A fin de año se efectuará el traslado de la U9 a la cárcel de Senillosa

El gobernador Gutíerrez y el ministro de Nación, Germán Garavano visitaron las instalaciones de la Unidad Penitenciaria de Senillosa.



#

El fiscal general José Gerez, el gobernador Gutiérrez y el ministro Garavano saliendo de la cárcel de Senillosa. (Foto: Leo Petricio )

El gobernador Omar Gutiérrez y el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano realizaron juntos un segundo recorrido por las cárceles de la región. Esta vez, visitaron las instalaciones del Complejo Penitenciario de Senillosa.

El mandatario neuquino adelantó que a fin de año se completará el traslado de internos federales de la U9. “Hay un plan que avanza a paso firme y queríamos que el ministro vea in situ cómo se está haciendo el traslado de internos, cómo se han preparado las inversiones de más de 10 millones de pesos para que en septiembre se trasladen 150 internos más, poder mostrarle esta unidad carcelaria que se ha construido con todas las normativas de seguridad y que permite albergar hasta 670 personas”, expresó Gutiérrez.

Te puede interesar: Vivir al lado de la cárcel, entre la seguridad y el miedo a las fugas

Una vez que la provincia tome posesión de la Unidad Carcelaria 9, Guitiérrez especificó que el espacio se destinará “a un amplio plan de desarrollo cultural, recreativo y deportivo en el centro de la ciudad de Neuquén, recuperando para el desarrollo ciudadano un espacio único, poniéndolo en valor”.

El ministro nacional sostuvo que “estamos trabajando en desocupar la U9 y dar pasos en la dirección de liberar ese predio y devolvérselo a los neuquinos”.

“Estamos trabajando con la provincia en obras de seguridad, mantenimiento y adecuación para que (el complejo) se adapte a los perfiles criminológicos”, indicó Garavano.


Quienes viven en torno al complejo penitenciario de Senillosa, donde funciona un anexo de la Unidad 9 de Neuquén, se encuentran ante una paradoja: por un lado algunos entienden que tener una cárcel cerca les garantiza una mayor presencia policial y por lo tanto una sensación de seguridad, en contrapartida otros admiten que existe un temor latente a las fugas.

La falta de un mejor servicio de transporte y de recolección de basura son otros de los reclamos.

Desde su puesta en marcha en 2014, el complejo funciona para recluir a condenados por delitos sexuales del sistema judicial neuquino y desde mayo de este año aloja presos del servicio penitenciario Federal.

Con el traslado de detenidos de la U9 la población se elevó a unas 200 plazas, eso duplicó la generación de residuos y acrecentó la necesidad de los vecinos de que haya un mejor servicio de recolección.

Ubicada al norte del casco urbano la cárcel se pierde entre chacras, detrás del canal de riego. Solo un puñado de casas se ven dispersas a su alrededor.

Los vecinos se cuentan con los dedos de las manos y en general tienen una opinión favorable hacia el complejo.

“Desde que está la cárcel tenemos más policía por la zona, incluso yo los paro y les hablao”, aseguró Flavio Burgos, un jujeño de 71 años que vive desde 1.969 en la región.

Aunque advirtió que al pasar a depender del servicio federal “no vienen tantos como antes, no hacen varios recorridos”.

Su visión se repite entre quienes viven en los alrededores. Domingo Tobares señaló que “en Neuquén tenían la U9 en pleno centro y nunca hubo problemas. Por otro lado está la gente que viene a ver a los internos y si uno lo piensa son familiares que vienen a ver a una persona que se equivocó, ellos no tienen la culpa de tener que llegar hasta acá. Es como quien visita a alguien que está internado en un hospital”.

Silvia manifestó los mayores temores. “Todas las mañanas que voy a la universidad en Cipolletti y el colectivo no viene me tengo que ir en taxi, porque es de noche y tengo miedo. Uno nunca sabe qué puede ocurrir”, dijo.

Un tanto más escéptico, su pareja Facundo, explicó que a menudo pasa y ve como los internos juegan al fútbol: “no tengo problemas con ellos, paso y los miro siempre. Igual yo creo que se pueden escapar si quieren”.

Planteó dudas sobre el perímetro: “hay unas garitas de plástico, no entiendo por qué no hay torres para que puedan ver desde arriba el movimiento, creo que eso es inseguro”.

A tres años de ser habilitado, el presidio pasó de alojar a 50 presos provinciales a albergar a alrededor de 200 condenados de la Justicia Federal.

La voz de los vecinos:

a favor y en contra

El ministro Garavano visitará hoy el penal

El ministro de Justicia de la Nación, Gustavo Garavano, llegó a ayer a Neuquén para participar de la inauguración de los laboratorios forenses del Poder Judicial de la provincia y hoy al mediodía estará en el complejo penitenciario de Senillosa.}

Es por ello que ayer los penitenciarios trabajaban para dejar todo en orden, por lo menos limpiando la parte externa del edificio.

Afuera de los alambrados la falta de servicios públicos es evidente. Los colectivos no llegan con la frecuencia que se requiere y el camión de basura pasa dos veces a la semana.

El gran cuestionamiento que realizan los vecinos de la cárcel responde al tema sanitario, porque “tienen un basural en la puerta”.

Jorge González –un vecino–, explicó que en el frente de su chacra se había generado un basural, porque si bien el camión recolector pasa los martes y jueves, las bolsas de basura que salen del complejo son destruidas por los perros. Luego de reiterados reclamos los contenedores se movieron a otro sector, donde el problema sigue siendo el mismo.

tiene actualmente el complejo penitenciario de Senillosa, y el mes próximo se mudará a otros 140. El desalojo de la U9 aún es una incógnita.

250 internos

Datos

A tres años de ser habilitado, el presidio pasó de alojar a 50 presos provinciales a albergar a alrededor de 200 condenados de la Justicia Federal.
“En Neuquén la U9 está en el centro y no tienen problema. Quienes visitan a los internos no tienen la culpa de tener que llegar hasta acá”. Domingo Tobares
“A mí la cárcel no me cambia nada. El único problema que se me presentó fue la basura en la calle. Pero hicimos que trasladen el basural”. Jorge González
“Tengo que tomar un taxi, lo que genera un gasto extra, porque caminar al lado del penal 40 minutos me resulta una intranquilidad”. Silvia

Comentarios


A fin de año se efectuará el traslado de la U9 a la cárcel de Senillosa