Exclusivo Suscriptores

La incertidumbre sobre la Estación Meteorológica de 121 años en Cipolletti, por el Procrear

Monitorea los eventos climáticos de la región. Hoy está ubicada en Kennedy e Yrigoyen, pero su estadía allí peligra por el Procrear, el plan de viviendas que se construirá en el mismo predio.

En Cipolletti funciona, hace 121 años, una de las estaciones meteorológicas del Servicio Meteorológico Nacional. Desde este lugar se transmiten las señales que informan sobre los fenómenos y cambios climáticos de la zona. Hoy la estación se encuentra «olvidada» por el municipio que intenta moverla una vez más de lugar. Rodolfo Merlino, titular a cargo de la estación, dialogó con diario RÍO NEGRO sobre la situación que atraviesa la institución.

Hoy, en el predio que funciona la estación meteorológica el municipio planea colocar un complejo habitacional que se interpondría con las tareas diarias de la institución. Merlino habló sobre complicaciones que este proyecto traería y la dificultad que representar trasladar la estación hacia otro lugar. 

“La estación meteorológica de Cipolletti tiene dentro de sus tareas la medición de geomagnetismo, es una de las cuatro en Latinoamérica que tiene esto, por lo que necesita un espacio amplio y libre de hierro para que no interfiera en las ondas magnéticas de la tierra. Por esto tiene que estar en un espacio abierto de 55 metros a la redonda. Si nos ponen el barrio acá cerca nos interfiere en la labor” explicó Merlino.  

Además complicaría la medición del horizonte, el viento y el cambio de las temperaturas en la zona. Una de las opciones que se planteó cuando se inició este proyecto fue trasladar la estación hacia un nuevo lugar, lo cual implicaría un doble trabajo para quienes desarrollan tareas allí.  

Necesitamos seis meses de lecturas paralelas en el nuevo lugar y en el lugar actual en el que estamos, para saber cual es la curva de desviación y aplicarla a los 121 años de trayectoria. Es toda una tarea que no se puede hacer de un día para el otro. No entendemos como municipalidad aún no nos ha avisado nada” remarcó Merlino.  

Explicó que el municipio en un primer momento intentó trasladarlos a un predio cercano a las vías del ferrocarril, lo cual afectaba a las tareas que se desarrollan en la estación. Esta disconformidad abrió la posibilidad de que el SMN pueda tener su predio en la zona del Parque Industrial de Cipolletti. Las negociaciones están abiertas, pero el organismo no se moverá hasta que el municipio garantice condiciones optimas para el ejercicio de las tareas.


Procrear en Cipolletti: el proyecto que haría que la estación meteorológica se traslade


El complejo habitacional del Procrear dará la posibilidad a 209 familias para que puedan acceder por primera vez a la vivienda propia. El complejo estará conformado por torres de tres de tres y seis niveles, en la planta baja habrá viviendas adaptadas para personas con movilidad reducida y adultos mayores.

En el barrio Los Tilos, sobre calle Limay se ubicarán los módulos de mayor tamaño conformados por tres niveles, mientras que en la calle Alem se ubicarán los edificios de seis niveles. 

Se optó por esta decisión de mantener la altura en calle Limay para que el complejo se adapte sin afectar el entorno en la zona. Cada claustro contará con un patio interno con estacionamiento y un área de recreación para los habitantes del mismo.


La estación meteorológica: una institución que vive «en las sombras»


Hace varios años, la estación meteorológica, es “ignorada por la municipalidad”. Sus trabajadores reclaman que desde los diversos gobiernos que han pasado por la intendencia nunca se reconoció la labor que se realiza allí.  

“El abandono hace que los cipoleños ignoren la existencia de la estación. Es el único organismo del Estado que tiene la misma cantidad de años que la localidad, incluso previo a que la ciudad sea un municipio. Por ambiciones se deja que un organismo como el nuestro esté en la sombra”, relató Merlino.  

En la esquina de Yrigoyen y Kennedy está ubicada la estación meteorológica de Cipolletti desde septiembre de 1978. Pero esta no fue siempre su ubicación, años atrás en la década del ‘50 sus funciones se desarrollaban en la casa que se encuentra en el Parque Rosauer. Aunque la actividad de la estación data de inicios del 1900 cuando se encontraba junto a la réplica del Fortín Confluencia, en la rotonda de ingreso a la ciudad.  

La vivienda junto al edificio actual también tiene su pasado, construido en la década del ‘40. Perteneció a “una de las familias de mayor antigüedad en la ciudad de Confluencia, descendientes de Delfino, el primer “mercachifle” (comerciante ambulante que se movía en carretones cargados de cueros, pieles y plumas)”, destacó Rodolfo Merlino, el titular a cargo. Fue almacén de ramos generales y su predio conserva plantaciones añejas de eucaliptos, entre los que se encuentra uno declarado histórico. 

La estación meteorológica busca mostrar su labor diaria organizando visitas de escuelas a la institución y compartiendo en sus redes sociales lo que allí se realiza. «Planteamos la construcción de un parque interactivo en el predio que rodea la estación teniendo en cuenta los requerimientos de la institución para poder realizar las mediciones pero no fuimos escuchados» explicó Merlino.


¿Cómo es un día de trabajo en la estación meteorológica de Cipolletti?


Rodolfo Merlino tiene 66 años y hace 28 trabaja en la estación metereológica de la ciudad. Su trabajo es observar el cielo y registrar de allí el tiempo para todo el Alto Valle.  

El mundo de Rodolfo son los termómetros, barómetros, veletas, planillas y su “sagrada” libreta meteorológica. En ella vuelca los datos que toma cada tres horas. Se trata de un documento nacional que no admite fallas. 

“El tiempo se mueve todo el día fuera -comenta Merlino- y hay que estar pendiente, mirar el cielo en forma constante, ver sus cambios, asentar la hora de inicio y fin de los fenómenos”. 

Según el relato de Rodolfo las tareas en la estación meteorológica comienzan entre las 7 y las 8 de las mañana con el primer pronóstico general del día y un anticipo del día siguiente. A las 9 se hacen las mediciones de los elementos climáticos (temperatura, humedad, viento, altura, tipo y cantidad de nubes, etcétera) y con esto se hace más preciso el pronóstico. Durante el día se realizan tres mediciones más: al mediodía, media tarde y noche.  

“Si bien las imágenes satelitales aportan un pronóstico más rápido, el satelital brinda una información aproximada pero no exacta. Por eso cada una de las estaciones meteorológicas toma sus propias mediciones y se compara con la del satélite para hacerlo aun más preciso al pronóstico” remarcó Merlino.

En la estación meteorológica trabajan cuatro especialistas: tres observadores meteorológicos y una geóloga, a cargo de medir el geomagnetismo. Pronto Rodolfo Merlino recibirá su jubilación y un nuevo observador lo reemplazará en sus tareas.


Comentarios