Foro de la Meseta: seis años de construir la casa propia y solidaria

El sistema mancomunado y participativo ya permitió a 1.700 familias acceder a su vivienda.

El Foro de la Meseta cumplió este año sus primeros seis años de gestionar la casa propia para los trabajadores de la ciudad de Neuquén. Llevan contabilizadas 1.700 familias que hoy tienen un lugar donde vivir y criar a sus hijos y otras 400 que están en la actualidad construyendo su hogar, bajo un sistema solidario y mancomunado.

Fue un 17 de octubre de 2016, cuando organizaciones civiles, sindicatos y mutuales se unieron para resolver una de las deudas pendientes históricas en el país y en la provincia: el déficit habitacional. «Si esperábamos que el Estado sea el que nos provea de un terreno o una vivienda, los tiempos se nos hacían eternos», contó Lorena Troncoso, referente del Foro.

El Foro se encargó de gestionar un convenio con provincia y municipio para que se les entregaran tierras en la meseta. Al obtenerlos, los aspirantes a lotes son los que encargaron de pagar la instalación de todos los servicios directamente a los particulares y empresas, sin pagar la tierra. «Son los adjudicatarios los que les pagan a los profesionales y empresas para la realización de la mensura del terreno y hasta la colocación de los postes de alumbrado, y pautan las cloacas y el gas, Es un sistema innovador que nos llevo años que se pueda entender», agregó Lorena. Hoy están llamando a inscripción para la sexta etapa de entrega de lotes.

«Esto es darle pelea a hacer lo que no hacen quienes tienen que hacerlo. Nos juntamos las organizaciones para resolver el acceso a al tierra y a la vivienda ante la demanda de nuestros afiliados. En ese momento no estaba visibilizada la meseta como zona urbanizable. Neuquén se había extendido hacia el oeste y sobre la costa de los ríos pero esta zona estaba invisibilizada. Nosotros la solicitamos a la municipalidad y nos contituimos en un foro para llevar adelante este trabajo», explicó la referente.

El primer inconvenientes que se encontraron los trabajadores a la hora de acceder a su casa propia fue que desde el Estado les decía que era muy oneroso llevar los servicios hacia la meseta, y ese fue el disparador de esta organización que este año cumplió seis años.

«Siempre valoramos lo asociativo. trabajar con el Estado pero también aportando nosotros soluciones. El estado nos da la tierra pero en ese momento nos dicen que es muy caro llevar los servicios y que el municipio no se podía hacer cargo del aporte. Ahí nació la idea de que el aporte lo haga el afiliado. Calculamos el costo por metro de obra y el afiliado le paga directamente a la empresa que hace el desarrollo. La tierra no se cobra, pero las obras las pagan los afiliados. Fue innovador en ese momento», detalló Troncoso. Cada adjudicatario paga las obras en cuotas durante tres años.

La primera etapa de entrega de terreno fue de 365 lotes, luego vino una segunda de 224 terrenos y así hasta llegar al día de hoy con otros 200 lotes a los que se pueden inscribir los trabajadores en sus sindicatos o mutuales.

«Durante muchos años se pensó que los loteos sociales para la gente trabajadora tenían que estar en periferia de la ciudad. Para nosotros es encontrar un lugar accesible con asalto y vías de conectividad al centro y esto dignifica al trabajador», dijo Lorena.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios