El violento paciente de Salud Mental fue a parar a la sede del servicio de emergencia, en Roca

Personal del hospital pidió su traslado por los hechos de violencia contra enfermeras, mucamas y pacientes. El sujeto cometió dos crímenes y fue declarado inimputable por la Justicia. Desde la dirección aclararon que la estadía será transitoria hasta lograr trasladarlo a Buenos Aires.

Una situación realmente insólita se produjo en la tarde noche de ayer, cuando el personal del servicio de emergencia Siarme, observó el ingreso de una persona -ajena a la planta de personal- que era acompañada por varios efectivos de la policía. Cuando comenzaron a consultar los motivos del inusual movimiento, se enteraron que se trataba del hombre que había protagonizado varios incidentes en los pasillos del hospital Francisco López Lima y que -según el acuerdo al que habían llegado autoridades de Salud y el Juez de Ejecución Penal- se decidió que sea alojado en la sede de esa institución ubicada en calle Guatemala 240.

«Está con guardia en una habitación. Imaginate que por este lugar pasa gente durante las 24 horas. Son muchos los trabajadores que pasan cerca de ese lugar. Tener una persona con ese perfil alojada aquí no fue una buena idea, no están dadas las condiciones para que sea internada ni para que circule por el lugar», dijo un trabajador del Siarme.

El caso tuvo su momento más difícil en el inicio de esta semana cuando en un ataque de furia, violentó a varias mucamas volcándoles la comida encima y además insultándolas, no sólo a ellas sino también a varios pacientes que estaban en otra sala.

«Hay más casas en Roca. ¿Justo lo tuvieron que traer acá?», indicó otro de los empleados quien responsabilizó a la dirección del hospital por la decisión de trasladar a esta violenta persona a las instalaciones del Siarme.

Por otra parte, desde la dirección del hospital informaron que el traslado a las instalaciones del Siarme es transitorio, solo por tres días, ya que se aguarda por un traslado definitivo del paciente a Buenos Aires.

«Inimputable»

Se trata de un hombre que estuvo vinculado a causas por homicidio y fue declarado inimputable. Incluso tres enfermeras del hospital tuvieron que tomarse licencia luego de ser víctimas de situaciones violentas.

Fuentes judiciales confirmaron a este medio que el hombre ya había sido condenado en 2008 por matar a otro delincuente con un garrote en inmediaciones del zanjón, en la zona norte de la ciudad.

La pena fue confirmada en 2010.

Tras cumplir 12 años de cárcel, en junio del año pasado fue acusado de matar a puñaladas a otro hombre. A principios de febrero de este año la Justicia lo declaró inimputable y desde ese momento se encontraba alojado en el hospital de Roca.

La directora del hospital, Ana Senesi, reconoció que desde febrero a la fecha, realizaron 7 denuncias por los casos de violencia que había protagonizado.

Finalmente ayer y después de que varios manifestantes del hospital reclamaron en el hall del edificio del Poder Judicial, el Juez de Ejecución Penal, Fernando Romera, decidió su traslado. La recomendación de trasladarlo a la sede del Siarme habría surgido de las propias autoridades del hospital y del Ministerio de Salud.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios