Frenaron el saneamiento de un arroyo de Neuquén por “razones técnicas”

Se trata del Durán. Se realizará una reestructuración presupuestaria antes de firmar el contrato con la adjudicataria de la obra.

03 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

La obra de casi 90 millones de pesos para el saneamiento del arroyo Durán fue paralizada antes de arrancar. El contrato debió haber sido firmado entre agosto y octubre, pero por razones técnicas la adjudicataria aún no fue convocada a firmar.

“Hace más de dos meses contamos con la no objeción de obra, pero está frenado el trámite debido a una reestructuración presupuestaria. Nación no nos permite firmar el contrato”, reveló el subsecretario de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho.

El funcionario recordó que la obra fue adjudicada a RJ Ingeniería por 89.955.914 pesos del programa del Banco Interamericano de Desarrollo 2929 del Ministerio del Interior y que las gestiones tanto desde el EPAS como de Recursos Hídricos para destrabar el trámite no han logrado agilizar la firma e inicio de las obras. Hasta los legisladores nacionales y “operadores quiroguistas” han fracasado en todos sus intentos, se indicó.

A partir de la rúbrica del contrato, RJ Ingeniería tiene un año para ocuparse de la sistematización, reactivación y saneamiento del megacolector pluvial natural de la ciudad, que atraviesa localidad desde el este hacia el oeste, en paralelo al río Limay, recibiendo en su trayecto el excedente del agua de lluvia de los cañadones y derivadores y las devuelve al río en la zona de los clubes privados.

Te puede interesar Le hicieron una radiografía al arroyo Durán de Neuquén

El problema fue que en su recorrido de 8 kilómetros el arroyo está tan contaminado con conexiones cloacales clandestinas y basura que el vertido resultó contaminante para el río.

Los vecinos se quejan del olor nauseabundo que emana en la mayoría del trazado, producto de los vertidos cloacales presuntamente provenientes del área Huliches, en calle Bejarano del barrio Valentina Sur Rural.

Tal es el grado de contaminación que provocan las aguas servidas que la temporada de verano pasada el balneario Albino Cotro fue clausurado para el uso recreativo debido a que estudios de laboratorio determinaron la presencia de un porcentaje de la bacteria escherichia coli muy por arriba del máximo permitido.

Este año el agua del Limay recuperó la sanidad y es apto para el uso recreativo en los cuatro balnearios de la ciudad. Ayudó el mayor caudal y la presión de los vecinos, que obligó a un trabajo conjunto de autoridades provinciales y municipales, vía amparo de la Defensoría del Pueblo, para la detección de los focos contaminantes que terminaban en el río. (Ver aparte)

“Cuando se termine la obra del Durán, que permitirá un mayor y permanente ingreso de agua limpia, se obtendrá una mayor oxigenación, mientras se avanza con la obra de saneamiento de la Colectora Cloacal II en el oeste”, dijo Carvalho. “Es fundamental la obra del arroyo Durán para atenuar crecidas y las inundaciones en los barrios”, insistió el funcionario provincial.

Un lecho generoso
con los pluviales
El arroyo Durán tiene ocho kilómetros de extensión.
Es un curso de agua que nace en el barrio Valentina Sur y desemboca en la zona de los clubes privados de calle Río Negro.
Recibe los caudales del 85% de los 16 pluviales que tiene la ciudad. El resto desembocan en el Villa María.
Los 24 puntos críticos por la contaminación

A partir del 15 de enero se conocerán los resultados del muestreo sobre 24 puntos específicos del arroyo Durán, levantados a fines de diciembre, tras el relevamiento de los mismos sectores del trazado, pero en agosto.

El trabajo unió en una sola tarea de fiscalización y control a técnicos de Recursos Hídricos, de la Secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad de Neuquén, de la Defensoría del Vecino y del EPAS que realizaron inspecciones en conjunto y detectaron los puntos conflictivos y descargas clandestinas.

“Hubo inyección de agua en el Durán, hubo inspecciones en los clubes y propiedades linderos al Durán, se descubrieron vertidos que fueron cegados y se detectaron puntos de vuelco con algunos emergentes que hay que regularizar”, dijo el integrante por la Defensoría del Pueblo, Andrés Rabassa.

Reconoció que hay aspectos aún a resolver, como los vertidos no cegados o los desbordes que debe regularizar el EPAS, por ejemplo por exceso de agua de lluvia.

Entre los puntos graves se contabilizó el vertido del sector Huiliches (que por Bejarano llega al arroyo), el seguimiento de gravedad en sectores entubados en los que se sospecha hay descargas clandestinas de efluentes cloacales y anomalías en captaciones en sectores linderos a la Asociación Española, Tenis Club y los barrios privados Villa Luisa y Villa Dolores.

“Es fundamental la obra de saneamiento del arroyo Durán para atenuar crecidas y las inundaciones en los barrios”,
explicó Horacio Carvalho, subsecretario de Recursos Hídricos.
Neuquén