Lenguaje inclusivo: temen por el impacto negativo en las escuelas hacia las niñeces trans

Las familias con niñeces y adolescencias trans consideraron que la prohibición del lenguaje inclusivo habilitará destratos en los ámbitos públicos y podría afectar la escolaridad. La Asociación de travestis, transexuales y transgénero se prepara para exigir el respeto a la identidad lograda por ley

La discriminación fue habilitada desde el poder cuando se anunció la prohibición del uso del lenguaje inclusivo y la perspectiva de género en ámbitos del Estado. «Esto le va a dar la opción a cualquier docente o directivo que no quería respetar a estudiantes por su condición diversa, a que lo exprese con toda violencia», advirtió Marcela Romero, presidenta de ATTTA en Argentina. Según dijo la dirigenta trans, en Buenos Aires se preparan con la defensoría del Pueblo ante posibles avances contra el derecho establecido en la ley de género, a que una persona sea llamada e identificada de la manera en la que se autopercibe.

Mientras que para las personas trans adultas la eliminación del lenguaje inclusivo es «volver al debate en el Congreso hace 20 años atrás», para las mamás y papás de niñeces y adolescencias diversas, será otro desafío.

En el relevamiento 2020 de niñeces y adolescencias trans realizado en Neuquén y Río Negro por el observatorio de Derechos Humanos (subsecretaría de Derechos Humanos de Neuquen), hubo establecimientos educativos tanto en Rio Negro como en Neuquén, que se negaban a implementar políticas inclusivas, aun con la vigencia de la ley.

Hay una generación de 15 ó 16 años que nació con e derecho de poder elegir como quiere le llamen para vivir y que se encontrará con que cualquier persona le puede faltar el respeto e identificarlo de manera binaria»

Marcela Romero, presidenta de ATTTA nacional

Desde la Asociación Nueva Crianza, Jéssica, mamá de un niño trans, aclaró que tienen previsto un encuentro a fin de mes para compartir experiencias y que los anuncios oficiales de negación de derechos, será parte de la agenda. Se trata de un nucleamiento que reúne a 80 familias de Neuquén y de Río Negro.

Marcela Romero recordó que la ley de identidad de género tiene ya 12 años. Niñeces y adolescencias, (en primaria y secundaria) «es una generación que nació con derecho a poder elegir cómo quieren que te llamen, el peligro es que cualquiera puede sentirse en la libertad de faltarte el respeto a personas que están habituadas a pensar en acceder a un circuito laboral o a la universidad y recibir un certificado con su nombre de identidad», sostuvo.

Las estadísticas dieron en el relevamiento de niñeces (2020), que un 28% tuvieron dificultades en el tránsito educativo por motivo de su identidad de género, particularmente con docentes y directivos. Con mayor fuerza en Neuquén (46%) que en Río Negro (11%).

Jessica explicó que hubo un tiempo en que fue necesario un mayor acompañamiento del núcleo familiar para evitar situaciones incómodas en turnos médicos o malos tratos en las escuelas. Hubo quienes se cambiaron de escuela porque no se les quería respetar cómo llamarles, por ejemplo. «No hay necesidad de tener el DNI con el cambio para que tomen lista de la manera autopercibida; por eso pedimos a los docentes que se capaciten, que nos pidan asistencia, hay leyes que protegen a las personas trans en su identidad», destacó.

Otra opción, recomendó, es la subsecretaria de Diversidad, en el programa de adolescencias e infancias en Neuquén.

En las nuevas generaciones, no se registra el nivel de deserción escolar por exclusión, como hace 20 años atrás. Igualmente «no podemos llegar desprevenidas ante el inicio de un ciclo escolar luego de que el gobierno nacional, dice que el lenguaje inclusivo va a estar prohibido, porque genera o habilita a que en los círculos íntimos, cada persona se sienta en la libertad de actuar en contra del derecho a que se les reconozca como personas» no binarias y que quieren ser reconocidas de esa manera: lo que no se nombra, no existe», planteó Verónica Allaria, integrante de Nueva Crianza.

Agregó que, como docente y mamá en una familia con integrantes trans, «son batallas culturales y sociales, que creíamos ganadas, pero en las escuelas nos sigue costando».

Marcela Romero agregó que, si bien aún no registraron consecuencias inmediatas por el anuncio de la prohibición del trato diverso «lo que se está haciendo con esto, es sacar la protección que tiene cualquier persona a decir cómo quiere ser tratado, frente a la violencia verbal, que luego se puede convertir en física», reafirmó.

En su opinión, el gobierno actual «tiene una mirada antiderechos, como los grupos en el mundo que no quieren que las personas LGBT avancen y tengan libertad; en Argentina vamos a tener la primera generación que llegue a la Universidad» y es por sus leyes de avanzada, sostuvo Romero.

Por su parte, Verónica se preguntó sobre las dificultades que puede tener un niño o niña trans, o de identidad no binaria para comunicar en su fuero familiar lo que le ocurre. «Por experiencia propia, el primer lugar de contención es el seno familiar; qué herramientas tiene para hablar con ellos ante un anuncio, así, en el que se habilita las personas a reaccionar mal», dijo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción