Accatino confirma el plan, molesto con los críticos

Pidió “dejarse de jorobar” con quienes polemizan en torno de si debe permitirse el cultivo de soja, que generó interés en el norte de China. “No podemos decir que no. Demasiada indiferencia tuvimos por años” al desarrollo de 200.000 hectáreas.




“No podemos decir que no. Es un debate que queremos dar”. El ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino, no podía ocultar ayer su molestia por la polémica generada a partir de la vocación oficial por establecer en los próximos días un convenio con una provincia china para la producción de alimentos y soja en los valles Medio e Inferior.

“No son versiones. Es nuestra realidad”, sostuvo Accatino en una entrevista a RadioShow de Roca, confirmando así que se planea producir soja en 200.000 hectáreas potencialmente irrigables. “Pareciera ser que descubrimos que tenemos 200.000 ha que podemos cultivar con algo. Lamentablemente si me hubieran escuchado hace 20 años, cuando empecé con esta batalla de que alguien entienda... ¡por favor..! de que Argentina no se podía dar el lujo de tener no 200.000, 400.000 hectáreas potencialmente regables en zonas del valle con tierras de optima calidad, clima templado y agua en abundancia, tal vez no estaríamos hablando de 200.000 hectáreas de soja”.

El ministro reafirmó que se trata de un plan integral de desarrollo de los valles del río Negro y del río Colorado, en la margen sur entre el paralelo décimo y el paralelo quinto que, va desde Catriel hasta la localidad de Río Colorado.

Explicó que, con este potencial, se buscaron alternativas, “ya que nadie nos dio demasiada importancia, ya que desapareció nuestra vieja, querida e ignorada Agua y Energía cuando el menemismo se la llevó puesta en el ´92”. Así, “murieron todos los proyectos de regadío en Argentina”, entre los que mencionó los regionales de la margen norte del Valle Medio (Chimpay), Colonia Josefa, Negro Muerto, Conesa, Guardia Mitre y Valle Inferior.

Y continuó: “Buscando alternativas, apareció una provincia china (la más al norte de China lindante con Rusia): la provincia de Río Negro Dragón o el Dragón de Río Negro, con similares características a nuestra región. Se interesaron por esto, e hicieron una propuesta que el gobernador va a a ver si puede cerrar” en su viaje a China que ya emprendió junto a Oscar Gómez, ex titular de la Unidad Ejecutora Provincial y actual secretario de Relaciones Internacionales de la provincia.

Explicó que la idea es, básicamente, firmar “un convenio de producción de alimentos; en particular y de manera muy especial -si se puede y tiene alto rendimiento- de soja”.

Hizo notar que ya se hicieron pruebas experimentales en Valle Medio, con lo que “sabemos que la soja puede llegar a producir hasta 6.000 o 7.000 kilos por hectárea en condiciones óptimas”.

Frente a este panorama, dijo, los chinos “se entusiasmaron y quieren ver si pueden financiarnos todas las obras de riego, drenaje y electrificación, que el Estado nacional nos ha negado durante más de 60 o 70 años”.

“Vamos a ver qué sale de todo esto. Después podemos discutir si más soja o menos soja”. En ese contexto, se mostró molesto por el debate iniciado en la provincia sobre la soja y, en particular, por las opiniones de académicos. “Se hizo toda una historia, un debate, ahora todo el mundo participa: si soja sí, si soja no en Río Negro. ¿O para hacer soja en Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos, Corrientes, Formosa, San Luis, Santiago del Estero, La Rioja, nos pidieron permiso? ¿O le pidieron permiso a Alto Valle para hacer fruticultura o a Bariloche para tener 150.000 habitantes que más tarde o temprano terminamos todos tomando agua del Nahuel Huapi, que sabemos que por más depurada que llegue el agua es de caca y pichín?”.

“Entonces no jodamos con esto”, subrayó. “Que nos permitan desarrollar a familias que hace más de 100 años están esperando una posibilidad de desarrollo”.

Ironizó que plantar soja “es tan peligroso como hacer fruticultura en el Valle con todo lo que le metemos, ¿alguien va a dejar de hacerla? Hablemos claro”. Pidió que se deje opinar a la gente del Valle Medio e Inferior. “No se puede decir no se puede. Espero que profesionales de las universidades de la región me den una mano, y no hagan declaraciones por todos los medios, haciendo catarsis y demostración de lo que saben... ¿Por qué no usan el conocimiento y lo aplican en el terreno y nos dejamos de jorobar?”.

Gentileza ANBariloche


Comentarios


Accatino confirma el plan, molesto con los críticos