El 60% de las personas trans no completó su educación

Fue determinado por un relevamiento sobre 133 casos de Río Negro y Neuquén. Un 8% no terminó el nivel primario.

06 dic 2018 - 00:00

El 60% de las personas trans de Río Negro y Neuquén no completó la educación obligatoria. Hay un 8%, que incluso, no concluyó el nivel primario. Sólo el 3% supera los 56 años. El 45%, en ambas provincias, tuvo dificultades para alquilar una vivienda, ya sea por la discriminación que padecen a raíz de su identidad, motivos económicos y sobreprecios.

Estos datos son parte del relevamiento a la población trans, cuyos resultados fueron presentados oficialmente ayer en la Universidad Nacional del Comahue (UNC). Se hizo sobre una muestra de 133 personas, de 16 años o más, en cinco localidades: Plottier, General Roca, Villa Regina, Ingeniero Huergo y la ciudad de Neuquén. La tasa de respuesta fue del 67%.

El grueso de la población trans se ubica entre los 26 y los 40 años. La encuesta no sólo revela la baja expectativa de vida, sino las precarias condiciones de existencia, entre ellas, obstáculos para acceder al empleo formal, a la educación y a la vivienda propia.

Uno de los aportes más importantes es el apartado dedicado a salud. El 55% de las personas trans de Neuquén cuentan con cobertura, mientras que en Río Negro la proporción es del 21%. En la mayoría de los casos se trata de una obra social. Al compararlo con los resultados del censo 2010 se observa como las personas trans están en clara desprotección, ya que en ambas provincias la cobertura es aproximadamente del 65% para el total de la población.

Hay un capítulo dedicado a los vínculos. Allí se revela que el 87% de las personas encuestadas considera que su vida afectiva está conformada por sus amigos, pues las redes de sostén más significativas son las construidas entre pares. El 63% declaró haber tenido dificultades en sus relaciones con sus padres/madres. Las mismas estuvieron vinculadas a la no aceptación de su identidad de género, lo que atribuyeron en muchos casos a cuestiones culturales como el patriarcado/ machismo, la religión, “el qué dirán”, y el trans-odio.

El relevamiento fue realizado por organizaciones del colectivo LGBTI de ambas provincias, con participación de los gobiernos provinciales y de la UNC. “Las personas trans que tenemos el privilegio de estar trabajando somos monotributistas del Estado y/o plantas políticas”, aseguró Luján Acuña, de Vidas Escondidas, en la presentación. La Legislatura de Neuquén aún no dio despacho de comisión al cupo laboral y es muy difícil que se llegue a tratar en el recinto antes de fin de año.

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue cuando Penélope Andres, de Conciencia VIHda, pidió un minuto de silencio: “Por todas mis compañeras que se fueron sin su DNI”.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.