaron los caudales de los arroyos y de los ríos, se alejaron las orillas de los lagos donde estaban ubicadas las tomas de agua, bajaron las napas y desaparecieron las vertientes.

Las consecuencias van más allá del Limay y de la zona Confluencia. Una de las áreas más complejas es el norte neuquino. Allí se comprometieron desde Provincia obras de contingencia por 106 millones de pesos en el departamento Minas, para mejorar el aprovisionamiento y calidad del agua.

Desde la Subsecretaría de Recursos Hídricos, informaron el mes pasado que en Las Coloradas, se realizaron  trabajos de máquinas sobre el río Catan Lil para levantar el pelo de agua que permite al bombeo de EPAS abastecer a la localidad. Además que se inspeccionaba las obras en el centro y sur de la provincia las obras de perforaciones y colocación de tanques para asegurar el agua para crianceros del interior neuquino.

Desde el EPAS pidieron a los vecinos hacer un uso responsable del servicio, evitando el lavado de vehículos, el riego de veredas, el uso de lavarropas lo mínimo e indispensable cuando la carga esté completa.  Ante cualquier inconveniente comunicarse con el teléfono de reclamos del EPAS que es el 0800-222427.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios