Un ultraderechista intentó matar al presidente de Francia, Jacques Chirac

Ocurrió durante el tradicional desfile del 14 de julio. El presidente Chirac salió ileso. El atacante, militante de grupos extremistas, confesó su intención de asesinar a Chirac.

PARIS.- Un joven ultraderechista francés intentó asesinar el domingo al presidente Jacques Chirac, al disparar contra él durante el tradicional desfile del 14 de julio en los Campos Elíseos de París, en medio de la multitud celebrando la fiesta nacional francesa, señalaron fuentes gubernamentales.

El mandatario salió ileso del atentado perpetrado por Maxime Brunerie, de 25 años, quien fue detenido de inmediato luego de haber intentado suicidarse volviendo el arma contra sí, según explicó el ministro delegado de Libertades Locales, Patrick Devedjian.

Tras ser interrogado por la policía, el ultraderechista, radicado en las afueras de París, reconoció haber querido matar a Chirac. «Quise asesinar al presidente y luego matarme», declaró, citado por fuentes policiales.

No es la primera vez que se atenta contra un presidente de Fancia, ni tampoco que ocurra el día 14 de julio, ni es la primera vez que la víctima sale ilesa.

Los investigadores de la Brigada Criminal, que interrogaron al joven detenido, antes de que fuera trasladado a un establecimiento psiquiátrico, lo catalogaron de «mitómano de extrema derecha».

Según fuentes policiales, tenía pocas posibilidades de alcanzar al presidente. Brunnier acudió como espectador al desfile con su fusil disimulado en un estuche de guitarra y disparó contra Chirac cuando el presidente transitaba por la Avenida de los Campos Elíseos en su auto oficial.

El ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, precisó que Brunerie tenía cinco cartuchos en el cargador de su carabina de calibre 22 cuando disparó. Agregó que se encontraba «a unos 150 metros» del mandatario.

La gente presente en el lugar logró controlarlo. Sarkozi declaró que «un espectador, luego del primer disparo, agarró el caño (del arma) que pasaba sobre su hombro y lo orientó hacia el cielo, mientras que otros tres espectadores lo ayudaron a controlar el arma».

«Dos funcionarios de la policía vestidos de civil, ubicados detrás de las vallas, intervinieron para controlar al individuo y colocarlo en el suelo. Algunos instantes más tarde tres funcionarios de la brigada antidisturbios lo esposaron y lo llevaron» hacia una furgoneta, indicó el ministro del Interior.

Por su parte, un testigo, Mohamed Chelali, de 50 años, un turista franco-canadiense, dijo que «Chirac pasaba en su vehículo oficial cuando sentí un movimiento de gente a mi lado derecho. Entonces vi a dos metros de mí, a un hombre que apuntaba al presidente. Un vecino golpeó la mano del tirador mientras yo agarraba una parte del arma, de la que cayó una pieza metálica. Un tercer (hombre) agarró el fusil por la parte superior. El joven se negaba a soltar su arma y no hablaba. Sujetábamos su carabina mientras que otro lo agarraba por el cuello», agregó.

«No es un incidente, es un atentado. Un hombre de extrema derecha, más a la derecha todavía que el Frente Nacional, trató de atentar contra la vida del presidente de la República», resumió el ministro Devedjian.

El agresor es miembro del GUD, movimiento estudiantil de extrema derecha y próximo a un movimiento de cabezas rapadas, participó desde 1997 en manifestaciones neonazis, organizadas por el Partido Nacionalista Francés y Europeo y quedó detenido en una dependencia psiquiátrica de la policía.(AFP, DPA)

El recuerdo del 14 de julio

El desfile militar recuerda el asalto a la prisión de La Bastilla, el 14 de julio de 1789, que marcó el comienzo de la Revolución Francesa. Otro 14 de julio pero de 1922, otro presidente, Millerand, fue víctima de un atentado.

Casi 150.000 personas flanqueaban en París el recorrido que cubrieron en su desfile las Fuerzas Armadas, la policía y los bomberos, en un acto que este año incluía un tributo al Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York y a los bomberos que murieron en los atentados perpetrados en esa ciudad estadounidense el pasado 11 de septiembre. Cuatro mil agentes de policía vigilaban la seguridad del cortejo.

En tradicional alocución televisada con motivo del 14 de julio, el propio Chirac no mencionó el intento de magnicidio y puso el acento en la lucha contra la inmigración ilegal. Reiteró asimismo la posición de Francia frente a una reforma anticipada de la política agraria de la Unión Europea. (AFP, DPA)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios