UNICEF condena la reforma neuquina de la ley del Niño

Sostiene que el proyecto que impulsa el gobierno de Jorge Sobisch para Neuquén sería un retroceso frente a la Convención Internacional de los Derechos del Niño. La especialista en temas legales de la organización consideró que algunas de las instituciones que contempla la actual ley son "notables" y que también desaparecerían

BUENOS AIRES (ABA) . - El organismo rector en la defensa de los derechos de la niñez, UNICEF, advirtió que reformar la ley neuquina de los derechos del niño, la 2302, implica una clara "vuelta atrás" en relación con la Convención internacional en la materia.

La especialista en temas legales de UNICEF en Argentina, Gimol Pinto, subrayó que la norma en cuestión -que quiere modificar el ministro de Seguridad de Neuquén, Luis Manganaro- es "una de las más avanzadas del país en cuanto a estructurar un sistema de protección integral y de reconocimiento de los derechos del niño".

La experta calificó de "notable" el modo en que están contempladas algunas de las instituciones básicas en la ley neuquina, aún cuando destacó que "la ley no implica que los chicos vayan a estar mejor, sino que tengan las bases para la "exigibilidad" de los derechos. En tal sentido ponderó el mecanismo novedoso de las defensorías facultadas para tal fin (exigir que se cumplan las garantías), lo que también intenta reformar el proyecto de Manganaro.

Gimol Pinto también indicó que "la ley neuquina contemplaba la privación de la libertad pero como medida de ultimísima ratio (más en el caso de una medida cautela (procesamiento sin sentencia), mientras la propuesta elevada a la Legislatura provincial representa una vuelta a la discrecionalidad anterior".

La representante de la oficina para la niñez de las Naciones Unidas, recalcó que a nivel nacional también se está en deuda en relación con la Convención Internacional, pero que varias provincias se fueron adecuando en cuestiones de procedimiento "siendo Neuquén una de las que más había avanzado", se lamentó.

Entre las cosas graves que subsisten a nivel nacional, Gimol Pinto mencionó la posibilidad de que los menores de entre 16 y 18 años puedan recibir la misma condena que un adulto, purgándola inclusive en el mismo lugar. "De hecho las cárceles están llenas de mayores de edad condenados por hechos cometidos mientras eran menores".

Y sostiene que se continúa con un sistema anterior que "tiene como pilar la internación relacionada con la personalidad del chico, que implica la criminalización de la pobreza".

Gimol Pinto señaló que también Neuquén podría apartarse de una adaptación a las normas de respeto a las garantías de la niñez si prospera la reforma.

UNICEF detalló que la Convención de los Derechos del Niño incluye un mecanismo de informes y sugerencias que, a nivel interamericano, incluye una evaluación acerca de si el Estado cumple o no con la reforma: "El punto es que los estados cumplan de por sí, sin tener que apelar a sanciones", recalcó la especialista.

Acompaña los reclamos

BUENOS AIRES (ABA).- UNICEF salió en defensa y acompañará los esfuerzos de las ongs locales -como el Comité de Seguimiento de los Derechos del Niño- en la oposición a la reforma de la ley 2302.

Entre otras cosas, UNICEF participará del Encuentro Regional que se realizará justamente en Neuquén el 13 y 14 de octubre. En la ocasión se avanzará en la elaboración de un plan nacional de acción por la infancia, organizado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. "Ya se hizo en otras regiones del país, pero ahora se apuntará a que la realidad neuquina tenga su espacio", espetó la experta legal.

Insistió con cuestiones a nivel macro que están pendientes como la desjudicialización de la pobreza, o el no separar a los padres por motivos de pobreza. "Lamentablemente si Neuquén reforma la ley en el sentido en que trascendió sería no darle una oportunidad a los derechos del niño", dijo.

"Es que seguro se le echa la culpa a la ley por cuestiones ajenas a su contenido", concluyó Pinto.


Comentarios


UNICEF condena la reforma neuquina de la ley del Niño