Truenos y relámpagos dieron un marco poco común

Las descargas eléctricas sorprendieron a vecinos y pobladores por su frecuencia e intensidad. En Roca llovieron cerca de 45 milímetros y 40 personas debieron abandonar sus viviendas.

ROCA (AR).- El incontrolable avance de una lluvia que en menos de 7 horas acumuló cerca de 45 milímetros de agua obligó en Roca a cerca de 40 personas a abandonar sus casas, a más de 40 familias a pedir ayuda a los bomberos luego de que el agua inundó sus viviendas y además provocó el anegamiento de varias calles de la ciudad, la caída de un poste de luz y las acostumbradas complicaciones en el tránsito con la mayoría de las vías céntricas desbordadas de agua.

Los problemas empezaron un par de horas después de la caída de las primeras gotas de una tormenta eléctrica que minutos antes de las 5 de la madrugada se desplomó con una fuerza pocas veces vista.

«Sin duda fue una tormenta más fuerte incluso que la del 99 que tantos problemas trajo a la ciudad. La diferencia esta vez es que la mayoría del agua cayó en el centro de la ciudad y no en la zona de bardas como aquella vez» comparó ayer Jorge Braccio. El titular de Obras públicas municipal coordinó el trabajo de su secretaría con el del personal de Defensa Civil municipal, bomberos y la dirección de Promoción Familiar para hacerle frente a los múltiples trastornos que provocó «una tormenta que nos tomó por sorpresa a todos» coincidieron los funcionarios.

Los mayores problemas se volvieron a registrar en el castigado barrio Julio Corral que hace una semana fue conmovido por una sorpresiva lluvia que obligó a evacuar a más de 40 personas. La gran mayoría de ellas ayer no habían solucionado aún su problema habitacional y tuvieron que soportar una descarga de agua que provocó que otras 5 familias deban abandonar sus precarias casas –construidas con cantoneras y chapas de cartón– y sean reubicadas en viviendas de familiares.

En el barrio 100 Viviendas de Roca, una mujer y sus cuatro hijos fueron evacuados por Defensa Civil ante el peligro de que el agua, las improvisadas instalaciones eléctricas de la vivienda y la posibilidad de que se derrumbe el techo le jueguen una mala pasada a la familia que también recibió la asistencia de la dirección municipal de Promoción Familiar a cargo de Isabel Martínez.

«La lluvia fue muy fuerte. En pocas horas todo se transformó en un desastre para varias familias de Roca y empezamos a actuar para tratar de mitigar los efectos de semejante temporal, hay que tener en cuenta que en pocas horas cayeron 45 milímetros de agua» comentó Martínez.

Los problemas

Quienes trabajaron toda la mañana ayudando a más de 40 familias que habían sido invadidas en sus viviendas por el agua fueron los bomberos de Roca. La caída de un poste de alumbrado público en San Juan y Gelonch y el hecho de haber socorrido a casi una decena de automovilistas que quedaron varados en algunos puntos de la ciudad, que ayer acumularon hasta un metro de agua, los obligó a montar un operativo especial.

«El hecho de que algunas calles del centro se hayan inundado otra vez es consecuencia del comportamiento de la gente. Muchas bocas de tormenta habían sido limpiadas hace una semana y ya estaban tapadas otra vez con basura» señaló Braccio.

Las fuertes lluvias también complicaron el inicio de la fiesta del estudiante que tuvo que ser suspendida a altas horas de la madrugada ante el peligro que representaba para cientos de adolescentes una descarga de agua como la de anoche en contacto con instalaciones eléctricas que los menores habían realizado lejos de cualquier tipo de controles técnicos.

Viviendas y calles inundadas, trastornos al tránsito y hasta la caída de un poste fue el saldo de la fuerte tormenta de ayer en Roca.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios