Filmus inauguró una inversión en Bariloche y defendió “el sistema de ciencia e investigación”

El ministro Ciencia, Tecnología e Innovación de Nación, Daniel Filmus, inauguró este martes en Bariloche el Centro de Referencia en Levaduras y Tecnología Cervecera (Creltec) Creltec y criticó a Javier Milei que propone ajustar en esa área y cerrar el Conicet.

El ministro Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, advirtió este martes en Bariloche que si un futuro gobierno decide paralizar el desarrollo de esa área, en realidad precipitará “un retroceso” y convocó no solo a los investigadores, sino también a las empresas privadas que interactúan con el sector público “a poner esto en discusión”.

Dijo que en ciencia y técnica “todo va tan rápido que cuando uno paraliza el avance en realidad retrocede”. Lo hizo al inaugurar hoy en esta ciudad el centro de Referencia en Levaduras y Tecnología Cervecera (Creltec), una nueva dependencia del Instituto Ipatec, que comparten el Conicet y la Universidad Nacional del Comahue.

El acto se transformó en un foro de reivindicaciones del sistema de ciencia y técnica, ante las públicas advertencias del candidato presidencial más votado en las elecciones PASO, Javier Milei, sobre su intención de aplicar un drástico ajuste en esa área, incluido el cierre del Conicet.

La presidente de ese organismo Ana Franchi recordó que no sería la primera vez que hay un avance de ese tipo contra la inversión del Estado en ciencia y técnica. Resonó entre sus interlocutores la exhortación a los científicos de que vayan “a lavar los platos”, con la que les tocó lidiar hace casi 30 años, durante el gobierno de Carlos Menem.“En un país donde a veces se nos castiga por hacer ciencia, somos tercos e insistimos con nuestros sueños”, afirmó Franchi.

Filmus dijo sin nombrar a nadie que aquellos que hablan de achicar la inversión en ciencia lo hacen “desde la ignorancia”. Afirmó que “los mismos países que admiran” esos candidatos “son los que más invierten en ciencia y técnica”.

Según el ministro, hoy en la Argentina el gasto en esa área es el 0,34% del PBI “como lo marca la ley”, con el objetivo de crecer todos los años y llegar en 2031 al 1%. Dijo que ese nivel, y aún mayor, es el que sostienen por ejemplo Corea, Israel, Estados Unidos y la Unión Europea.

“Hacer un ajuste sobre ese 0,34% no va a cambiar nada. Más que un ajuste, sería atacar a la ciencia y a un modelo de país”, argumentó el ministro.

Dijo que en muchos campos de trabajo el Conicet y las universidades mantienen estrechos vínculos con la actividad privada. Destacó que “esa alianza virtuosa es la que funciona en los países avanzados” que muchos toman como modelo.


"Ya estarían en Marte"


Y para graficar la pujanza del sector científico apeló a una anécdota reciente. Filmus contó que durante su viaje de julio pasado a la Argentina el administrador de la Nasa, Bill Nelson, después de recorrer varias instalaciones, entre ellas el Invap, preguntó cuál era la inversión del país en ciencia y tecnología. “Cuando le dije, traducido a dólares, se asombró y y me dijo ´si hubieran tenido lo que tenemos nosotros ya estarían en Marte´”. Según Filmus, el presupuesto de la NASA “es 61 veces el presupuesto del Conicet”.

El ministro dijo que ya le tocó viajar varias veces a esta ciudad para recorrer e inaugurar obras y señaló que “sin dudas” Bariloche es uno de los centros de investigación más importante del país. Aseguró que está encaminado el proyecto de ley para designarla como capital nacional de la Ciencia, Investigación y Tecnologías, con la posibilidad de que la semana próxima obtenga media sanción en el Senado.

Afirmó que no sería una cuestión solo declamativa, ya que la actividad tiene en el ámbito local un despliegue y una tasa de científicos por cantidad de habitantes que no se registra en otros lugares.

El Conicet mantiene en Bariloche espacios de gestión en común con la UNCo y con la UNRN y en el actual período ya inauguró tres edificios. Filmus dijo que tienen proyectos en su ministerio para desarrollar inversiones en Bariloche por 20 millones de dólares, y que están “todas con convenio, algunas ya licitadas”.

Definió a las políticas científicas como “una estrategia de desarrollo”, para transferir tecnología y “dar trabajo”. Dijo que la inversión en ese campo debería ser una política de Estado y que permanecen en alerta ante quienes “no solo quieren hacer un ajuste, sino que van por un país que solo venda materias primas, que no elabore, que compre todo hecho”.


Un complejo dedicado a la ciencia aplicada


El edificio del Centro de Referencia en Levaduras y Tecnología Cervecera inaugurado este martes está ubicado en el predio que la provincia cedio en comodato a la UNCo y el Conicet, junto al Centro de Salmonicultura, en cercanías de Virgen de las Nieves, a unos 10 kilómetros del centro de Bariloche.

El Creltec forma parte del instituto Ipatec (Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas y Medioambientales), cuyo director, Diego Libkind destacó el esfuerzo del grupo de investigadores que se desempeñarán en el lugar (unos 40) y el alto nivel de interacción alcanzado con el sector privado.

El trabajo del centro se orienta a la detección, estudio y desarrollo de levaduras con fines comerciales, aplicadas en especial a la elaboración de cerveza, wisky y panificados. Libkind recorrió el lugar con las autoridades, explicó la función y posibilidades de algunos de los equipos y dijo que un cromatógrafo de alta capacidad fue adquirido con ayuda de la Cámara de Cerveceros locales, que se benefician con los avances logrados por el Instituto.

Libkind dijo que el objeto de estudio en esos laboratorios es la amplia biodiversidad de levaduras que habitan los bosques nativos. Los definió como “bichitos alucinantes” y advirtió que también hay que “cuidarlos”. Algunas de las amenazas que pesan sobre el recurso son los incendios que afectan el bosque, la urbanización y el cambio climático.

El Creltec funcionará en un edificio de 1.250 metros cuadrados en tres plantas, que costó 2 millones de dólares, y que alberga laboratorios, oficinas, salas de reuniones y un auditorio para 50 personas. También funciona con criterios de “eficiencia energética” y, según fue anunciado, se integrará a un circuito de turismo científico educativo, que está en pleno desarrollo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios