Fruta de calidad con destino de exportación

La creación de Productores Argentinos Integrados (PAI) en 1974 fue una decisión clave para que pequeños y medianos productores pudieran acceder a mercados externos. Aquí, los números actuales que presenta la Primera Cooperativa.

26 ago 2018 - 00:00

Uno de los principales objetivos que persigue la fruticultura regional es lograr un producto de calidad que pueda ser colocado en los mercados externos y así tener mejores retornos por la comercialización.

En ese sentido, la Primera Cooperativa Frutícola resolvió buena parte del problema cuando fundó junto a otras empresas la firma Productores Argentinos Integrados (PAI).

Esta firma fue la encargada de canalizar la producción frutícola de los socios de la Cooperativa hacia destinos como Brasil, y otros países latinoamericanos; o a ultramar: México, USA, Canadá; Europa del Norte, Países Escandinavos, Mediterráneo, Europa del Este, Medio Oriente y Lejano Oriente. Cabe destacar que es toda fruta que se ajusta a los distintos protocolos bilaterales de exportación vigentes.

Esta decisión de crear el brazo comercial fue un punto clave en el desarrollo posterior de la Cooperativa. Además fue una jugada inteligente que permitió a productores de pocas hectáreas tener la oportunidad de colocar su fruta en el exterior, algo que difícilmente podrían haber hecho si la tarea era encarada en forma unipersonal.

Pero el hecho de participar en mercados externos obliga a extremar cuidados en el monte y a tener las variedades que demandan los clientes. Es decir, hay una mayor exigencia productiva que hay que atender de la mejor manera.

El productor Alberto Buono lo resume de la siguiente manera: “La fruta que viene a la Cooperativa está bajo control permanente y a veces la calidad no es la requerida, y acá te dicen que esa fruta no va y no va”.

También recordó cómo se trabaja con respecto a las variedades y el ritmo del recambio en la producción. “Uno va haciendo lo que piden las empresas exportadoras. Nosotros estamos agrupados a PAI: ellos dicen qué es lo que va haciendo falta. Hemos puesto variedades que iban muy bien a los mercados europeos y hoy las tuvimos que sacar”, dice el productor.

Para el gerente de PAI, Jorge Thefs, la integración de la Primera Cooperativa desde el punto de vista comercial “le ha dado una relación de transparencia con el mercado y la posibilidad de la innovación”.

Y continuó: “Esta situación obliga a hacer todo lo que hizo la Cooperativa: tener buenas variedades, altos niveles de productividad y certificaciones que exige el mercado a nivel de producción y empaque. Esto es un aspecto que ha sido fundamental y que posibilitó sobrevivir a las recurrentes crisis de la actividad”.

Por último indicó que “la fruticultura es una actividad que no permite cometer errores en toda la cadena desde la producción hasta la comercialización. Hay que ser muy eficiente. Esto es lo que se ha logrado en este modelo asociativo de Primera Cooperativa y en su momento a través de la creación y el desarrollo de PAI como el brazo comercial”. PAI nació en 1974, ya lleva 44 años en el mercado frutícola de la región, y se dedica exclusivamente a la comercialización de la producción de sus asociados. La integran 12 firmas, de las cuales 3 son cooperativas.

La Primera Cooperativa es socio-fundadora de PAI, empresa que desde hace 44 años es el brazo exportador de varias firmas regionales.
Image

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.