Una joven de 19 años confesó ante su padre



Bebé hallado muerto en el basural

CHOELE CHOEL (AVM).- El hallazgo de un bebé recién nacido muerto en el basural de Choele Choel originó en todo el Valle Medio un fuerte sentimiento de repudio que desencadenó rápidamente en las acciones que permitieron dar con la joven madre que había cometido el hecho. Según fuentes vinculadas a la investigación, la joven que tendría 19 años, y sería estudiante de la carrera de Veterinaria – cuyos datos filiatorios no se dieron a conocer– se quebró ante su padre, un reconocido taxista de la localidad, a quien le comentó lo ocurrido. Ante esto, el padre recurrió en primera instancia al fiscal Miguel Ángel Flores pero, como éste no se encontraba de turno, finalmente pudo narrar los hechos ante el fiscal Guillermo Bodrato y ante la jueza penal, Marisa Bosco. Fue el propio Bodrato, en diálogo con este medio, quien mencionó que la joven fue internada, debido a las complicaciones que tuvo después del parto, y luego sería sometida a pericias psicológicas. Pero además indicó que ya estaba dispuesta la orden de detención de la joven, por parte de la magistrada. Y aunque hubo rumores que indicaban que además de la joven hubo, en forma paralela, detenciones de al menos dos personas –una enfermera que habría colaborado en el parto y un familiar directo–, Bodrato dijo que hasta ahora no había más detenciones que la de la joven. También la jueza, que habló con este medio, indicó que la joven fue internada para ser intervenida debido a que conservaba restos de placenta, y estaba siendo observada por especialistas de salud mental. El hecho fue caratulado como “homicidio calificado por el vínculo”, por lo que esta semana se podría resolver el procesamiento de la joven. Según se supo, la chica declaró no haber recibido ayuda de ninguna otra persona, por lo que se descartarían más detenciones, según indicaron las fuentes judiciales. Los hechos se desencadenaron el jueves cuando un trabajador que se dedica a la selección y clasificación de residuos para su reciclado, encontró el cuerpo sin vida de una criatura recién nacida, que estaba dentro de una bolsa, envuelta con una frazada. Oficialmente se informó que se trataba de un nonato, sexo femenino, de 3,500 kilogramos, de 53 centímetros, que se encontraba envuelto en una manta y una bolsa de residuos de polietileno color gris. El caso conmocionó a todo el Valle Medio.


Comentarios


Una joven de 19 años confesó ante su padre