Un galpón lleno de sospechas a una semana de votar

El municipio secuestró una gran cantidad de mercadería en pleno centro. El gobierno provincial dijo que denunciará a Soria por llevarse asistencia que iba a entregarse en los parajes.



#

Soria e inspectores municipales en el predio de calle Tres Arroyos. El municipio pidió la intervención de Policía Federal y AFIP. Foto: Hebe Rajneri

A partir de una denuncia anónima en Roca.

"Lo trajo Peralta para la campaña electoral". La explicación -lanzada abiertamente delante de autoridades y de periodistas de este diario- fue suficiente prueba para el intendente Martín Soria. El joven encargado del galpón ubicado en pleno centro confirmaba con sus palabras lo que horas antes se había transmitido en una denuncia al 0-800 del municipio: el gobierno provincial estaba acopiando colchones, frazadas y agua mineral para repartir antes de los comicios municipales del próximo 3 de mayo en la ciudad.

Sin dilaciones, el mandatario local dispuso la incautación de toda la mercadería, argumentando la comisión de varias contravenciones y faltas municipales, "ya que el galpón en el que se almacenaba la mercadería de dudosa procedencia no estaba habilitado para el acopio de los elementos hallados en el lugar, lográndose constatar también la existencia de un taller clandestino -sin habilitación municipal- junto con el acopio de materiales de procedencia desconocida, violando de este modo varios artículos de la Ord. 2359/96".

Ese secuestro constituyó el eje de la reacción del gobierno provincial, que en horas de la tarde informó que denunciará penalmente a Soria "por el ilegal decomiso de mercaderías pertenecientes al Ministerio de Desarrollo Social, que tenía como destino la atención de la emergencia climática principalmente en parajes del Alto Valle".

El procedimiento en el galpón de calle Tres Arroyos, casi Avenida Roca, se realizó cerca de las 11:30, con la presencia de la Policía Federal pero en calidad de observadora, más allá de la denuncia que momentos antes había formalizado el gobierno municipal ante la Justicia Federal.

Allí se descubrieron -según la precisión que luego aportó la provincia- 300 colchones, 500 frazadas y 400 bidones de agua mineral de cinco litros cada uno.

Los funcionarios municipales explicaron que todo comenzó con una denuncia anónima recibida el jueves por la tarde, donde se informó que mercadería robada por piratas del asfalto en la provincia de Buenos Aires había sido destinada a Roca y a Viedma (dos camiones a cada ciudad) y que sería repartida con fines electorales. Además se habrían detallado nombres y números de teléfonos que comprometerían a funcionarios del gobierno provincial.

"Apenas recibimos la denuncia dimos intervención a la Justicia Federal, lo que ahora nos permite ingresar al galpón con la compañía de la Policía Federal", expresó Soria en el lugar.

Mientras se realizaba la inspección del lugar, el muchacho que cuidaba el galpón le acercó un teléfono celular al intendente y le dijo: "Tomá, es Carlitos (Peralta) que quiere hablar con vos". El intendente se negó a atender al delegado de Desarrollo Social en Roca y expresó: "Si quiere hablar que venga ahora y dé la cara".

Finalmente, los elementos encontrados fueron secuestrados por Inspección General del municipio por las contravenciones con normas locales, pero no se descarta que la investigación termine en manos de la Justicia Federal, que hasta ayer no había tomado medidas formales en relación a la presentación del municipio.

Para el frío y las cenizas

La versión provincial sobre los hechos indicó que los colchones y las frazadas -de los cuales se tienen los correspondientes comprobantes de compra y de tránsito- "fueron trasladadas desde Viedma para ser distribuidas en los parajes de la región ante la próxima llegada de la época invernal, en el marco de los distintos programas que lleva adelante esa cartera. En tanto, el agua fue comprada en un comercio de Roca por la Delegación de Desarrollo Social para ser enviada a las pequeñas comunidades de la zona, que se han visto afectadas por la caída de cenizas provenientes del volcán Calbuco, como Cerro Policía, Naupa Huen, Mencué y Aguada Guzmán, entre otras".

"Al no contar la Delegación con un local apropiado para el acopio de estos elementos, los mismos fueron depositados transitoriamente en un predio particular a espera de la puesta en marcha de la logística de distribución", sostuvo un comunicado oficial. Se agregó que los bienes "fueron alojados en Roca por ser un punto estratégico para la posterior distribución a los parajes y Comisiones de Fomento".

(AR / Redacción Central)


Comentarios


Un galpón lleno de sospechas a una semana de votar