El invierno le pone desafíos extras al tránsito por las rutas de la región

No sólo a los visitantes se les complica el tránsito cuando nieva o hace mucho frío. El movimiento propio de las ciudades y la actividad turística requiere estar siempre en movimiento.

Con la llegada del invierno y la gran afluencia de turistas, transitar por las rutas de la región se puede considerar toda una odisea.

Los transportistas coinciden. Las zonas altas de la Ruta Nacional 40, entre Bariloche y El Bolsón, y los desvíos de obra de la 23 son los tramos que presentan mayor complejidad en el Distrito Río Negro de Vialidad Nacional.

Damián Sierra, de Transporte Sierra, señaló que, ante una nevada o helada, siempre se generan complicaciones en el sector del Cañadón de la Mosca y en Pampa del Toro, en la Ruta 40. “El accionar siempre es tardío. Siempre se sale después. La semana pasada, nevó en Collón Cura y no pasaron la máquina porque no tienen combustible o no tienen gente o máquinas”, cuestionó.

En relación a la Ruta Nacional 23, calificó como abruptos los cambios de ripio a asfalto en algunos tramos donde continúa la obra de pavimentación. “Si venís distraído, puede ser un problema”, advirtió.


Una ruta que esá rota


Pablo Gerboles, transportista de una agencia de turismo, consideró que el problema de la Ruta 40 a El Bolsón es que “está rota”. “Por suerte, hasta ahora no han caído grandes nevadas. Hoy todos los vehículos cuentan con cubiertas para hielo y nieve, cadenas y los choferes tienen palas. No estamos saliendo sin eso porque no sabés si cambia el clima. Y hay que volver”, indicó.

Recordó que el año pasado, para esta misma época, “estábamos llenos de nieve. Este año viene retrasado. El problema es que la respuesta es lenta. La sensación es que los sorprende la nieve, cuando en esta época deberíamos estar preparados”.

-¿Qué precauciones toman los transportistas en esta época? -preguntó RÍO NEGRO.

-No hay mucho por hacer. Nos avisamos ante cualquier situación y muchos no estamos viajando de noche porque el estado de las rutas es muy malo -respondió Sierra.

“Es riesgoso. No es una tarea sencilla si hablamos de rutas nevadas con tráfico”. El Distrito Río Negro de Vialidad Nacional opera la Ruta 40, en el tramo Bariloche a El Bolsón, la Ruta 1s40 (desde Alicurá hasta el límite con Chubut) y la 23. Son nada menos que 700 kilómetros afectados al operativo invernal. ¿El desafío? Mantenerlos transitables.

Hasta ahora, el mantenimiento de los 120 kilómetros de la Ruta 40, entre Bariloche y El Bolsón, se licitaba. Este año, por primera vez, los equipos de Vialidad Nacional se harán cargo de unos 40 kilómetros de ese camino, entre el límite con Neuquén y el arroyo Torrontegui.

Para encarar este nuevo desafío, la delegación de Bariloche cuenta con 12 agentes que se refuerzan con personal de Pilcaniyeu.

Hasta ahora, la empresa Hidraco solía hacerse cargo de ese el tramo. Este año, solo realizará el mantenimiento desde el arroyo Torrontegui hasta el límite con Chubut.

Según indicaron desde el organismo, los cambios obedecen a cuestiones operativas y presupuestarias para reducir costos.

Por otro lado, también será el primer año en que los equipos de Vialidad Nacional se hagan cargo del mantenimiento de la Ruta 1s40.


Hay que ser precavidos en las rutas


El período invernal para los trabajos de Vialidad arranca en mayo y se extiende hasta agosto. O septiembre. “El fuerte es julio y agosto, cuando más nevadas hay. Hasta ahora no hemos tenido grandes nevadas como el año pasado, cuando a esta altura, ya habíamos tenido cuatro muy intensas”, indicó Juan Tassara, de Vialidad Nacional Río Negro.

Desde el Distrito Río Negro de Vialidad Nacional aseguran que, en esta época, se trabaja con la “previsibilidad climática” para saber si nevará o helará.

Los equipos arrojan solución salina (agua con sal) aunque también pueden distribuir sal a granel (sal pura) para evitar la formación de hielo. “La sal a granel disuelve y la solución salina evita que se forme hielo y que la nieve pisada se pegue sobre el asfalto haciéndose una capa de hielo. Las dos son tareas preventivas”, describió Tassara.

Ante cada nevada, los equipos salen a despejar los caminos. Muchas veces, también, acuden en auxilio cuando algún camión queda atravesado.

Los trabajos de despeje, según la intensidad de la nevada, suelen arrancar a las 8 de la mañana. El objetivo es salir a primera hora, con luz solar ya que la recomendación es no circular de noche.

El riego preventivo, en cambio, se realiza por la tarde. De modo que cuando arranca la helada a la noche, el terreno ya está cubierto.


Y dónde están los campamentos de Vialidad


En la Ruta 23, Vialidad Nacional cuenta con campamentos en Ingeniero Jacobacci, Pilcaniyeu y Clemente Onelli. En Aguada de Guerra, Comallo y Perito Moreno hay puestos de guardias -o subcampamentos- con equipos viales.

Para la Ruta 1s40, el organismo dispone de una casilla también con equipos viales en Ñorquinco a fin de garantizar la transitabilidad.

“Somos alrededor de 30 agentes para toda la zona del operativo invernal. El personal está capacitado y tiene experiencia en el desarrollo de este tipo de tareas”, señalaron.


En amplios tramos de la ruta no hay señal de celular


La falta de señal de telefonía en las rutas de la región es un histórico problema. Más aún en invierno cuando las posibilidades de accidentes aumentan considerablemente.

“Yendo de Bariloche a El Bolsón, pasás Mascardi y ya no tenés señal hasta Tacuifí. Es un tramo largo y de montaña. Por suerte, la gente es solidaria y si hay un problema, se avisa al que puede seguir viaje. Que pase esto en el 2023 es algo increíble”, objetó Pablo Gerboles.

Con el avance de la obra de pavimentación, la Ruta 23 es cada vez más transitada. Tampoco hay señal en gran parte del trayecto.

“Si uno consulta a los bomberos, aumentó la cantidad de siniestros viales, por lo cual tener herramientas es más que importante ante cualquier emergencia. Un par de años atrás, funcionaban los palos de SOS para pedir ayuda. Hoy solo funcionan algunos. Dependen del Enacom”, cuestionó el intendente de Comallo, Raúl Hermosilla.

Su par de Pilcaniyeu, Nestor Ayuelef, reconoció que “después de pelearme con medio mundo, logramos que nos pongan internet con fibra óptica hace cinco meses. Ni siquiera tenemos 4G. Imaginemos un reclamo por una ruta. Es lamentable”.

“Lo cierto -agregó- es que salís de Pilcaniyeu hacia Bariloche, hacés cinco kilómetros y te quedás sin señal. Son 40 kilómetros -mínimo- sin señal”. Dijo que, ante un siniestro, la gente que circula por el lugar “hace de comunicadora para dar aviso del accidente”.

Desde Arsat, explicaron que la inversión es importante ya que un metro de fibra óptica ronda los 50 y 80 mil pesos.


Neuquén tiene la franja más larga


En época invernal, las rutas nacionales que atraviesan la provincia de Neuquén, deben ser sometidas al mantenimiento que permita la transitabilidad de los vehículos de todo tipo y porte. En especial, en aquellos tramos que van hacia los destinos turísticos invernales. Los equipos propios de la Dirección Nacional de Vialidad a diario recorren las vías y trabajan en las zonas más críticas por la presencia de hielo y nieve.  Los conductores deben cumplir, además, con la portación de cadenas físicas metálicas. 

Como ocurre cada invierno, los operativos que se montan para garantizar que el tránsito no se interrumpa están en marcha. Antes de iniciar un viaje a la zona cordillerana aquellas personas que están al volante deben constatar, al menos, dos cuestiones: el pronóstico y que las cadenas físicas metálicas estén en el vehículo. 

La portación de cadenas es obligatoria por estos meses (no implica que estén colocadas). 

El personal que forma parte del Distrito 12º de la Dirección Nacional de Vialidad realiza el recorrido por las vías nacionales.

Desde esta dependencia nacional se indicó que la tarea preventiva de los equipos se ejecuta a diario.

Si a pesar de las medidas preventivas con solución salina o sal a granel, no se derrite el hielo, se dispone el camión que lleva una pala en la parte frontal y atrás el regador. Aquí se logra despejar y regar con la sal para mantenerla así. 

Si las personas que conducen al momento en que está a pleno el operativo observan el camión, también les brinda un indicio en que hay que extremar las precauciones al momento de hacer las maniobras. 

Los sectores más complicados, en la Ruta 22 hacia el oeste, están bien identificados por el organismo nacional. En el paraje Cerro Bandera –entre Cutral Co y Zapala- suele haber un equipo; entre Zapala y Junín y todo lo que implica el sur de la provincia mantienen a diario las tareas. 

La DNV cuenta con campamentos con el personal hacia el norte, por ejemplo, en Chos Malal; en San Martín; en Zapala; en Brazo Rincón. En esos cuatro campamentos se encuentran las plantas con solución salina y se prepara la mezcla para cuando se la requiera cargarla en los equipos. 

Las casillas, además, están en Cerro Bandera; en Catán Lil (entre Zapala y Junín de los Andes); en Siete Lagos y en Collón Curá. 

Los tramos complicados suelen estar, por ejemplo, en Las Carpas, la Subida del Capo; la de Mendaña; la de Cerro Bandera. En San Martín de los Andes, la Ruta 234 y el tramo que incluye la Ruta 40, que es la mitad de Siete Lagos. 

Hacia el norte neuquino –Ruta 40- la región de Naunauco y Chorrica, si las nevadas son intensas se generan inconvenientes. 

En el último fin de semana largo, por ejemplo, se dispusieron turnos rotativos del personal que durmió en los campamentos para evitar la demora que implica salir de una base hasta el lugar, donde se requiere despejar las vías y operar las maquinarias. 

Al momento de encarar el viaje hacia zonas con lluvia, hielo y nieve, los viajeros deben mantenerse informados y actualizados sobre las condiciones de transitabilidad. 


Con el código QR es más fácil


Para ello, la Dirección Nacional de Vialidad dispone de códigos QR distribuidos en puntos estratégicos, como los puestos camineros de las vías nacionales, expendedoras de combustibles u otros espacios públicos como las oficinas de Turismo.

La posibilidad de acceso a través del QR es ingresar a la página del organismo nacional con toda la información actualizada. 

La DNV envía a dos partes diarios: a las 8 y a las 15, en los que se da cuenta del estado y transitabilidad de las rutas. No así del pronóstico del tiempo, como se aclara, aunque puede mencionarse si hay presencia de agua, nieve o hielo. 

En el caso que ocurra alguna situación especial, como la interrupción de la circulación por desprendimiento de rocas, por ejemplo, u otra contingencia, se informa a través de flashes. 

En esta época, las personas que conducen los vehículos deben saber que es imperioso y obligatorio llevar las cadenas físicas metálicas en el interior. Esto les permitirá, en el caso de ser necesario, colocarlas para avanzar hacia su destino final. 

En Neuquén, la Dirección Provincial de Vialidad también cuenta con una página actualizada que describe el estado de rutas y caminos y que se va actualizando a lo largo del día. 

Para quienes viajan desde la capital hacia el oeste y sur, figura en esta época la portación obligatoria de cadenas en los tramos como El Rahue; Litrán; en la zona de Malleo y Junín de los Andes. Lo mismo en la zona de Caviahue.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios