Egresados sordos se integran en el turismo estudiantil de Bariloche

El turismo joven de Bariloche recibe desde hace 8 años a jóvenes sordos que como contingente se integran a las actividades generales de los egresados. Tienen quien los entienda, pero además terminan imponiendo la lengua de los gestos entre los demás.

12 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Mayra y Candela bajan de su habitación directo al hall del hotel donde se encuentran alojadas, a metros de la avenida San Martín, a solo dos cuadras del Centro Cívico. Dos empleadas las saludan en lengua de señas y las jóvenes responden con otro saludo y un aplauso. Las espera el almuerzo ya que aproximadamente en una hora, junto a otros 17 compañeros, parten rumbo a la isla Victoria.

Desde hace una semana, las actividades se suceden constantemente y así será hasta el viernes, cuando este contingente de jóvenes sordos regrese a Buenos Aires.

Ocho años atrás, la organización Señas en Acción del barrio Villa Crespo, en la ciudad de Buenos Aires, comenzó a coordinar viajes de egresados con chicos sordos de diversas escuelas. La mayoría se conoce minutos antes de emprender la travesía a Bariloche.

“Se da una integración real. Los chicos sienten que en esta ciudad les prestan mayor atención. Todo el mundo se involucra para comunicarse con ellos e intenta aprender a hablar en lengua de señas. Acá sí se genera un espacio para entender cosas de la vida”, sintetizó Ágata Fornasa, presidenta de Señas en Acción, organización que tiene como finalidad difundir la lengua de señas en espacios públicos y privados.

Sólo tres jóvenes sordos conformaron el primer contingente; hoy son 19 chicos de 18 a 22 años los que recorren cada rincón de la ciudad. Fornasa destacó el descuento económico que ofrece la empresa Travel Rock pero también el compromiso de los empleados que ante la llegada de los chicos, aprenden las frases más comunes en lengua de señas.

Incluso, los médicos de guardia que atienden a los chicos que se enferman durante el viaje definieron, ya no llamar desde adentro del consultorio, sino salir en caso de que hubiera alguna persona sorda esperando.

Durante la excursión del día de esquí, un contingente de egresados cantaba una de las canciones tradicionales del viaje. Sin dejar de observarlos desde la vereda de enfrente, los integrantes de Señas en Acción comenzaron a interpretar la misma canción pero en lengua de señas. Luego de intercambiar algunas miradas y concluir la canción, todos se juntaron. “¿Cómo se dice mi nombre?”, preguntaba alguno y la respuesta no se hacía esperar. El encuentro se prolongó durante varios minutos.

“Muchas veces, los chicos oyentes simplemente observan cómo se comunican las personas sordas y de a poco, empiezan a preguntar. Ahí empieza el cambio. Decir que los adolescentes vienen de joda o simplemente a tomar es un prejuicio absurdo”, indicó Fornasa.

Milagros Cacalamo, una joven de 18 años, de Hurlingham, se aloja en el mismo hotel de los jóvenes de Señas en Acción. “Fue una experiencia tremenda porque no conocía a ninguna persona sorda. Ya aprendí el abecedario, los colores. En estos días, definí que voy a seguir estudiando algo vinculado con esto”, aseguró la egresada.

Una app para
hacerse entender
Tiempo atrás, Señas en Acción presentó un proyecto tecnológico que fue seleccionado junto a otros dos de Argentina en el Desafío Google 2017. La
iniciativa consiste en una aplicación móvil que permite grabar una conversación y por medio de una animación computada interpretar cada uno de los conceptos en lengua de señas. Este proyecto representará a la Argentina en México pero requiere votantes para que finalmente sea premiado y financiado.
Bariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección