Liberan datos fiscales de los Moyano

Un juez federal dispuso levantar el secreto bancario, bursátil y fiscal de la familia del camionero. Es en una causa por lavado.

15 feb 2018 - 00:00

La justicia, otra vez, al compás de la pulseada política. El juez federal de Morón, Néstor Barral, dispuso el levantamiento del secreto fiscal, bursátil y bancario del líder camionero Hugo Moyano y de su hijo Pablo, entre otros miembros de la familia, en el marco de una causa en la que se investiga lavado de dinero, consignó ayer la gencia oficial Télam.

La medida había sido sugerida por el Ministerio Público Fiscal y el juez se la notificó el 29 de diciembre pasado al Banco Central y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Pero se mantuvo en reserva hasta la notificación al fiscal. Y se conoció en plena pelea entre el gobierno y el líder camionero.

El Banco Central será el encargado de recopilar la información de las distintas entidades bancarias en las que haya registro de movimientos de los Moyano y de la mujer de Hugo, Liliana Zulet y sus hijastros: Valeria Salerno y Juan Manuel Noriega Zulet.

“La investigación se encuentra en un estado incipiente. El levantamiento del secreto fiscal, bursátil y bancario tiene por objetivo juntar información para analizarla y poder verificar la denuncia”, según fuentes judiciales.

El expediente se originó en una denuncia en la que se señaló que Moyano habría adquirido dos viviendas en Parque Leloir de manera irregular. Se busca determinar si lo hizo a través de dos empresas, a nombre de sus hijastros, que habrían sobrefacturado servicios a Camioneros.

Barrionuevo: “Yo
no voy a la marcha”

El gastronómico Luis Barrionuevo confirmó que no participará de la marcha de Hugo Moyano en reclamo de cambios en la política económica, el próximo miércoles 21.

“La marcha se convirtió en una disputa personal entre Moyano y el presidente Mauricio Macri”, dijo ayer en declaraciones a lanacion.com. “Todo se desvirtuó. Yo no voy a la marcha”, sostuvo.

Desde que Moyano convocó varios dirigentes de la CGT le dieron la espalda. Los primeros fueron los “gordos” e “independientes”, y rápidamente se sumaron los metalúrgicos de Antonio Caló, los mecánicos de Ricardo Pignanelli, los ferroviarios de Sergio Sassia y Omar Maturano, los choferes de Roberto Fernández, y otros gremios más.

“Se mezcló todo. Ya la vez pasada (por la marcha de agosto del año pasado), cuando vimos el palco, nos quedamos en Avenida de Mayo, porque hay varios de los que hoy están presos que estaban ahí. Nos fuimos porque estaba todo el kirchnerismo”, dijo Barrionuevo. “Y nosotros no tenemos nada que ver eso”.

Buenos Aires