Un edificio envuelto en la polémica desde su construcción

14 ene 2017 - 00:00
    Comparte esta noticia

    En septiembre de 2001 se inauguró la terminal de ómnibus de Plottier y desde entonces la polémica parece haberla rodeado. Por más de tres años funcionó sin habilitación provincial y una serie de irregularidades en el pago a la firma constructora hicieron que se abone casi cuatro veces más de lo presupuestado.

    La obra comenzó durante la gestión del entonces intendente Sergio Gallia (PJ) y estaba valuada en 400.000 pesos. Al inaugurarla Pilar Gómez (MPN) anunció que avanzaría en la regularización de los permisos para que la sede funcione realmente como una terminal.

    Mientras esa autorización de la dirección provincial de Transporte llegó recién a mediados de 2005, es decir tres años después, en 2003 la justicia provincial falló a favor de la firma constructora y condenó al municipio a pagar un juicio millonario.

    Entre el costo presupuestado y los intereses y multas el municipio terminó pagando en la gestión Gómez 1.400.000 pesos.

    Últimas noticias de ésta sección