“Tocá para mí” obtuvo tres premios en Nueva York

Logró las distinciones como mejor largometraje y banda original de sonido.



BUENOS AIRES (Télam).- La opera prima de Rodrigo Fürth “Tocá para mí” obtuvo los premios al mejor largometraje, a la mejor banda original de sonido (compuesta por Fernando Manuel Diéguez) y el Gran Camaleón (premio especial del jurado), en el Williamsburg Brooklyn Film Festival.

Dicho evento se efectuó el domingo en la zona de Brooklyn de la ciudad de Nueva York.

“Tocá para mí”, que se estrena el jueves 17 de este mes en salas argentinas, ya se exhibió también en los festivales de Berlín, Mar del Plata, Toulouse (Francia) y Lleida (España) y se proyectará en los de Karlovy-Vary (República Checa), Innsbruck (Austria) y Varsovia (Polonia).

Con actores poco conocidos, esta “road movie” con toques de fantasía, narra el viaje de Carlos (Hermes Guido), baterista de un grupo punk que, tras la muerte de su padre adoptivo busca rastros de su madre en un perdido pueblo de Los Angeles, que sólo tiene una estación de un tren que fue levantado, un despacho de bebidas, la iglesia y un prostíbulo.

Allí conocerá a una prostituta (María Laura Frigerio) y su cafisho (Alejandro Fiore), al jefe de estación (Bernardo Perco) que sigue haciendo señales de luces a trenes imaginarios, al cura (Oscar Alegre) y a la madama del burdel (la locutora Colomba), y otros personajes interpretados por actores cordobeses.

“Tocá para mí” tiene guión de Fürth y Eduardo Ruberman, fotografía de Paula Grandío, dirección de arte de Evelyn Bendjeskov, montaje de Pablo Mari y música original de Fernando Manuel Diéguez.

Los antecedentes de Fürth

Rodrigo Fürth se vinculó a la industria del cine en 1981, tras haberse formado en dramaturgia, fotografía, guión y realización, lo que le permitió realizar comerciales y documentales, así como hacer la asistencia de dirección de Luis Puenzo en “Gringo viejo” (1989) y “La peste” (1993).

Entre sus trabajos personales aparecen sus mediometrajes “Bajo tierra” (1985) y “Mateína” (1996, de donde tomó el nombre de su productora), más sus cortos “Oficina pública” (1983), “Marionetas” (1984) y “Roberta” (1998)

Sobre la génesis de “Tocá para mí”, Fürth explicó en febrero último que “una vez leí un cuento de Syria Poletti, “Amor de alas”, y me gustó para adaptarlo, pero al tiempo me di cuenta de que tenía que trabajar mi propio material, con el método que aprendí con el dramaturgo Ricardo Monti, y así empezó a nacer mi película”.

El libro original de “Tocá para mí” fue escrito por Fürth “hace años, en tiempo presente y en forma de guión, con el “método de las imágenes” de Monti; lo presenté al Incaa pero no ganó el concurso”.

Rodrigo Fürth se dedicó a la pedagogía en escuelas secundarias, donde organizó talleres sobre cine y actuación, creatividad y comunicación y medios, hasta que a un año del concurso, Eduardo Ruderman, “con quien codirigimos algunos cortos, me convocó como docente en la escuela de cine de Eliseo Subiela”.

“Allí me encontré con algunos jurados de aquel concurso en el que mi guión no había ganado, pero me enteré de había gustado mucho y resultado finalista”, dijo el director.

Ruderman lo leyó, lo criticó, de ahí en más surgió una versión diferente realizada en conjunto.


Comentarios


"Tocá para mí" obtuvo tres premios en Nueva York