Aciertos y errores



Horacio Quiroga

El gobierno de Mauricio Macri, además de hacer del federalismo uno de sus ejes de gestión incrementando la distribución de recursos entre las provincias sin importar el signo político de sus gobernadores, fue el que más medidas llevó adelante para lograr el despegue del desarrollo de Vaca Muerta.


Y fue sin lugar a dudas uno de sus aciertos más importantes, generando condiciones de seguridad jurídica para la llegada de inversiones que posibilitaron comenzar a revertir el déficit energético que veníamos arrastrando, además de la creación de miles de puestos de trabajo y la correspondiente generación de divisas.


A partir de las decisiones tomadas por el presidente Macri, comenzamos a ser testigos de la resurrección de Vaca Muerta. Porque hasta 2015 los neuquinos fuimos víctimas de los caprichos del kirchnerismo que –con la anuencia del gobierno del Movimiento Popular Neuquino (MPN)- saqueó nuestros yacimientos reconociendo un precio irrisorio para el gas (0,70 centavos de dólar el millón de BTU cuando en el mercado costaba 13) y el petróleo (42 dólares el barril cuando se pagaba 145).


Durante esos años la provincia perdió ingresos por más de 50 mil millones de pesos, que en ese entonces representaban un presupuesto y medio.
Como si esto fuera poco, el entonces gobernador Jorge Sapag –cediendo a las presiones de Cristina Fernández- renunció a cinco juicios que la provincia había iniciado por la Nación por más de 5 mil millones de pesos para poder acceder a una refinanciación de deuda de 1.200 millones de pesos.


Todas estas decisiones significaron para los neuquinos resignar recursos que podrían haberse destinado a la construcción de escuelas, hospitales, rutas o viviendas.


Con estos antecedentes, resulta al menos llamativa la puesta en escena del MPN que, con el resultado de las PASO comenzó inmediatamente a hacer gala de su capacidad de mutación ideológica. Sus genes peronistas, que permanecían adormecidos, parecen haber despertado bruscamente.
Frente al resultado electoral, el gobierno nacional anunció una batería de medidas que van a impactar en los planes de inversión de las productoras desplegadas en Vaca Muerta y golpearán directamente los ingresos por regalías que percibe la provincia y por ende los municipios.


Congelar el precio de los combustibles la interpreto como una decisión acertada con el objetivo de alivianar los bolsillos de los argentinos golpeados esta semana por una brusca devaluación de nuestra moneda, pero no comparto que sea a costa de los recursos de los neuquinos, salvo que de manera explícita se contemple en el presupuesto nacional la correspondiente partida para compensarlo.


Ho no se pueden poner en riesgo las inversiones en Vaca Muerta, como ocurrió en su momento durante el kirchnerismo. Y el gobierno nacional debe ser consciente de esto, especialmente el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, que le hace tomar medidas al presidente Macri sin tener en claro los efectos que provocarán.

(*) Intendente de la ciudad de Neuquén y candidato a senador de Juntos por el Cambio.


Comentarios


Aciertos y errores