Por qué vivimos una temporada reveladora para aprender sobre el Sol y observar sus detalles

Las últimas vistas a través de diferentes instrumentos solares están conduciendo a los científicos a nuevos descubrimientos sobre nuestra estrella más cercana. La clave es el aumento de su actividad, que se estima llegará a un pico en 2025.

El Sol se está acercando a su pico de actividad de alrededor de 11 años estimado para julio de 2025. De hecho, ya en junio de 2023 hubo 163 manchas solares en su superficie, lo que representa la mayor cantidad en más de dos décadas. Luego, en agosto, también se registraron varias llamaradas de clase X, el tipo más grande posible (se clasifican por tamaño en grupos de letras y números).

¿Qué significa todo esto? Una gran oportunidad para conocer a la estrella más cercana con un nivel de detalle revelador. «Vivimos un momento de cambio de paradigma», afirmó Dan Seaton, físico solar del Southwest Research Institute en Boulder (Estados Unidos) a Nature.

Para estudiar el Sol, los científicos han construido varios observatorios solares, algunos en la Tierra, otros ubicados en la órbita terrestre y otros estacionados entre la Tierra y el Sol. Pero la sonda solar Parker (NASA), lanzada en 2018, y el Solar Orbiter (Agencia Espacial Europea), en 2020, nos están dando una vista de cerca única de la estrella.

Ambas son independientes y tienen distintas tecnologías. La primera se encuentra en una trayectoria circular que la acerca al Sol con el tiempo, lo que le permite medir partículas y campos magnéticos a una distancia más próxima que cualquier nave espacial. La segunda, por su parte, viaja en una órbita más distante, con cámaras de alta resolución que pueden revelar brillantes erupciones solares, diminutos chorros de plasma y otros detalles.

Pero como describe Nature, “es la combinación de los instrumentos de cada nave espacial (y la geometría única que se produce cuando están en diferentes lugares cerca del Sol) lo que permite llevar a cabo esta nueva ciencia”.

Por eso, los investigadores solares esperan que en los próximos años se produzcan una gran cantidad de descubrimientos. Solar Orbiter continuará funcionando durante al menos otros siete años y, como si fuera poco, su órbita se inclina gradualmente hacia la del Sol, por lo que lo observará cada vez más de cerca. Respecto a Parker, en diciembre de 2024 pasará a través de la atmósfera del Sol.

Esta temporada, según la revista científica, está “reescribiendo la ciencia solar”.

Si querés saber qué son las llamaradas solares y qué ocasionan en la Tierra de recomiendo esta nota: “El Sol acaba de estallar una llamarada: de qué se trata el fenómeno y cómo impacta en la Tierra”.

También te dejo dos notas sobre la Luna: “Aunque parece más grande en el horizonte, la Luna no varía su tamaño: cómo podés comprobarlo” y “¿Qué son las fases lunares y qué podemos esperar que ocurra?


Este contenido fue originalmente publicado en RED/ACCIÓN y se republica como parte del programa ‘Periodismo Humano’, una alianza por el periodismo de calidad entre RÍO NEGRO y RED/ACCIÓN



Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios