Las Grutas: verano desolador, pocas reservas, precios en baja, esperan al turismo de cercanía

Desde el sector anticiparon un verano difícil, que repercutirá en la situación financiera con la que encararán el resto de 2024.

Desolador. Así es el panorama que se avecina en Las Grutas este verano. Es que el difícil contexto económico está provocando que muchos decidan resignar sus vacaciones. La distancia tampoco juega a favor, porque con los precios que tiene el combustible el público de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y otros lugares está descartando vacacionar en un destino alejado, por los costos del viaje.

A eso se suma la caída de reservas desde provincias en las que ya anunciaron que los sueldos se pagarán en tramos, como San Luis.

Todo esto provoca un combo explosivo, que anticipa un 2024 extremadamente complejo. Porque lo que el sector turístico no recaude en enero y en febrero faltará en las mesas de los que, a lo largo del año, viven del remanente de las ganancias que deja la actividad. Algo que afectará tanto a los que trabajan en ella como prestadores como a los que se desempeñan como empleados en tareas de recepción, entretenimiento o limpieza.

Turistas disfrutando de Las Grutas, una de las perlas de la costa de Río Negro. Foto Gobierno Río Negro.

“La gente ya está notando eso en el balneario. Desde hace rato, por ejemplo, empezaron a llamarme las señoras que suelo contratar para limpiar los departamentos que alquilo y no les pude asegurar el trabajo porque no tengo contrataciones pactadas» contó el dueño de un complejo ubicado a la altura de la segunda bajada.

Algunas cifras bastan para graficar esta situación. Por caso, las reservas para enero en alojamientos extrahoteleros (que son los que más camas le aportan al destino) son sólo del 50%. Para febrero el número es menor, porque están reservadas un 10% de las plazas, y no hay llamados que indiquen que la situación mejorará.

De hecho se presume que el 31 de diciembre y el 1 de enero no existirá el boom de público habitual. Anticiparon que habrá gente, pero como la que viajó para Navidad, que fue una fecha en la que no abrieron todos los lugares de alquiler y se ocupó el 50% de esa oferta.

Otro dato es que, para el primer mes del año-que es el más fuerte en materia de concurrencia-sólo se espera turismo de “cercanía”. Es decir, viajeros provenientes de sitios ubicados a escasa distancia, que están reservando sólo por dos días.

“La suba del combustible nos mató. Porque en este contexto donde todo se encarece nuestro público habitual que llega desde Capital Federal, en Buenos Aires, desde Córdoba o desde Mendoza ya nos descartó como opción” se lamentó Carlos Rivas, uno de los referentes de la asociación de extrahoteleros, que nuclea a los dueños de departamentos y complejos.

“Ahora sólo esperamos gente de Bahía Blanca, de La Pampa, de Neuquén, del Alto Valle de Río Negro y de Viedma. Esos turistas están reservando solamente por dos días. Viajan para llegar un viernes y el domingo ya están de regreso. Algo que además nos complicará por la cantidad de recambios, que harán que tengamos que aprontar a cada rato los departamentos. Eso nos quitará ganancia” amplió el comerciante.

Por otra parte tras el anuncio de las recientes medidas económicas y su impacto en las distintas provincias hubo anulación de compromisos de alquiler. “Desde San Luis llamaron varios para desistir de alquilar, porque les avisaron que les pagarían sus sueldos en cuotas” precisó Rivas.


Los precios bajan, pero no suben las reservas en Las Grutas

En este contexto los precios de arrendamiento turístico bajaron, pero ni eso está aumentando la demanda.

“La gente no llama. Se ve que ya desistieron de viajar” dijo el hombre, apesadumbrado.

Con respecto a los valores de referencia que dio a conocer la asociación, ahora, con la baja de precios, un departamento para 4 (una pareja y dos chicos) relativamente cerca de la playa con todos los servicios que antes se cotizaba a $60.000 está $50.000, y entre $30.000 y $40.000 uno de las mismas dimensiones, pero en la periferia de la villa.

En la Costa Patagónica hay una playa de arena blanca, aguas cristalinas y temperatura agradable a la que se conoce como el “Caribe argentino”.

Sin embargo, como esos son costos referenciales, muchos de los prestadores, ante la escasez de turistas, están bajándolos mucho más. Y hasta existen páginas de Facebook en las que se contactan los que quieren viajar y ofrecen las sumas que pueden pagar, para escuchar ofertas, como si fuera un remate.

“Será una temporada muy difícil, no hay dudas” reflexionó Rivas, apenado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora