A pesar de que un portón cayó sobre una nena, denuncian que no reparan la escuela

Las familias de la escuela 154 de Neuquén fueron convocadas mañana a reunión con Educación. El viernes cortaron la ruta en reclamo de que terminen las obras.  



Barandas mal soldadas son uno de los peligros en la escuela donde una niña terminó fracturada porque se le cayó encima un portón. (Archivo Florencia Salto).-

Barandas mal soldadas son uno de los peligros en la escuela donde una niña terminó fracturada porque se le cayó encima un portón. (Archivo Florencia Salto).-

La escuela 154 de Neuquén transitó una triste cronología: los docentes reclamaron por fallas del establecimiento, en mayo un portón de cayó sobre cuatro niños, los maestros volvieron a pedir refacciones, en agosto el mismo portón se cayó sobre una niña que terminó con el peroné quebrado y -otra vez- se pidieron soluciones. En este caso, el Gobierno respondió, pero los conflictos con las familias siguieron porque están inconformes con los trabajos y cortaron la ruta en dos oportunidades. Ahora esperan ponerle punto final con una reunión organizada para mañana en el Consejo Provincial de Educación (CPE). Mientras, las clases están suspendidas.

El último corte de tránsito en la ruta 7 fue el viernes pasado. Las familias afirmaron que el Gobierno quería retomar las clases sin que las obras estuvieran terminadas y no lo iban a permitir. La protesta finalizó con la intervención del vicepresidente del CPE, Gabriel D´Orazio, quien los convocó al encuentro de mañana al encuentro con la ministra Cristina Storioni, la Subsecretaria de obras públicas, el jefe de supervisores y autoridades de la escuela.

Además, las familias informaron que hoy, a las 17, la Defensoría del Pueblo realizará una inspección del edificio junto a un arquitecto y que se está analizando solicitar a la Defensoría de los niños, niñas y adolescentes un recurso de amparo.

Mientras se desarrollan esta reuniones, las clases siguen suspendidas y se evaluó la instalación de trailers para que reemplacen las aulas, aunque nada ocurrió. Es que al portón que se cayó sobre Claribel, una estudiante de 10 años, se le suman muchos otros: escaleras con barandas mal soldadas, columnas sin protección, sectores en altura sin resguardo, otra reja a punto de caerse y autos que pasan por una de las canchas de fútbol.

Hace casi un mes que el portón cayó sobre la pequeña, quien intentó cerrarlo para que la pelota con la jugaba en el recreo no llegara a la calle. Ella ya fue operada (le pusieron clavos para unir el peroné, que se fracturó con el golpe) y ahora deberá enfrentar un largo proceso de recuperación, similar -parece- al que atraviesa la escuela donde iba a clases.


Comentarios


A pesar de que un portón cayó sobre una nena, denuncian que no reparan la escuela