Exclusivo Suscriptores

Los prestadores turísticos de Chubut se oponen al oleoducto que YPF quiere construir en Río Negro

Le solicitaron al área de turismo que pida en la cartera de ambiente rionegrina información sobre la obra. En Las Grutas, las entidades aún no se expresaron de manera conjunta. “Muchos temen encontrarse con trabas si hablan” manifestó un comerciante

A pedido de la cámara de turismo, el gobierno de Chubut podría solicitarle informes al de Río Negro sobre el oleoducto que pretende construirse en el Golfo San Matías, para llevar petróleo desde Vaca Muerta hasta Punta Colorada, en Sierra Grande.

Ocurre que un derrame de hidrocarburos afectaría, de manera directa, al turismo de naturaleza que, en península Valdés, se desarrolla en torno a las ballenas francas y a otras actividades vinculadas al mar, porque el 40% de la renovación del agua del Golfo San José depende del San Matías.

Por eso las entidades que nuclean a los principales actores turísticos de Puerto Madryn pidieron que el proyecto se frene.

Quienes se expresaron fueron tanto la cámara citada (que engloba, entre otros, a la Asociación de Guías de Turismo, la Red de Alquileres Temporarios y la Asociación de Operadores de Buceo) y también la asociación argentina de guías balleneros, que integran los expertos que acompañan las salidas de avistaje embarcado de cetáceos.

“Sabíamos de la existencia de esta iniciativa, porque había comenzado a trascender, pero ahora que ya se realizó la audiencia pública vemos que la misma se encamina a concretarse y nos preocupa. Estamos geográficamente conectados, y un derrame nos impactaría por igual” explicó Leticia Benítez, que es vicepresidenta de la entidad, en diálogo con RÍO NEGRO RADIO.

Vamos a solicitarle al área de turismo de nuestra provincia que le pida al gobierno de Río Negro precisiones sobre el estado del proyecto, en qué consiste y hasta dónde avanzó. Nos preocupa la desinformación sobre el tema” dijo la mujer.

La cámara que ella representa se expresó a través de una carta abierta que hicieron pública días atrás.

“Adherimos al pedido por el cese del proyecto, porque cuando hablamos del Golfo San Matías hablamos también de la península Valdés, uno de los últimos rincones prístinos del planeta. La eventual actividad petrolera pone en severo riesgo a este ecosistema de excepción. Y los posibles accidentes ambientales hacen que estemos sumamente preocupados y en alerta” expresaron a través de la misiva.

Los guías balleneros, por su parte, también hicieron público un escrito.

“Los accidentes ambientales que se han producido y se producen en la actualidad en similares estructuras del mundo hacen que estemos sumamente preocupados y en total desacuerdo con la construcción de una terminal petrolera en el golfo San Matías” sostuvieron.

“Actualmente sólo el 8% de los mares argentinos son áreas protegidas. Una de ellas, y tal vez la más importante por la diversidad de especies que la frecuentan en distintos momentos del año, es Península Valdés y los golfos que la bañan, entre ellos el San Matías. Un oleoducto, carga y descarga de petróleo y el tránsito permanente de embarcaciones pondrían en severo riesgo a este ecosistema de excepción” agregaron en el texto.

“Acompañaremos a todas las instituciones y medidas que están oponiéndose” explicó Carla Meani, que integra el grupo de guías.

“Ahora, por suerte, estamos a tiempo de prevenirlo, porque cuando llegó la actividad petrolera a Chubut, en 1970, no había consciencia ambiental. No estamos en contra de desarrollar la economía de un lugar o región, pero en base a proyectos sustentables, que resguarden el patrimonio natural que es de todos” sostuvo Meani.

En la misma línea se expresó la vicepresidenta de la cámara de turismo de Chubut. “En la década del 80’ vivimos lo que puede pasar cuándo se registra un derrame. Con esta iniciativa estamos a tiempo” manifestó.

