Venezuela: cinco muertos y más de 30 camiones con ayuda humanitaria retenidos

Fue el saldo de la tensa jornada del sábado. La Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria contabilizó 161 protestas en todo el país, 8 pasos fronterizos bloqueados, 2 camiones ingresados, 34 detenidos y 131 heridos.



1/2

2/2

La ayuda humanitaria obtenida por la oposición consiguió traspasar con dos camiones las fronteras de Venezuela, pero otros 34 fueron retenidos y en tres casos quemados, en una jornada en la que hubo represión y disturbios, donde se registraron cinco muertos, 131 heridos y 34 detenidos, según datos de la oposición.

La información fue suministrada esta tarde por la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria, que contabilizó 161 protestas en todo el país, 8 pasos fronterizos bloqueados, 2 camiones ingresaron, 34 detenidos, 131 heridos y 5 muertos.

Ayer la diputada opositora Gaby Arellano denunció que tres de los camiones que salieron desde Colombia hacia Ureña, estado venezolano de Táchira, para llevar el cargamento de ayuda humanitaria fueron incendiados por la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

La frontera cercana a Cúcuta fue uno de los puntos calientes de la jornada, El otro fue la región que conecta con la ciudad brasileña de Pacaraima, en el estado de Roraima, donde en los últimos dos años se han concentrado miles de venezolanos que emigraron en busca de condiciones básicas de vida de las que carecían.

Allí hasta el momento habría conseguido pasar un único camión, que está retenido por las fuerzas de seguridad bolivarianas.

El médico Julio Castro, coordinador del equipo técnico de ayuda humanitaria informó que en la frontera con Brasil, en Santa Elena de Uairén, quemaron un camión con alimentos y medicamentos.
El contenido de ese lote de ayuda, precisó Castro, eran suplementos alimentarios para niños con desnutrición severa y moderada, insulina, morfina y suero fisiológico, entre otros elementos.

El coordinador también aseguró que "el hospital de Santa Elena ha sido asediado con armas de fuego" y que se impidió que los heridos de bala fueran trasladados a Brasil, aunque luego se informó desde Brasil que al menos 13 heridos fueron trasladados al otro lado de la frontera con ambulancias venezolanas.

Avanzada ya la tarde de ayer se informó que un puesto fronterizo en la frontera de Venezuela con Brasil fue atacado con una bomba molotov por los manifestantes que durante todo el día reclamaron a los efectivos de seguridad venezolanos que dejaran pasar los camiones.

En Caracas, manifestantes se concentraron en la base militar de La Carlota para presionar por el ingreso de los alimentos y medicamentos enviados por algunos de los 50 países que reconocen al autodesignado presidente encargado, Juan Guaidó, como única autoridad legítima de Venezuela.
Aunque también hubo manifestaciones chavistas, tanto en Caracas como en el interior del país.

Con este panorama, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó que "el golpe de Estado ha fracasado en unión cívico militar".
"La victoria nos pertenece", puntualizó Maduro, cuya reelección fue en una elecciones cuestionadas por la oposición, lo que llevó al grupo de países encabezados por Estados Unidos a no reconocerlo como presidente legítimo, aunque sí lo han hecho otro grupo de países entre los que destacan Rusia, China y Bolivia. 

Maduro repudió nuevamente la insistencia de la oposición de subordinarse a las órdenes del "imperio para seguir apostando al intervencionismo del Gobierno de Estados Unidos" contra el país, "pero habrá justicia en Venezuela para que haya paz", aseveró al hablar en una concentración organizada en la esquina de Carmelitas, centro de Caracas, punto de llegada de la marcha del chavismo.

Pompeo: "Los días de Maduro están contados"

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, afirmó hoy que los días del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, "están contados", apenas 24 horas después de una de las jornadas más violentas de la crisis venezolana de los últimos tiempos.

"Todas las opciones están sobre la mesa. Vamos a hacer las cosas que son necesarias para asegurar (...) que la democracia se impone y que hay un futuro más brillante para el pueblo de Venezuela", sostuvo Pompeo en una entrevista en la cadena de noticias Fox, cuando le preguntaron por la posibilidad de una intervención armada.

Pompeo se negó otra vez a rechazar esa opción y argumentó que Maduro es "un tirano". "Los días de Maduro están contados", concluyó el funcionario del gobierno de Donald Trump.

Las palabras de Pompeo suman tensión e incertidumbre en la víspera de una cumbre que se hará mañana en Bogotá entre los Estados Unidos y el Grupo de Lima, el grupo regional formado para presionar al gobierno de Maduro y forzar su salida del poder.

El encargado de representar a Estados Unidos será el vicepresidente Mike Pence. "Vamos a tomar medidas. Hay más sanciones que se pueden aplicar, más asistencia humanitaria que creo que podemos ofrecer", adelantó Pompeo durante otra entrevista con la cadena CNN, citada por la agencia de noticias EFE.
En paralelo, desde la frontera colombo-venezolana, el presidente de Colombia, Iván Duque aseguró que la cumbre mañana debe reforzar aún más "el cerco diplomático" sobre el gobierno de Maduro y evitar caer en "discursos belicistas".


Comentarios


Venezuela: cinco muertos y más de 30 camiones con ayuda humanitaria retenidos