Una aduana a la medida de Vaca Muerta

La sede de Centenario permite realizar trámites tanto de importación y exportación. Por su ubicación es ideal para el tránsito, que llega desde el Pacífico. En el Depósito Fiscal contiguo buscan cambiar su matriz frutícola para apostar a la industria petrolera.



#

El Depósito Fiscal y Aduanero multiplicará su tamaño en pocos meses. (Foto: archivo )

La creciente actividad en Vaca Muerta implica, entre otras cosas, un volumen muy importante de importación de equipos, herramientas y repuestos desde diversas partes del mundo. Históricamente este trámite se hizo en Buenos Aires, cuyo puerto se encuentra saturado, ocasionando demoras y gastos.

Sin embargo, muy cerca de la zona caliente del shale, en Centenario, existe la posibilidad de hacer los trámites de importación y exportación de cualquier mercadería, no sólo de la industria petrolera.

“La Aduana está desde hace mucho tiempo en ese lugar, lo que hoy existe es una infraestructura adecuada, con oficinas para trámites, playa de maniobras y un lugar para almacenamiento de mercadería”, explica Natalia Muguerza, gerente comercial y una de los socios de Depósito Fiscal y Aduanero del Neuquén SA.

El depósito fiscal funciona desde 2014 y apunta a una vinculación mucho más estrecha con la industria hidrocarburífera. “Hay que hacer un cambio de paradigma, las aduanas secas de la Patagonia Norte como Centenario y Villa Regina siempre estuvieron vinculadas a la fruticultura. La entrada o salida de cualquier otra mercadería se hacía casi exclusivamente por Buenos Aires, por eso creo que el cambio es cultural”, remarcó.

Para el sector petrolero entran muchos productos por la ruta del Pacífico. Desde Estados Unidos, China e incluso desde Europa pasando por el Canal de Panamá, arriban a los puertos chilenos de Lirquén, Coronel y San Vicente. A través del paso Pino Hachado llegan finalmente a la Aduana de Centenario.

Muguerza precisó que “los trámites para nacionalizar un producto demoran entre 24 y 48 horas, pero también tenemos lugar para almacenamiento por el tiempo que necesite el cliente, con cámaras de frío y congelado”.

Los productos vinculados a la industria petrolera que ingresan por Centenario por ahora representan un 15 por ciento del total pero van en aumento y la proyección es que crezcan mucho más. “También recibimos mercadería que está en tránsito desde otras aduanas y muchas veces vienen camiones de Buenos Aires a nacionalizar su carga aquí”, señaló.

Si bien desde que comenzaron a operar los trámites de importación y exportación crecieron un 100% cada año, Muguerza comentó que muchas operadoras desconocen esta posibilidad. “Participamos de las reuniones de la Mesa de Vaca Muerta y uno de los temas centrales que se discuten es cómo mejorar la logística”, destacó.

“Concurrimos a ferias, trabajamos con el Centro Pyme, estamos en contacto con funcionarios nacionales y atentos a lo que piden los clientes, porque en el petróleo acortar los tiempos operativos es fundamental”, aseguró. Y reveló que trabajan para el desarrollo del aeropuerto de Neuquén, vía por la cual cada vez ingresan más productos.

En números

Todo listo para la inauguración del segundo predio del depósito

Con alrededor de 4.000 operaciones de importaciones y exportaciones al año, la Aduana de Centenario se consolida de a poco como un nodo importante en el movimiento de mercaderías vinculadas a la industria petrolera.

Contiguo a la Aduana, en un predio de 1,5 hectáreas, funciona desde hace cuatro años un depósito fiscal que fue sumando infraestructura, permitiendo un crecimiento exponencial de las operaciones. Cámaras de frío y congelado, básculas, scanner y un amplio depósito lo posicionan como un lugar cómodo y expeditivo para los trámites de nacionalización de productos.

El movimiento creció tanto que en el primer semestre de 2019 inaugurarán el nuevo predio, a pocos metros del actual. “Son cinco hectáreas que tendrán 1.600 metros cuadrados de galpones, 900 metros de oficinas y tecnología de punta para que puedan operar hasta 100 camiones por día”, detalló Natalia Muguerza, gerente general del depósito. La inversión fue de 50 millones de pesos.

Las operaciones vinculadas a la fruticultura representan el 66 % y las relacionadas al petróleo y gas llegan al 15% pero con una importante proyección. Muguerza consideró que para la mejora en la logística petrolera “es fundamental el trabajo conjunto entre los sectores público y privado” y señaló que “hoy los gobiernos están proyectando la infraestructura necesaria por la cantidad de gente que se radicará en la zona, no han invertido en la aduana y esa responsabilidad se trasladó a los depósitos fiscales”.

Energía Mundo pyme

Datos

15%
de los productos que pasan por la aduana local corresponden a la industria hidrocarburífera.
48 horas
es el plazo máximo que demora en la sede un trámite de nacionalización.

Comentarios


Una aduana a la medida de Vaca Muerta