Un mundo patas para arriba



Roca

El doctor Rodríguez Lastra está siendo juzgado por haber actuado como hubiera actuado la mayoría de los médicos que hubiésemos estado en su lugar. Lo ocurrido es producto del vacío legal del decreto provincial 182/2016 y de la ley provincial 4796. Esta ley, copia de otra nacional, no ha podido prever condiciones tan traumáticas como esta. En otros hospitales del país decenas de médicos se han anotado como objetores de conciencia para resguardarse del vacío legal y así evitar la situación como la que está atravesando el Dr. Rodríguez Lastra y su familia.

La ley provincial no fija una fecha tope para la interrupción del embarazo… tampoco lo hace el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que fuera rechazado por el Senado. Ese vacío legal expone a los médicos a tener que realizar un aborto a un bebé a pretérmino (la OMS establece la semana 22 de gestación como límite entre feto y bebé pretérmino).

El verdadero culpable del tormento que ha soportado esta joven violada fue el violador, al que nadie busca; fue la desatención sufrida en el hospital de Fernández Oro, la falta de contención que no le permitió exteriorizar su padecimiento en las primeras semanas de su embarazo.

La total absolución a los cargos presentados sentará jurisprudencia y servirá para que los legisladores reflexionen sobre la necesidad de establecer una fecha límite a las posibilidades de acceder a la interrupción no punible de un embarazo.

Un mundo patas para arriba: en el banquillo de los acusados habrá un médico que actuó ante una situación límite salvando posiblemente dos vidas y del lado de los acusadores estará, entre otros, el grupo de feministas que indicaron la medicación abortiva a la joven que cursaba con un embarazo de 5 meses y medio y la legisladora Milesil, que con su ley avala la realización de un aborto hasta los 9 meses de gestación.

Francisco Galeano

DNI 11.350.919


Comentarios


Un mundo patas para arriba