“La ciencia es como subir una montaña en medio de la neblina”

El premio Nobel de Física, David Gross, de visita en Bariloche por gestión del Instituto Balseiro, dialogó con “Río Negro” sobre cuestiones controversiales de la investigación científica.

02 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

En el sitio oficial del Premio Nobel, se informa que desde el año 1901 doscientos físicos recibieron el galardón. De ellos, 34 se han especializado en física de partículas, de hecho, se trata del área con más laureados. ¿Qué estudia la física de partículas?: Los componentes elementales de la materia y cómo interactúan entre sí... o en buen criollo, de qué está hecho el Universo, de qué estamos hechos todos, como esos componentes mínimos se mantienen unidos, conforman el mundo que conocemos y lo mantienen funcionando.

Y uno de estos 34 laureados visitó Bariloche el viernes pasado. Se trata del doctor David Gross, quien recibió el Premio Nobel en Física en el año 2004, junto a Frank Wilczek y David Politze, por su descubrimiento de la “libertad asintótica”.

Básicamente, la física de partículas se basa en el Modelo Standard, que explica la existencia de toda la materia a partir de unas pocas partículas elementales y sus interacciones (fuerzas). Así, por ejemplo, existe la fuerza electromagnética (la que mantiene a los electrones en sus átomos), y que, como indica la intuición, cuanto más lejos están entre sí las partículas que la producen, más se debilita la interacción.

Otra de estas fuerzas fundamentales es la denominada “fuerte”, que es la encargada de mantener a los protones dentro del núcleo del átomo. Pero acá ocurre algo que desafía la intuición: los laureados descubrieron que cuando las partículas responsables de esta interacción se alejan entre sí, ¡esa interacción se hace más fuerte! Un aporte fundamental a la física de partículas.

La mirada del Nobel

David Gross llegó a la ciudad junto a su esposa, Jackie Savani, para brindar un coloquio para todo público, organizado por el Instituto Balseiro (IB), así como una clase para estudiantes avanzados y una reunión con colegas.

Antes de comenzar con todas estas actividades, ofreció una conferencia de prensa, donde relató que su vocación por la física nació de pequeño, cuando le gustaba la matemáticas y resolver acertijos, hasta que descubrió que la física consistía en resolver acertijos, pero sobre el mundo real.

El investigador, de carácter alegre y amable, ofreció a “Río Negro“ una entrevista exclusiva, donde se le consultó sobre algunos aspectos claves o controversiales sobre la ciencia.

P-El resultado de su investigación desafía la intuición, ¿cómo llegó a él?

R-Realmente yo no creía que esto pudiera ocurrir en el marco teórico en el que trabajamos. Pero con mis colegas probamos que es cierto. Iba contra la intuición, era extraño, no lo esperaba. Algunas veces, lo comparo con un ateo que de pronto escuchara una voz viniendo de una zarza ardiente. Sucede que nosotros no nacemos con intuición, se adquiere reviviendo situaciones. Enseñamos física conduciendo a los estudiantes a lo largo de los desarrollos históricos. Se podría pensar que empezamos por la teoría de campo, por física avanzada, pero no, empezamos por el comienzo... Galileo..., llevándolos a lo largo de la historia, porque eso ayuda a desarrollar la intuición, así como el trabajo en el laboratorio. La intuición es una habilidad que se adquiere.

P-Algunas veces se generan controversias sobre el peso que debe darse a la investigación en física básica frente a la física aplicada. ¿Cuál es su punto de vista?

R-¡No se puede aplicar algo que no existe! Si uno aplica la física, uno está trabajando sobre las consecuencias o tratando de usar conocimiento que se generó en el pasado. Pero vas a perder cosas que desconocés, la ciencia es exploración, es descubrimiento. Por ejemplo, yo estuve en China, donde desarrollaban solo en ciencia aplicada, les decían que eran demasiado pobres para hacer ciencia básica y ahora, hace algunos años, se dieron cuenta de que no es una buena estrategia. Si hacés sólo ciencia aplicada, vas a estar siempre usando las ideas desarrolladas en otros lugares. Y ahora están rápidamente aumentando su inversión en ciencias básicas. Además del hecho de que la ciencia básica apunta a preguntas cuyas respuestas todos queremos conocer, por curiosidad, como la astronomía.

P-A lo largo de la historia, en varias oportunidades se dijo que se había llegado al conocimiento de todo, a una teoría total, y no era real. ¿Cuán cerca cree que estamos ahora?

R-No sé... es una característica humana... A mí me gusta representar a la ciencia, en particular a la básica, como si uno estuviera subiendo una montaña en medio de la neblina, de la oscuridad. Uno no sabe dónde está el pico. Lo único que se puede decir es que se está subiendo, quizás incluso tengas que bajar un poco para volver a subir. Pero uno no sabe donde está realmente la cima, ni siquiera si hay una cima. Y sigue subiendo, y a lo largo del camino descubre nuevas flores, nuevos árboles, nuevas rocas.

Pero hay un deseo en la gente, que esa cima exista y que pueda llegar durante su vida.

“Si hacés sólo ciencia aplicada,
vas a estar siempre usando las ideas desarrolladas en otros lugares”.
David Gross, premio Nobel de Física, de visita en Bariloche.
El doctor en Física, nacido en los EE. UU., recibió el galardón en el 2004 junto a Frank Wilczek y David Politzer.
El científico brindó en Bariloche un coloquio para todo público, una clase y charla para los estudiantes del IB.
Básica y aplicada
P- En una sociedad ideal, ¿cuál sería el equilibrio adecuado entre básica y aplicada?
R- Bueno, realmente la ciencia básica es una parte muy pequeña del esfuerzo total en ciencia. Lo que llamamos R&D (investigación y desarrollo según sus siglas en inglés) apunta a generar los productos finales y colocarlos en el mercado, o construir algo, como en ciencia de la ingeniería. En una sociedad ideal... creo que es un tipo de equilibrio, probablemente se generaría un balance natural, creo que más o menos como lo que ocurre en las economías desarrolladas en el mundo, probablemente ese sea el equilibrio correcto. Hay ejemplos en los dos extremos, por ejemplo en los países en desarrollo, donde es muy caro llevar adelante experimentos, las ciencias básicas están sobrefavorecidas. Yo amo la teoría, soy un teórico, pero no es una característica de los países desarrollados..., un típico departamento de física tiene entre dos tercios a la mitad de experimentos.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección