Trabajan para hacer más eficiente el sistema de botones antipánico

Desde la Subsecretaría de Seguridad aseguran que la Policía tiene órdenes de acudir de inmediato, incluso cuando la usuaria lo aprieta en forma accidental. Si detectan que un aparato no funciona, un equipo se encarga del mantenimiento y la reparación. Los dispositivos duales son los más confiables.



El Poder Judicial es el que ordena la medida cautelar de prohibición de acercamiento que puede incluir el botón o el dispositivo dual.  (Foto: Florencia Salto)

El Poder Judicial es el que ordena la medida cautelar de prohibición de acercamiento que puede incluir el botón o el dispositivo dual. (Foto: Florencia Salto)

Una de las medidas de protección que un juez o jueza puede ordenar en un caso de violencia de género es la prohibición de acercamiento del agresor al lugar donde vive, trabaja o estudia la denunciante. A esto se le suma tecnología de control que alerta si se viola la restricción. La cantidad de artefactos que hay repartidos en la provincia permite dimensionar que el maltrato, el acoso, el hostigamiento no son situaciones aisladas: en Neuquén hay actualmente 247 botones antipánico distribuidos en 10 ciudades de la provincia y 32 dispositivos duales.

“La diferencia radica en que el botón lo tiene la mujer solamente y se usa en aquellos lugares donde haya conectividad, ahí es dónde puede entregarse este tipo de dispositivo”, aseguró Marianina Domínguez, coordinadora de la subsecretaría de Seguridad. Ese justamente es el límite: sin señal de georreferencia su eficacia es cero y debe reemplazarse de inmediato por otra medida, por caso, los rondines policiales.

La funcionaria agregó: “el dispositivo dual es aquel que se entrega tanto a la mujer como al hombre denunciado. Entonces actúa por proximidad. Si el hombre y la mujer están cerca uno del otro el dispositivo se activa.”

La subsecretaría de Seguridad de la provincia es la encargada de brindar los aparatos, el tiempo en que esté vigente la resolución judicial.

Ambos dispositivos se usan para casos de violencia de género. (Foto: Florencia Salto)

“Para entregarle el dispositivo, a la persona se le hace una entrevista en la que le avisamos el rango de cobertura, se le da todo un protocolo para que tenga también una responsabilidad con el artefacto, es una medida de protección para ellos mismos. En lo único en lo que nosotros tenemos injerencia es en la colocación del botón y somos regentes del buen funcionamiento”, afirmó Domínguez.

En 2019 en toda la provincia hubo 13.144 denuncias en las Oficinas de Violencia del Poder Judicial, de las cuales 4.471 fueron judicializadas. De los 247 botones antipático distribuidos, 174 se concentran en Neuquén capital.

“Los pocos problemas que han habido son mínimos y se pudieron solucionar muy rápido, particularmente en la oficina tenemos un equipo que trabaja exclusivamente con el tema de los botones o de los dispositivos duales, y si hay que viajar el mismo día con urgencia porque se detecta que el botón no funciona en algún punto de la provincia se viaja ese mismo día”, sostuvo Domínguez.

Estos aparatos no brindan por sí solos una solución a los casos de violencia machista, si no existe, por un lado, una atención integral y oportuna a las denunciantes y se trabaja, en paralelo, con los agresores.

“Es sólo una medida de prevención más, que es efectiva. Si se aprietan, la policía tiene que estar ahí. Una vez que el botón, por ejemplo, es activado y a veces se aprieta por error por ejemplo, aún así la policía está obligado a asistir, a chequear que la situación esté bien”, planteó la funcionaria.

En números

174
botones antipático fueron entregados hasta el momento en Neuquén capital, 19 en Plottier, 28 en Centenario, 5 en Senillosa, 7 en San Patricio del Chañar, 1 en Añelo, 7 en Cutral Co, 2 en Plaza Huincul, 3 en Chos Malal y 1 en Villa La Angostura.

Comentarios


Trabajan para hacer más eficiente el sistema de botones antipánico