Grave: YPF baja 33 equipos que afectan a 1.700 trabajadores

Es el 38% del total del parque de la petrolera. Una decena son de perforación. La empresa informó que se buscará amortiguar el impacto social.

01 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

YPF bajará del campo 33 equipos que estaban en stand by o subutilizados, el 38% del total del parque que tiene en la Cuenca Neuquina. 10 de los equipos son de perforación.

Se trata de torres de perforación, workover o pulling que estaban en los yacimientos sin trabajar, pero cuyo personal, unas 1.700 personas, se mantenía cobrando sueldos dentro del Plan Preventivo de Crisis. El destino de esos trabajadores es ahora incierto.

El recorte afectará sobre todo a Neuquén, algo al sur de Mendoza y casi nada a Río Negro, donde se sostendrá la actividad no convencional.

Según confirmaron desde la compañía a este medio, se darán de baja equipos de distintas empresas, entre ellas H&P, DLS, Nabors o Quintana, así como líneas de grandes firmas de servicio. “Se buscaron opciones para contener el daño social”, señaló una fuente de YPF, aunque aclaró que el futuro del personal afectado no depende de la operadora nacional sino de las contratistas.

Te puede interesar: La batalla de los millones: los costos del fin del barril criollo

Sostener estos equipos parados le costó a la compañía alrededor de 100 millones de dólares, que fueron imputados en el presupuesto de este año. “No lo podemos sostener más. Necesitamos adaptarnos al contexto actual para poder avanzar”, señaló una alta fuente de la compañía bajo reserva de nombre.

Con los más de 50 equipos que quedarán en pie, entre ellos unos 17 de perforación, YPF aspira a realizar todo su plan de desarrollo en 2017, sumando las nuevas inversiones. Ni siquiera el gas oficiará de bálsamo para la actividad, ya que los proyectos de tight y shale están todos en marcha, y al menos en el corto plazo no se avisoran nuevos desembolsos.

YPF comenzó a comunicar ayer sobre esta situación a sus contratistas. Desde la petrolera señalaron que se trabajo para amortiguar el golpe de las firmas locales. “No queremos que ninguna tenga que bajar la persiana”, explicaron.

“Sostener esta situación condiciona la perspectiva para los años que vienen. Tenemos que poder ser competitivos para desarrollar el no convencional”, remarcaron. Y señalaron que el acuerdo de un nuevo convenio colectivo de trabajo para el shale será clave para sostener los puestos de empleo.

La baja del precio del crudo afectó particularmente a YPF que, tal como adelantó este medio, bajará las inversiones el año que viene. La firma da por descontado que se terminará el barril criollo, con lo que deberá enfrentar su actividad a precios de mercado. Eso sacará de juego a muchos de los yacimientos que operan en Neuquén y Río Negro.

Decisión de la OPEP
hizo subir el precio
Los países que integran la OPEP acordaron ayer un recorte de casi 1,2 millones de barriles de crudo en el 2017. La medida, sumada a una intención de los estados fuera del cartel de sumar otros 600.000 barriles al congelamiento, dispararon el precio de crudo, que ayer cerró arriba de los 50 dólares.
El trabajoso acuerdo de los países petroleros aspira a quitar oferta para bajar los precios. Las señales ya dieron su fruto ayer.
En medio de una fuerte discusión para terminar con el barril criollo, la suba de precios se presenta como un colchón para el impacto que tendrá la actividad. Lejos de los 65 dólares que se paga el crudo neuquino, cualquier valor por encima de los 50 dólares permitiría mantener un mínimo nivel de actividad en la cuenca.
El recorte de producción de la OPEP es la primera señal del organismo frente al derrumbe del crudo desde 2012. El cartel petrolero no usaba este tipo de estrategia desde el 2008, cuando la crisis financiera hizo derrumbar todos los mercados.
Se apostó a que un nuevo convenio colectivo de trabajo específico para el shale originará las condiciones para sostener los empleos.
Neuquén
Últimas noticias de ésta sección