Un freno a construcciones en la costa atlántica que arrastra polémica

Sostienen que en la costa atlántica en general requiere de un plan de ordenamiento a 50 años. Foto Archivo

Sostienen que en la costa atlántica en general requiere de un plan de ordenamiento a 50 años. Foto Archivo

La Municipalidad de Viedma realizó una serie de clausuras en construcciones del balneario de La Lobería, medida que fue tomada luego de continuar con la verificación de avances de obra que infringen normas por tratarse de un Área Natural Protegida (ANP). En ese lugar ya hay emplazadas medio centenar de residencias de verano y algunos frentistas resisten.

El secretario de Obras Públicas de la comuna capitalina, Gastón Renda, confirmó a RÍO NEGRO que son varios los emprendimientos paralizadas. Incluso un relleno para una hipotética construcción que se encuentra dentro del ANP, argumentando que existe una normativa bastante estricta.

El funcionario confirmó que varios vecinos, con el patrocinio del abogado Luis Pravato, se reunieron en el municipio para expresar su preocupación por esas construcciones.

Indicó que lo ocurrido recientemente en La Lobería también “nos pasa en toda la ciudad” porque “la gente se piensa que puede hacer cualquier cosa en cualquier lado, y no consultan la normativas sobre qué está permitido construir, a nadie le importa nada, y lo de La Lobería es un ejemplo más” que encima “está dentro de una ANP”.

Más allá de esta cuestión puntual, Renda adelantó que la costa atlántica en general requiere de un plan de ordenamiento a 50 años tomando en cuenta que hay otros antecedentes similares en relación a las villas marítimas conocidas como Faro Belén y Bahía Creek. Allí, se nota una autoregulación de parte de los propietarios

En cuanto a la actuación de la comuna capitalina, algunos damnificados por los cierres de obras en La Lobería se pronunciaron en las redes sociales cuestionando el accionar de los inspectores amenazando con que no permitirán que limiten las superficies “con la ligereza que pretenden hacerlo” alegando que la ordenanza que avala las inspecciones es “inconstitucional” y “violan el derecho a la propiedad”.

Por su parte, el abogado patrocinante aclaró ante este medio que “la idea es no ir contra nadie, ni generar conflicto, sino que hay que cumplir la normativa, y además La Lobería es como un parque nacional aunque de características provinciales, entonces si la gente tiene un derecho de propiedad es mucho más regulado que el balneario El Cóndor”.

Apuntó que hay cumplir con la normativa vigente, es decir la Ley de traspaso del área al municipio y las ordenanzas que emanen de éste.

Sobre los términos de la reunión con los funcionarios municipales, Pravato aclaró que la secretaria de Patrimonio, Mónica Herrero, “explicó muy bien porque se trata de un tema muy complejo y difícil, y existe un plano que indica cómo se puede construir y hasta qué limite”.

Insistió en que los vecinos “quieren prevenir y organizarse” porque es en definitiva “un patrimonio de la humanidad que tenemos que preservar para las generaciones futuras”.

Recordó que para atender el área existe una normativa por parte de la provincia y hay una competencia compartida con el municipio que tiene un área de zonificación especial por ser una reserva de protección faunística y del ecosistema.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Un freno a construcciones en la costa atlántica que arrastra polémica