Caso Muñoz: “Quedó flotando un pacto de silencio y una cadena de encubrimientos”

Lo advirtió el juez Marcelo Barrutia en la sentencia que condenó a 2 años de prisión en suspenso a los policías Maximiliano Morales y Luis Irusta, por el allanamiento ilegal de la habitación del oficial Lucas Muñoz, horas después de su desaparición.

15 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Tras escuchar la sentencia que condenó a 2 años de prisión en suspenso a los policías Maximiliano Morales y Luis Irusta como autores del delito de allanamiento ilegal, Alicia Ocares y Benjamín Muñoz, los padres del policía Lucas Muñoz, se fueron ayer de Tribunales con la idea de que se dio un pequeño paso adelante. Sin embargo, señalaron que todavía falta mucho camino por recorrer para esclarecer el crimen de su hijo.

Morales e Irusta fueron juzgados y condenados ayer por haber entrado la noche del 14 de julio del año pasado a la habitación de Muñoz, ubicada en un hostel de Moreno y Frey, sin ninguna orden ni autorización judicial. El allanamiento ilegal ocurrió horas después de que Muñoz desapareciera cuando se dirigía a trabajar a la comisaría 42.

Morales e Irusta no están involucrados en la causa por el homicidio del policía, que no tiene imputados. Pero, el juez Marcelo Barrutia advirtió, cuando dictó la sentencia condenatoria, que el allanamiento ocurrió en un contexto muy particular.

“Ha quedado evidentemente flotando un pacto de silencio y una cadena de encubrimientos que tienen que ver con la causa madre, con la causa principal, que es la desaparición y posterior homicidio de Lucas Muñoz”, sostuvo. Por eso, ordenó que la causa sea remitida a la fiscalía, que tiene la investigación por el crimen de Muñoz, para su debida consideración.

El juicio contra Morales e Irusta tuvo condimentos especiales. El fiscal Guillermo Lista, que promovió la acusación contra los policías por el delito de allanamiento ilegal, estuvo asistido por el fiscal jefe Martín Lozada. También estuvo el fiscal Martín Govetto, a cargo de la investigación del homicidio de Muñoz.

Lozada abrió ayer los alegatos. Vinculó el allanamiento ilegal con el secuestro y posterior ejecución de Muñoz, cuyo cadáver apareció con un tiro en la nuca, en un descampado de Bariloche. Tras escuchar a la fiscalía y los defensores, que pidieron la absolución por inexistencia de delito, Barrutia dictó la sentencia inmediatamente y en forma oral . Dijo que el hecho quedó “debidamente acreditado con certeza”. El fallo se puede apelar.

“Esto es como la punta del iceberg. Y es un aliciente que no son intocables, que cualquier
policía puede ser juzgado”,
destacó Javier Muñoz, hermano de Lucas.
Morales e Irusta “saben mucho más”

El fiscal Martín Govetto, que está desde hace 15 meses a cargo de la investigación del homicidio de Lucas Muñoz, estuvo presente en el juicio contra los policías Morales e Luis Irusta. Ocupó un rol secundario porque la acusación la llevó adelante el fiscal Guillermo Lista. Sin embargo, Govetto ayer intervino en los alegatos. “No tengo ningún duda, tengo la íntima convicción, y esto es lo que queríamos decir que tanto Irusta como Morales saben mucho más de lo que ocurrió con Lucas”, sostuvo. “No tengo dudas de que ellos no fueron al lugar (por el hostel) para averiguar dónde estaba Lucas. Yo estoy convencido que ellos sabían o sospechaban que Lucas no se había ido y estaba ausente de manera voluntaria y que fueron a buscar qué era lo que había ocurrido con Lucas. Y no son los únicos policías de Río Negro que saben qué fue lo que pasó con Lucas”, , afirmó Govetto.

Bariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.