Una cumbre social levantaría los bloqueos en Bolivia

El encuentro comenzará hoy en Cochabamba.

LA PAZ (DPA/AFP/AP).- Una «cumbre social» convocada en Bolivia por organismos de derechos humanos se perfilaba ayer como una posible solución a las protestas que afectan al país, al intentar concertar las diversas posiciones en torno a la sensible Ley de Hidrocarburos.

El encuentro, previsto para hoy en la ciudad de Cochabamba (centro), espera reunir a delegados del gobierno, del Movimiento al Socialismo, dirigentes sociales, alcaldes, los jefes de las cámaras del Congreso, partidos políticos, con el seguimiento de la Iglesia Católica.

La cita, promovida por el defensor del Pueblo, Waldo Albarracín, y el presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Sacha Llorenti, busca lograr un consenso sobre los temas más delicados de la ley petrolera que discute la Cámara baja.

«Esta es una oportunidad importante para evitar que la violencia resuelva nuestros problemas, para evitar que exista un enfrentamiento entre los bolivianos», dijo Llorenti a la radio Panamericana.

«Si hemos aprendido las dolorosas lecciones del pasado, sabremos que los conflictos se resuelven en el escenario del diálogo con mutuas concesiones y sobre todo velando por incluir el interés nacional y en el caso de hidrocarburos, obviamente tiene que ver con la recuperación del 50% de los réditos de este negocio a favor del pueblo boliviano», añadió.

Indicó que han confirmado la presencia de líderes «no sólo políticos, sino sociales, empresariales, cívicos y municipales».

La reunión fue convocada en momentos en que la Cámara baja discute sobre el régimen tributario para las petroleras, que ha desatado un duro choque de posiciones. Los diputados aprobaron recientemente la creación de un impuesto del 32% y mantener en 18% las regalías para las petroleras.

Dicha decisión quedó en suspenso, tras las denuncias de algunos diputados sobre presuntas irregularidades en la votación.

El líder opositor Evo Morales, a la cabeza del MAS llamó a un bloqueo de caminos -que se concentra actualmente en el trópico del Chapare (Cochabamba), considerado su fortín político y una de las zonas cocaleras del país-, para exigir un 50% de regalías.

«Esperamos que si es que se llega a un acuerdo por lo menos en el contenido de la Ley de Hidrocarburos que se apruebe en la Cámara de diputados, probablemente las medidas (de presión) puedan distenderse», afirmó Llorenti.

Señaló que se hará «un proceso de socialización de las varias propuestas sobre la Ley de Hidrocarburos que han sido presentadas para que en el tratamiento en el Senado y, si es necesario, en una sesión congresal se pueda resolver este tema definitivamente».

«Esta es una primera convocatoria, ya en la reunión definiremos cuál será la metodología y la modalidad de discusión de los otros grandes temas y esperamos que con la participación de todos estos actores se pueda definir una situación que permita empezar a salir de esta crisis estructural», aseguró, al advertir que «quien se excluya de esta convocatoria habrá dado una señal negativa al país».

Bolivia -el país que posee las segundas reservas gasíferas de la región- ha enfrentado en las últimas semanas una serie de protestas a raíz de pedidos vinculados a la norma petrolera que discute el Parlamento, y que fijará las nuevas reglas del negocio energético.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios