Trump, obligado a echar a su asesor de Seguridad por sus nexos con Rusia

El presidente de EE. UU. enfrenta su primera gran crisis, ya que lo había nombrado 24 horas antes. En campaña, Michael Flynn habló con el embajador ruso de levantar las sanciones, mientras Obama las aumentaba. Quedó “tocado” el vicepresidente, Pence.



#

Trump, el general Joseph Dunford y el renunciado asesor Michael Flynn, hace una semana. (Foto: ap )

Apenas tres semanas después de llegar a la Casa Blanca, Donald Trump tuvo que aceptar una amarga dimisión. Su asesor de Seguridad Nacional, el ex general Michael Flynn, renunció por sus fluidos contactos con el embajador de Rusia en Washington.

La imagen del todopoderoso Trump quedó tocada, la credibilidad de su vicepresidente, Mike Pence, está dañada, y las continuas filtraciones desde la Casa Blanca son una catástrofe para la Presidencia. Este escándalo podría no haber llegado a su fin.

Flynn apenas se mantuvo 24 días en el cargo y cayó por la filtración a la prensa de una conversación telefónica que mantuvo con el embajador ruso el 29 de diciembre, antes de que Trump asumiese. Flynn habría hablado de levantar las sanciones a Moscú, el mismo día en que el entonces presidente Barack Obama anunciaba nuevas medidas por la presunta interferencia rusa en la campaña presidencial. En Estados Unidos es ilegal que un ciudadano privado –como lo era Flynn– negocie con diplomáticos extranjeros.

El cargo será ocupado de forma interina por el ex general Keith Kellogg, un veterano de la Guerra de Vietnam de 72 años que fue parte del equipo de transición de Trump.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que la confianza de Trump en Flynn se había “erosionado al punto que el presidente sintió que debía hacer un cambio”, y por ello “pidió al general Flynn su renuncia”. De acuerdo con Spicer, Trump estaba “muy preocupado al saber que el general Flynn había ocultado información al vicepresidente” Mike Pence sobre su diálogo con el diplomático ruso. Flynn admitió que no informó plenamente a Pence sobre esas conversaciones.

Pero este escándalo no sólo salpicó de cerca al vicepresidente sino al propio Trump, algo demasiado peligroso. Según “The Washington Post”, Trump habría querido mantener a Flynn, ganar tiempo y sopesar sus opciones.

No quería permitir que nadie, y mucho menos los medios de comunicación, se atribuyese el mérito de derrocar a su asesor. En un mensaje en Twitter, ayer criticó las “filtraciones ilegales” de su casa de gobierno. “La verdadera historia acá es porqué hay tantas filtraciones ilegales en Washington. ¿Estas filtraciones ocurrirán cuando yo tenga que tratar con Corea del Norte?”, escribió .

Según una grabación telefónica, la entonces fiscal general Sally Yates advirtió hace tiempo a la Casa Blanca de que Flynn había hablado con los rusos sobre las sanciones y de que podrían chantajearle. Si desde el principio estaba claro que Flynn suponía un riesgo para la seguridad, ¿a qué esperaba la Casa Blanca? ¿Qué dice eso de las relaciones con Rusia? ¿Actuó Flynn solo o por encargo?

Trump afirmó a menudo que deseaba que las relaciones con Moscú cambiasen. En eso coincidía con Flynn, quien era cercano al presidente ruso, Vladimir Putin. Según “The New York Times”, es difícil distinguir dónde terminaban las opiniones de Trump y empezaban las de Flynn.

Trump no tiene experiencia en política exterior o de seguridad, lo que hace que el papel del asesor sea vital. Es el último al que escucha antes de tomar una decisión importante.

Un militar condecorado

que se radicalizó

Michael Flynn de 58 años, sirvió en Irak y Afganistán, donde fue condecorado. Era considerado un excelente soldado, experimentado y trabajador, pero sus ideas sobre el islam se volvieron cada vez más extremistas. En 2014, Obama lo desplazó como jefe de inteligencia militar por graves problemas de liderazgo. El año pasado generó polémica un tweet suyo con un video que decía: “El temor a los musulmanes es racional”. Y fue un promotor del eslogan “¡Enciérrenla!” en referencia a a Hillary Clinton.

Datos

Trump no tiene experiencia en política exterior o de seguridad, lo que hace que el papel del asesor sea vital. Es el último al que escucha antes de tomar una decisión importante.

Comentarios


Trump, obligado a echar a su asesor de Seguridad por sus nexos con Rusia