Exclusivo Suscriptores

Los peligros y los beneficios de la bicisenda sobre la calle Alem de Cipolletti

Cada vez se registran más accidentes en el recorrido por Alem. El proyecto está lejos de la versión original y expone a los ciclistas por la falta de medidas de seguridad.

La bicisenda de Alem surgió como un paseo sustentable que atravesaría a la ciudad, en el que los ciclistas y peatones tengan mayor facilidad para trasladarse por ese tramo. Aunque la realidad demuestra un problemática constante en su recorrido: los reiterados accidentes entre ciclistas y automovilistas. Cómo piensa actuar el gobierno frente a esta polémica, qué opinan los usuarios y cuál es el proyecto inicial que fue modificado por el municipio.

Esta semana se registró un nuevo accidente en la bicisenda ubicada en Alem. Un hombre mayor fue atropellado cuando intentaba cruzar en la intersección de Alem e Italia. Este hecho reabrió el debate entre los vecinos de la ciudad que criticaron y denunciaron la obra, mientras que otros casos, la defendieron.

La polémica surge a partir de que «la ciclovía es peligrosa porque los autos se mandan y no respetan a la gente que viene sobre la bicisenda«, explican los vecinos.

Criticaron también que las bicicletas no frenan en las esquina y los autos «tienen que hacer malas maniobras para no quedar a la mitad de la calle«.

Otros testimonios remarcan el beneficio de la bicisenda pero están en desacuerdo con la ubicación. «Es genial que haya bicisenda, pero debe ir o a la derecha o a la izquierda, no podés ponerla en el medio donde los autos frenan para pasar cada mano, o quedas arriba de la senda o te queda la cola o la trompa del auto en medio de la calle», detalló una vecina.

Por otro lado, la solución que plantearon algunos ciudadanos es que ese paseo se transforme únicamente en senda peatonal para evitar los accidentes. «Y establecer bicisendas sobre laterales de calles anchas o avenidas», describieron.

La opinión de los ciclistas evidencia un realidad similar pero desde otro punto de vista. «Yo voy todos los días por esa ciclovía y estoy más que feliz de poder usarla«, comentaron. Los vecinos que se trasladan en bicicleta aseguran que es un beneficio este paseo. «Antes tener que ir al centro por la avenida, que no es avenida, era una verdadera odisea ya que tenías que esquivar a los señores que estacionan sus vehículos y no miran si alguien viene cuando abren la puerta al bajar, te tenés que ir casi por la mitad de la calle y no falta el super conductor que te quiere pasar el auto casi por arriba porque sos, para varios, un insignificante ciclista que molesta, lo mismo sucede con las otras calles del centro», describieron.

Aunque en la mayoría de los testimonios vecinales se coincide en que las responsabilidades son de ambas partes.

Debido a la polémica entre las diferentes opiniones se consultó a la municipalidad si tiene prevista alguna modificación en la obra o se proyectan cambios en el futuro de la Alem. El secretario de obras públicas de Cipolletti, Gustavo Zovich remarcó y dio por terminada la discusión desde el municipio. «Desde Obras Públicas no tenemos más nada que hacer sobre Alem«.

Zovich planteó que el problema es «una cuestión social, si todos respetaran la velocidad máxima y las normas de tránsito, estoy seguro que no estaría este problema», comentó.

«Mi opinión como vecino es que la cantidad de vehículos sigue aumentando y no hay mas espacio para hacer calles, los autos deben bajar la velocidad», explicó.


Cómo era el proyecto original   


Gustavo Zovich explicó que el proyecto se gestó durante la gestión anterior (de Tortoriello) y estuvo a cargo de la arquitecta Sabrina Fernández. «Este proyecto ganó un concurso nacional, cuando vino la gestión de Claudio Di Tella se decidió impulsarlo, entonces se buscó el financiamiento a través de Argentina Hace y se logró», detalló.

Aunque la obra se ejecutó con diferencias respecto al primer proyecto. “Originalmente la ciclovía partía desde Ruta 151 hasta la calle Perón, pero se resolvió no hacer el tramo desde la ruta hasta la calle Mengelle porque había cuestiones técnicas que resolver. Además muchos frentistas manifestaban que les incomodaba delante de sus locales, entonces se decidió trasladar ese tramo desde Perón por calle Espinosa», expresó Gustavo Zovich.  

Otra modificación fue la altura entre las conexiones de los bulevaresEl proyecto original contemplaba que el vínculo entre los bulevares era a nivel de cordón, esto significa que la cinta se sostiene al mismo nivel del bulevar de un lado a otro.

El secretario de Obras Públicas dijo que «después de conversar mucho, decidimos reducir la altura para no generar como un lomo de burro, entonces se colocaron reductores de velocidad en las bajadas previo a la llegada de la bicicleta al cruce y se dejó sobreelevado a la mitad de la altura del cordón para hacerlo visible pero que tampoco genere tanto inconveniente a los vehículos cuando cruzan de norte a sur». 

Según explicó, lo que se buscó es reducir el riesgo en las intersecciones ya que las bicicletas deberían frenar y los vehículos tendrían el espacio para poder detenerse entre cada cruce de Alem.  


El debate de la cartelería y las soluciones municipales


La ciclovía cuenta con la señalización reglamentaria, sin embargo, los vecinos reclaman que falta más. En algunos casos se llegó a pedir desde los ciudadanos que se sumen más cursos sobre vialidad para instruir a los vecinos.  

Gustavo Zovich sostuvo que «se colocó la cartelería de acuerdo al contrato y en los puntos estratégicos. Se está usando mucho para andar en bicicleta y para caminar también. Alem es una calle compleja y los vehículos transitan a alta velocidad, si anduvieran a la velocidad que corresponde todo resultaría más sencillo«.  

Al ser consultado sobre posibles soluciones ante los reiterados accidentes, explicó que actualmente se están debatiendo dos opciones, por un lado, sumar nuevos semáforos, y por otro, establecer algunas prohibiciones viales.

Detalló que una alternativa sería colocar semáforos en cuatro calles. Belgrano, España, Miguel Muñoz y Saenz Peña son las principales opciones. Esto generaría que se reduzca la velocidad de los vehículos y que los ciclistas puedan transitar de forma segura.  

Además planteó que se sugirió en el municipio la posibilidad de prohibir el giro a la izquierda como se estableció en Neuquén con respecto a la Avenida Argentina, pero aseguró que «no hay nada concreto todavía».

«Hay que comenzar a respetar más las normas de tránsito, noto en la ciudad que hay abuso del uso de la derecha en los vehículos«, concluyó.

Desde el municipio, por el momento, no se piensa llevar a cabo modificaciones en el circuito aunque no niegan que existe la polémica. Con un gobierno municipal que no continuará a partir de diciembre, la incógnita sobre qué pasará con la bicisenda de Cipolletti será responsabilidad de Rodrigo Buteler, el intendente electo para los próximos cuatro años. Habrá que observar si mantendrá la misma postura de la gestión actual, que pertenece a su mismo partido, o actuará frente al reclamo de los vecinos.

 


Comentarios