Avistaje: Vuelvepiedras

31 dic 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Nombre científico: Arenaria interpres.

Chorlo robusto, de patas y cuello cortos, pico aguzado y levemente curvo hacia arriba. Tiene las patas rojizo-anaranjadas y la cola negra con base y línea apical blancas. En vuelo se aprecia banda alar blanca, parche blanco de tapadas y banda longitudinal blanca en lomo.

En plumaje de reposo su cabeza es café claro, dorso con distintos tonos de pardo y gris. El vientre es blanco, con garganta blanca y pecho y hombros negros (pardos y poco contrastados). En plumaje reproductivo, en cambio, presenta el dorso color óxido y el plumaje más contrastado. Así puede verse de marzo a mayo en nuestras costas, previo a emprender la migración a sus sitios de cría.

Anda solitario o en grupos pequeños monoespecíficos, pocas veces junto a otras aves playeras como el chorlo trinador o el playero blanco. Migratoria, presente en la región en primavera y verano, anida entre mayo y principios de agosto en el ártico de Alaska y Canadá.

Inquieto y muy caminador cuando busca su alimento, revisa el sustrato y da vuelta piedras, tablas y otros obstáculos en busca de crustáceos y otros invertebrados. Prefiere casi exclusivamente las costas marinas, tanto rocosas como playas de arena, excepcionalmente puede observarse en bañados o lagunas del interior. Observado en forma escasa en la costa de Río Negro.

Consejos para el avistaje

• Su pico cónico y levemente decurvado es característico.

• Rara en la costa rionegrina, es más factible de observar en la bahía de San Antonio.

Últimas noticias de ésta sección