Escapada + Voy

Huinganco, entre la tranquilidad y la aventura

Los amantes del trekking tienen la excusa ideal para conocer el norte neuquino. El cerro Corona está entre los atractivos elegidos, con senderos entre bosques de pino, cascadas y un mirador cordillerano.

26 feb 2017 - 00:00

El norte neuquino tiene innumerables bellezas paisajísticas y Huinganco, constituye uno de los lugares ideales para disfrutar de la tranquilidad y los bosques comunales. Ese entorno es una invitación para los amantes del trekking para subir al cerro Corona, un lugar paradisíaco y mítico a 2.992 metros sobre el nivel del mar. Allí se esconde una laguna, y según cuenta una leyenda, encierra el tesoro de oro del inca Atahualpa.

El cerro Corona está enclavada en plena cordillera del viento y constituye un ícono de la localidad. Nadie que visite Huinganco puede desaprovechar la oportunidad de realizar el ascenso, aunque es recomendable que se contraten los servicios de un guía para que pueden disfrutar en forma segura la travesía.

Son alrededor de 10 km de extensión y se requiere una mínima preparación, que llevará al aventurero por senderos que se abren camino por los bosques de pino. Se cruza el arroyo Huinganco, por donde no faltan las cascadas y en la medida en que se asciende por terrenos con cierta dificultad, se puede apreciar la localidad desde lo alto, la cordillera de los Andes y los picos de mayor altura del lado chileno, esto es Sierra Velluda y el volcán Antuco.

Alrededor de los 2.700 metros de altura se encuentra la atractiva laguna Huinganco, un lugar hermoso que transmite una sensación de paz, una verdadera postal. La misma es de origen glaciar y da nacimiento al arroyo del mismo nombre.

Desde allí el ascenso requiere de mayor esfuerzo ya que hay que pasar por lugares con mucha pendiente y material suelto. Aquí se aconseja el uso de bastones.

La cima está señalizada por un hito del Instituto Geográfico Militar y desde allí la vista es sencillamente deslumbrante, con el Domuyo hacia el norte, se puede apreciar también Andacollo y Huinganco.

Hay varios caminos para ascender por lo que las caminatas pueden extenderse de 4 a 9 horas, pero independientemente del camino –con mayor o menor dificultad– se pueden realizar safaris fotográficos en un entorno increíble a lo largo del recorrido.

Para los amantes de la montaña, La Corona se transformará en un lugar irresistible y quien llegue a la cima siempre querrá volver.

Mirador San Pedro
y museo del árbol
Al mirador se accede por calle Los Eucaliptus. La huella atraviesa Bardas Blancas forestado con pinos ponderosa, La Herradura desde donde se ve el río Neuquén, Andacollo y el santuario Corazón de Jesús.
El museo del Árbol y la Madera preserva el patrimonio histórico y cultural local. Este rincón atesora piezas como una rodaja de ciprés de 1.200 años de Cañada Molina y Risco del León, uno de los ejemplares más viejos del hemisferio sur.
En números
2.992
metros sobre el nivel del mar es la altura del cerro Corona. El recorrido hasta la cima es con guía.
Corresponsalía Chos Malal

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.