Trasladaron al penal de Dolores a los rugbiers acusados por el crimen de Fernando en Gesell

Permanecerán sin contacto con los demás presos hasta que se resuelva su situación procesal. Pablo Ventura, detenido inicialmente en la causa, regresó anoche con su padre a Zárate.



Los rugbiers fueron trasladados esta madrugada. Foto: gentileza

Los diez rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron trasladados esta madrugada a la unidad carcelaria 6 de Dolores, y fueron alojados en la alcaidía del complejo, donde permanecerán sin contacto con los demás presos hasta que se resuelva su situación procesal, informaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Los acusados arribaron a la unidad penal a las 5.30, en un móvil de la Policía provincial que los trasladó desde la Comisaría 1ra de Pinamar, donde los diez permanecían alojados.

Cerca de las 3.30, los diez imputados fueron subidos a una unidad de traslado y comenzaron el trayecto a la cárcel, escoltados por móviles y efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) durante el trayecto de 160 kilómetros que separa ambas localidades bonaerenses.

Tras su arribo a Dolores, fueron alojados en un sector separado del resto de la población carcelaria, para resguardar su seguridad.

Fuentes del SPB aseguraron que la alcaidía cuenta con una celda colectiva preparada para albergar a los detenidos, con cinco camas cuchetas y un baño con inodoro individual.

La celda se encuentra situada en un primer piso entre los pabellones 9 y 10, donde se alojan los presos evangelistas, de escasa conflictividad: la zona es un espacio especialmente preparado para detenidos que aún no tienen la prisión preventiva.

Los voceros indicaron que tras el arribo al penal se labraron las actuaciones administrativas correspondientes, y los rugbiers fueron sometidos a una revisión médica y una requisa, "como cualquier otro preso".

"No tendrán contacto con la población carcelaria y permanecerán ahí bajo estricta vigilancia y control", señaló una fuente del SPB, que aclaró que, en caso que se les dicte la prisión preventiva, los imputados "serán asignados a otra unidad".

El acceso al sector donde fueron ubicados se encuentra al lado del control del personal, con una pequeña ventana que les permitirá la observación directa, y serán designados a cubrir esa zona oficiales jefes penitenciarios durante las 24 horas.

Al igual que los demás internos, los rugbiers recibirán visita los jueves y se incrementará la seguridad para el caso de que tengan que desplazarse dentro del establecimiento.

La Unidad 6 de Dolores es uno de los penales que tiene mayor sobrepoblación de la provincia de Buenos Aires, admitieron los voceros consultados, quienes aseguraron que actualmente tiene alojados a 875 presos y trabajan cerca de 480 agentes penitenciarios.

La cárcel dispone de 12 pabellones, 10 intramuros, 2 extramuros y el sector de alcaldía en el que serán alojados los rugbiers.


Ventura llegó a Zárate


Pablo Ventura, que fue detenido por el crimen y que recuperó la libertad cuatro días después, regresó anoche con su padre a Zárate donde fue recibido por su madre, Marisa y unos cuarenta vecinos y luego de un abrazo fraterno y profundo deseó "retornar a la rutina y volver a remar".

Pablo y su padre José llegaron a su domicilio poco antes de las 21 y fueron recibidos por un grupo de vecinos que comenzaron a agolparse frente a la vivienda de la familia.

Lucas, dueño del bar ubicado a 20 metros de la casa, aseguró que "en Zárate no hay reunión familiar o de amigos en la que no se hable de lo que pasó", y resaltó que el barrio "está revolucionado" desde la detención de Pablo.

Ana, otra vecina, afirmó que han vivido “días muy tristes. A Pablito lo conozco de chiquito, mi madre es inválida y él siempre la ayuda”, afirmó destacando aspectos solidarios del joven remero.

El joven fue recibido por su madre, Marisa, con quien se dieron un abrazo entrañable y con mucha emoción.


Comentarios


Trasladaron al penal de Dolores a los rugbiers acusados por el crimen de Fernando en Gesell