Tortazo contra el ajuste en la ciencia y tecnología

La Comisión Nacional de Energía Atómica sufrirá un recorte del 48% el próximo año. Pero el ajuste afectará también a otros organismos.





Tortazo contra el ajuste en la ciencia y tecnología

Adriana Serkis es investigadora del Conicet en la Comisión Nacional de Energía Atómica. Luego de trabajar varios años en Estados Unidos, en el 2004 decidió regresar al país. “Hoy siento pura tristeza. Uno se siente indefenso y vemos cómo poco a poco se vacía de contenido lo que hacemos. Más me preocupa la gente joven”, confiesa la mujer en la plaza del Centro Cívico, donde el Frente de Ciencia, Tecnología y Universidad encabezó una protesta esta mañana.

La Comisión Nacional de Energía Atómica sufrirá un recorte del 48% del presupuesto para el año próximo. En el 2017, la Conea recibió 7.500 millones de pesos pero el año próximo, percibirá sólo 3.900 millones de pesos.

“El proyecto de radioterapia para pacientes oncológicos sufrirá un ajuste del 70%, el RA-10, el reactor de investigación multipropósito para la producción de radioisótopos tiene un recorte del 100%, con presupuesto cero y el proyecto Carem, el primer reactor nuclear para producción de electricidad sufrirá un recorte del 68%”, especifica un volante que entregaban a barilochenses y turistas, con el título “Tortazo Atómico”.

La ley de presupuesto nacional del 2018 recorta la participación de la Ciencia y la Tecnología en un 9% respecto a este año. “Si a esto se suma el recorte del 12% que hubo este año, podemos decir que se acumula una caída aproximada de un 20% en solo dos años de gobierno”, indicaron los manifestantes a través de un documento.

Desde el 2015, el Conicet sufrió una reducción del 50% de los ingresos de investigadores a planta permanente y más del 90% de su presupuesto se destina a salarios lo que impacta negativamente en la ejecución de proyectos de investigación.

Las partidas para la Universidad Nacional de Río Negro y la Universidad Nacional del Comahue “son nominalmente iguales a las del último año, es decir, sin ningún tipo de actualización que compense la inflación”.

Fernando Raffo, integrante de ATE INTA, remarcó que el recorte del organismo alcanza el 20% y que “en el ítem inversión, no hay nada. Los sueldos están garantizados pero la actividad parada”.

Santiago Conti, del gremio universitario Adurn, puso como ejemplo las becas Progresar para estudiantes universitarios de sectores vulnerables. “Pasaron de entregarse 23.000 en el 2016 a 19.000 el año próximo y el monto que se entrega es el mismo: 900 pesos cuando por la inflación, deberían estar en los 1460 pesos”, indicó.

“No al recorte” y “Por un plan nuclear sostenible” decían algunos de los carteles. Tampoco faltó la foto de Santiago Maldonado con la leyenda “Memoria, verdad y justicia”. Una mujer ofrecía porciones de una torta con carteles alusivos al recorte presupuestario.

Durante el reclamo, señalaron que el pago de la deuda externa pasó de un 6% en el 2016 a un 14% el próximo año. “El argumento de la crisis para justificar el ajuste es falso. No se trata de falta de recursos sino de una decisión política de quitar recursos a la ciencia y técnica para pagar la deuda”, indicaron los científicos a través de la lectura de un documento.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Tortazo contra el ajuste en la ciencia y tecnología