Conocé los secretos de las 10 empanadas típicas del país

Argentina es productora y consumidora de empanadas, de eso no hay dudas. Desde la Patagonia más austral hasta la Puna, cada uno tiene su estilo propio y su sello particular. Aquí, los secretos de las mejores y la historia de una comida que se impuso como propia más allá del origen.

07 ago 2015 - 00:00
Las variedades de empanadas

Qué maravillosa idea tuvieron aquellos que alguna vez inventaron la empanada. Claro, me dirán que en realidad es hija de la tarta, que es un invento español, que es de origen árabe y vaya a saber cuánta cosa más, pero lo cierto es que en este país le pusieron su propio sello, tanto que pudieron reinventarlo y hacer de este producto una larga lista de variables.

Eso sí, la empanada bien argentina no es ni más ni menos que la de carne, con muchas variantes, pero de carne, hecha a mano y lo más artesanal posible, al punto que algunos hasta se resisten a ponerles carne picada porque, según dicen, rompe la magia de una empanada auténtica.

La empanada argentina encierra secretos como los que tiene el mate o el asado, creo que en conjunto terminan siendo los distintivos de un país que no importa las épocas, la economía y su situación política, jamás alteró su identidad, forjada en muchos casos alrededor de la comida y del mate.

Pudo variar la calidad de los productos utilizados, la calidad de la yerba o de la carne, pero esas tradiciones están tan vivas que se muestran con orgullo en cada situación de argentinidad, esas que nos hacen sentir, aunque sea por un día, que nacimos, crecimos y probablemente moriremos en esta tierra.

Conocé los secretos de las 10 empanadas típicas del país
Manos con años de hacer y hacer son capaces de convertir cada receta en la mágica tentación de la empanada.

La empanada es Argentina, con pequeños detalles en distintas provincias, pero Argentina por donde se la mire. En Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero se parecen bastante, con más o menos condimentos, con papas, con más o menos cebolla, con carne cortada a cuchillo, con matambre en algunos casos, pero con un sabor único e inconfundible. En otros puntos se diferencian más. Jugosas para comer con las piernas abiertas es el sello distintivo.

Los que hacen un culto a la empanada son los que creen que ni siquiera las tapas deben ser compradas, que hay que amasar en casa y darle también desde ese punto la identidad. Freír con grasa si es posible y sólo hacerlas al horno si somos capaces de lograr que también ahí conserven el jugo.

Una empanada no la hace cualquiera, eso está claro. Quién no habrá comido alguna vez una empanada que rompía todos los códigos, que no era jugosa, que estaba fea, pero que aún así seguía siendo empanada. Pero así se aprende, así cualquiera se puede sumar a una tradición que perdura y se amplía en el tiempo.

Conocé los secretos de las 10 empanadas típicas del país
La gloriosa empanada en plena factura.

Ni jamón y queso ni roquefort, ni verduras ni siquiera pollo. La empanada argentina es de carne, las otras son simplemente empanadas, la de carne es “La” empanada argentina. Porque las hacen en el país, pero también en Chile, donde tiene su propia identidad, por eso es que me permito distinguir unas de otras. La empanada argentina es la de sello propio. Por eso ponemos tanto el acento en sus características, porque siempre hay dos ingredientes clave: la buena masa y la carne, el resto puede variar, pero para ser una típica empanada argentina debe y tiene que ser de carne.

Buen provecho.

JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.