Los prestadores de Las Grutas emitieron opiniones aisladas, pero aún no se manifestaron institucionalmente

A diferencia de lo que ocurre en Chubut, las entidades que nuclean a los que se dedican a la actividad turística en Las Grutas son escasas, y algunas de ellas, como la cámara de comercio grutense, hace tiempo que debe regularizar su situación, convocando a asamblea para la renovación de autoridades.

En este contexto, sólo se han escuchado voces individuales, que en algunos casos manifestaron su negativa y se sumaron a las acciones que realizó la multisectorial de vecinos que aboga porque el oleoducto no se construya. Pero las entidades que existen aún no fijaron oficialmente su posicionamiento.

De hecho el Ente Mixto de Promoción Turística -Emprotur- (que es una de las pocas entidades vigentes) aún no se refirió al tema.  Está presidido por la cartera de turismo municipal, y lo integran tanto funcionarios como privados.

La presión municipal es mucha, porque el municipio está alineado con la Provincia respaldando el proyecto, por eso hasta ahora el Emprotur no habilitó el debate del tema. Y el que está en contra teme encontrarse con trabas si habla” expresó un comerciante grutense, que prefirió no ser mencionado.

Otra de las posturas de los que sí podrían expresarse institucionalmente, como la asociación de prestadores de servicios naúticos, fue dejar al ‘libre albedrío’ de sus integrantes las opiniones acerca del proyecto, sin emitir una posición conjunta.

Este grupo se compone de los operadores de buceo y de embarcaciones que realizan excursiones y avistaje de fauna marina.

“No quisimos confrontar internamente, por eso dejamos que cada quien piense lo que quiera sin emitir algo consensuado como asociación. En lo personal yo apunto a los controles. Es un proyecto que parece tener tanto impulso que lo más inteligente es pedir que se informe cómo se va a controlar” dijo Claudio Barbieri, uno de los titulares de la firma de buceo Cota Cero, que lidera el organismo.

Carlos Rivas, de la asociación de extrahoteleros (que nuclea a los dueños de departamentos y complejos) planteó algo similar.

“Como asociación no nos expresamos, pero es algo que nos preocupa. La decisión que hay detrás de esta obra nos hace pensar que no hay vuelta atrás, que se hará. Y si es así, queremos que el Estado nos diga cómo controlará, para que un derrame no nos paralice el turismo” expresó el hombre.

La que planteó su negativa fue Analía Izco, que es propietaria, junto a su esposo Carlos Landívar, de un hotel y de varias propiedades de alquiler turístico.

“A muchos los mueven los intereses económicos, pero es gravísimo lo que puede pasar. Nosotros no estamos agrupados en ninguna entidad, pero es un atentado contra el trabajo de todos y contra el futuro de los que vienen dejar que eso se construya” aseguró.

El tema se debatirá en un encuentro que reunirá a la federación de entidades empresarias patagónicas

Finalmente Walter Sequeira, el titular de la cámara de comercio grutense que además preside la Federación de Entidades Empresarias de Río Negro (FEERN), en la audiencia pública que se realizó en Sierra Grande se manifestó a favor de la iniciativa.

En diálogo con Río Negro, sin embargo, aclaró que no lo hizo en representación de sus pares del balneario, sino desde la FEERN. “No nos oponemos a la actividad, pero con controles. Aunque mi expresión no fue representando a Las Grutas. Este es un tema por el que aún, en nuestro destino, ni siquiera se expresó el Emprotur” dijo.

Reconoció también que el proyecto genera controversia incluso con territorios vecinos, y que en los próximos días se realizará un encuentro entre las federaciones de comercio patagónicas. Ése será un ámbito en el que podría tratarse. “Será la ocasión ideal para hablar con nuestros pares de Chubut” consideró.

Escuchá a Leticia Benítez en RÍO NEGRO RADIO:

Sintonizá RÍO NEGRO RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 91.9 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App (acá para Android, acá para iOS).   


Comentarios