Una pareja de físicos fue repatriada desde Alemania al Instituto Balseiro

Son los científicos Jorge Facio y María Lourdes Amigó. Forman parte de una lista de 80 investigadores que volvieron al país por el programa Raíces del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, que se reactivó en diciembre pasado.

En 2017 partieron rumbo a Alemania y cuatro años después, cuando lograron ingresar a la carrera de investigación en el Conicet, regresaron a Argentina, dispuestos a profundizar y continuar los estudios que iniciaron en Europa. Son Jorge Ismael Facio y María Lourdes Amigó. Forman parte de la lista de los 80 científicos repatriados por el programa Raíces  del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, entre 2020 y 2021.

Facio reconoce que la física le gustó desde siempre. Sin embargo, ingresó en la carrera de Ingeniería del Petróleo en la Universidad Nacional del Comahue y, en el primer año de carrera cambió por la ingeniería mecánica. Poco después, entró al Instituto Balseiro en la ciudad de Bariloche, donde descubrió que su camino era -en realidad-  la Licenciatura en Física.

“Del Balseiro me atraía el método de enseñanza algo intensivo. Recuerdo que había encontrado en Internet las prácticas de la materia mecánica racional, y me convencí de que quería estudiar allí”, señaló el hombre de 35 años en diálogo con RIO NEGRO.

En 2008, conoció en Bariloche a María Lourdes Amigó, oriunda de Córdoba. “Siempre me interesó entender la causa de las cosas, y la carrera de física me resultó una opción natural”, dijo la mujer que arrancó la carrera en la Universidad Nacional de Córdoba hasta que ingresó al Balseiro.

Vocación. Como comparten una vocación como científicos, se entienden mejor los tiempos y las ocupaciones.

La pareja acostumbraba a estudiar y preparar sus exámenes de manera conjunta. Cuando egresaron, iniciaron de inmediato el doctorado. A su término, tomaron la decisión de probar suerte y llevar adelante la estancia posdoctoral en Alemania.

Ambos se dedican al estudio de materiales. Lourdes, como física experimental, aborda los superconductores, los produce y estudia sus propiedades. Jorge, en cambio, se interesó en las propiedades electrónicas, desde la teoría. Aseguran que pretenden acentuar esa tendencia “de trabajar en conjunto” en el futuro.

“Cuando terminamos el doctorado, antes de presentarnos a la carrera del Conicet, queríamos adquirir experiencia y una buena forma es irse al exterior. Hay grupos de excelente nivel donde se hacen cosas similares a las que hacemos aquí”, indicó Amigó, de 34 años.

En el exterior, no solo se aprende -coincidieron-, sino que se generan nuevos contactos para trabajar a futuro. Y luego del doctorado, consideraron, es “el momento ideal” de la carrera para levantar vuelo.

“El irse afuera le permite a uno iniciar un camino propio en la investigación. Se puede tomar distancia de la investigación de la tesis doctoral y los temas que ya se venían trabajando. Uno se expande a otros temas, lo que requiere mucho esfuerzo y por ende, aprende”, manifestó Facio y agregó: “Aprender nuevas cosas se facilita cuando uno cambia su lugar de trabajo, participa de una atmósfera con otra gente porque así es como se produce cierta transferencia de conocimientos y técnicas”.

Cuando la pareja de investigadores aplicó para el Instituto Leibniz de Investigación en Materiales y Estado Sólido (IFW) en Dresden, no sabía cuánto tiempo permanecerían allí. Lo que sí tenían claro es que el objetivo era regresar al país. Este deseo se acentuó con el nacimiento de su hijo en ese país dos años atrás.

“Allá hicimos nuestra instancia posdoctoral, un trabajo que no te da título académico adicional. Solo se trabaja en investigación y se aprenden nuevas cosas. En la carrera científica, hay una formación permanente. Al principio, en los estadíos más tempranos, es más marcada y uno tiene más tiempo para atender nuevas cosas. Irse al término del doctorado es lo usual y esencial”, consideró Amigó.

Reconocen haber tenido mucha suerte. “Conseguimos trabajo en la misma ciudad, en el mismo instituto. Ya de por sí buscar un trabajo afuera es difícil para uno. Más aún para dos. Pero al mudarse, uno deja muchas cosas acá. Si se muda en pareja es más fácil que irse solo”, dijo  Facio.

La pareja se desempeñó durante cuatro años en el Instituto de Dresden. Los últimos dos fueron financiados por la Fundación Alexander von Humboldt que, a su vez, abrió algunas perspectivas de soporte económico para el  futuro ya que hay varias líneas para quienes vuelven a sus países de origen.

Qué harán en Patagonia

“En Alemania, estudié otros materiales y conocí otras técnicas para producirlos. También realicé experimentos bajo presión hidrostática: apretar un material y estudiar qué le sucede, qué cambia. En Bariloche, están por abrir esa línea de investigación; de modo que me va a permitir volcar esa experiencia aquí”, indicó la doctora Amigó. En tanto, Facio explicó que, al conocer las propiedades de un material, se puede inferir cómo va a responder si uno lo perturba. 

“Entender ese material nos dice mucho. Abre un campo de fenómenos físicos que son interesantes de observar y pueden tener aplicaciones. La respuesta de un material es lo que uno quiere entender”, manifestó. 

El doctor Facio reconoció que, durante el doctorado estudió “algunos materiales, pero los cuatro años en Alemania le permitieron ampliar el espectro. Aprendí nuevas formas de clasificar sistemas electrónicos que hoy están muy en boga. En la ciudad de Bariloche hay una vacancia en este tema y hay muchas cosas que puedo aportar”. 

De vuelta en la Argentina, Amigó aplicó para trabajar en el Laboratorio de Bajas Temperaturas del Centro Atómico Bariloche y Facio, en el Grupo de Teoría de la Materia Condensada. Son los laboratorios donde habían hecho el doctorado. El desafío es avanzar con algunos proyectos que se iniciaron en Alemania. 

La línea de investigación de Amigó se basará en hacer distintos experimentos con materiales bajo tensión uniaxial. Para realizar esos experimentos, la doctora  ya consiguió apoyo del Instituto IFW de Dresden con el fin de traer equipamiento del exterior.

Unión por el amor a la física y a Bariloche

En diciembre del año pasado se reactivó el programa Raíces del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina. Ha sido declarado política de Estado por la Ley N° 26.421 del Congreso de la Nación. 

El programa había comenzado  en 2003 para frenar la salida de los científicos que el país formaba pero luego no daba lugar de trabajo dentro de instituciones públicas o empresas.​ Fue institucionalizado en 2008 a través de la ley. 

Los científicos Jorge Facio y María Lourdes Amigó  recibieron incentivos del Programa Raíces para volver de Alemania a la Argentina. Amigó comentó que es difícil sacar provecho de una estadía menor a los 4 años en el exterior, especialmente en el campo experimental, ya que los proyectos llevan mucho tiempo.

Por su parte, Facio detalló que cada uno, por su tarea, necesita estar en diversas fases de un proyecto. “Como física experimental, Lourdes necesita estar al principio y eso lleva entre meses y años. Yo estoy al final cuando muchos experimentos ya tienen sus muestras. Se trata de entender por qué ocurre tal cosa en un experimento”, señaló el investigador.

Cuando se les consulta por qué decidieron regresar a Bariloche, la pareja no lo duda. “No solo es un lugar hermoso para trabajar. Además, afuera se sabe que aquí se hace investigación. Y nosotros siempre tuvimos claro que queríamos hacer ciencia en esta ciudad”, reconoció Facio.

“No siempre salen las cosas bien. Está bueno estar ahí cuando el otro necesita y al revés. Hay roces como en cualquier relación de trabajo o personal, pero es algo que siempre hicimos juntos. Estudiábamos juntos para los exámenes y conocemos las mañas de cada uno”, dijo el investigador. 

La doctora Amigó coincidió: “Si uno tiene que trabajar hasta tarde o el fin de semana, es más fácil, más entendible para el otro porque está en lo mismo y sabe cuánto tiempo lleva”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora