Agentes de la CIA acechan a leales a Saddam

Francotiradores y expertos en bombas se han deslizado tras la líneas de defensa iraquíes hasta el corazón mismo de Bagdad, con un objetivo preciso: asesinar a colaboradores de Saddam Hussein y, de paso, "marcar" objetivos o identificar a los posibles desertores.



WASHINGTON (Reuters, Télam-SNI) – Unidades militares especiales y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos están operando en ciudades iraquíes para asesinar a miembros del círculo íntimo del presidente Saddam Hussein, reportó ayer el periódico Washington Post.

Entre los objetivos se encuentran miembros del Partido Baath y comandantes de la Guardia Republicana, explicó el periódico citando a funcionarios estadounidenses y otras fuentes enteradas de la operación.

Francotiradores y expertos entrenados para colocar bombas en casas y vehículos forman parte de los equipos encubiertos de la división paramilitar de la CIA y el grupo de operaciones especiales de los militares estadounidenses, dijo el Post.

El diario mencionó a una fuente que sugirió que algunas de las explosiones vistas y oídas en Bagdad no fueron el resultado de bombas o misiles, sino explosivos colocados por los equipos encubiertos.

El Post agregó que los funcionarios de la CIA declinaron hacer comentarios. Según el periódico, las unidades de la CIA y los equipos especiales tratan de organizar a grupos tribales para combatir al gobierno iraquí desde el norte del país.

Los grupos que operan silenciosamente dentro de Iraq buscan también sitios de armas de exterminio y de misiles, ayudan a localizar blancos como las casas de los principales dirigentes iraquíes y tratan de encontrar desertores, dijo el Post. Una norma estadounidense de 22 años prohíbe los asesinatos políticos, pero según el periódico, después de los atentados del 11 de septiembre del 2001 el gobierno llegó a la conclusión de ésta no impide al presidente señalar a un grupo terrorista para su eliminación por un equipo encubierto.

En tanto, el presidente iraquí Saddam Hussein reapareció en la televisión, mientras presidía una reunión de ministros.

El presentador de la televisión dijo que las imágenes habían sido tomadas ayer, pero no existe forma de verificar esa afirmación. Hussein apareció en televisión al menos seis veces, desde que Estados Unidos trató de matarlo con un misil crucero lanzado sobre Bagdad el 20 de marzo, el día que comenzaron los ataques de la coalición. En la reunión última estaban presentes altos responsables iraquíes, entre ellos el vicepresidente Taha Yassin Ramadan; el vicepremier Tarek Aziz; y el hijo menor de Saddam, Qusay.

En el sur todavía le temen

UMM QASR, Irak (AFP) – Durante tres días y tres noches, cinco soldados iraquíes desarmados y vestidos de civiles huyeron de sus unidades y, retén tras retén, ciudad tras ciudad, llegaron finalmente ayer por la tarde al puerto de Umm Qasr (sur), donde se entregaron a marines estadounidenses.

“Ni fotos ni nombres”, piden estos cinco hombres de edades comprendidas entre los 18 y los 35 años, que cuentan, todavía nerviosos y con miedo en los ojos, cómo abandonaron sus armas y decidieron huir de una batalla que el régimen de Bagdad les obligó a librar. Destinados a una unidad de “resistencia” al norte de Basora (sur), ciudad en la que las tropas extranjeras no consiguen imponer su control nueve días después de comenzar su ofensiva en Irak, los cinco cuentan que decidieron huir por miedo a matar y a morir pero subrayan que hay cientos de hombres dispuestos a dar su vida por el régimen.

“La nueva táctica de los hombres de Saddam es el ataque suicida con motocicletas cargadas de explosivos. Basta encontrar a alguien dispuesto a estrellarse con ella en algún retén militar”, explicaron. Según ellos, en la ciudad de Basora actualmente debe haber unos 500 soldados de Saddam Hussein, sin contar los miembros del partido Baas, en el poder en Bagdad.

Otros centenares fueron enviados a Bagdad para defender la capital. “No dejaban que nos marcháramos. Un amigo mío que lo intentó le mataron de un tiro en la frente. Aquellos que se cree que podrían ser desertores se les coloca en la última fila de combate y los propios mandos les ejecutan”, explicaron.

Aseguran que miles de voluntarios árabes llegarán a Irak para defenderlo

BAGDAD, EL CAIRO (AFP, DPA) – El vicepresidente iraquí Taha Yasín Ramadán aseguró ayer que “miles de voluntarios” árabes estaban llegando a Irak para participar en los combates contra las tropas norteamericanas y británicas.

“Miles de voluntarios y de fedayines llegan a Irak. Los próximos días llegarán también grandes contingentes de esos voluntarios que perdieron la esperanza de ver a sus gobiernos adoptar una postura” firme contra la ofensiva británico-estadounidense, declaró durante una conferencia de prensa en Bagdad. “Insto a los pueblos árabes a que estén a la altura de esta batalla, no sólo afrontando a los agresores vestidos de uniforme militar sino también a quienes les ayudan”, añadió. Ramadán dijo además que las fuerzas aliadas estaban “perdidas en el desierto iraquí” y las desafió a llegar hasta Bagdad.

De hecho, fuentes árabes aseguran que cientos de iraquíes están regresando a su país desde Jordania para “pelear por el país”, se informa que combatientes islámicos provenientes de distintos países podría comenzar a ingresar a ese país desde distintos puntos del mundo árabe. Parte de la responsabilidad dela diferente perspectiva del conflicto que tiene el mundo árabe radica en el enfoque de la guerra que le han dado os medios propios.

La televisión árabe ha ganado la batalla mediática en las salas de estar y en las cafeterías de Medio Oriente.

Cuando el reportero estrella Taysr Aluni agacha de pronto la cabeza al paso de un misil en Bagdad, los 50 millones de espectadores se encogen instintivamente en sus sillones en frente de los televisores. La televisión qatarí Al Jazeera retransmite en vivo y en directo los ataques aéreos contra la capital iraquí.

Aluni goza de reconocimiento de héroe desde la guerra de Afganistán, en la que durante un tiempo fue el único periodista extranjero en Kabul. La única televisión independiente del mundo árabe se ha convertido en la fuente de información principal para sus espectadores.

El que ve Al Jazeera vive la guerra desde el punto de vista de las víctimas iraquíes, ve civiles muertos y heridos y oye las explicaciones y discursos de líderes políticos iraquíes. Paralelamente, desde Marruecos hasta Omán, los espectadores árabes también se enteran de lo que tienen que decir los políticos y militares estadounidenses y británicos. La polémica sobre la emisión de las imágenes de los soldados estadounidenses presos y heridos demuestra lo lejos que se encuentran los dos mundos periodísticos. Mientras la CNN descartó su emisión, Al Jazeera repitió reiteradamente las imágenes.

Llamado papal a la paz religiosa

CIUDAD DEL VATICANO (AFP) – El papa Juan Pablo II condenó una vez más ayer “la tragedia humana” de la guerra en Irak, expresando sus temor de que se transforme en “una catástrofe religiosa”.

“No debemos permitir que una tragedia humana se convierta también en una catástrofe religiosa”, declaró el papa al recibir a los obispos de Indonesia, país de mayoría musulmana.

“Jamás hay que permitir que las guerras dividan a las religiones del mundo”, dijo, haciéndose eco a los temores expresados por altos prelados, en los últimos días, de que el conflicto en Irak pueda engendrar un enfrentamiento más amplio entre cristianismo e islam. “Es importante tener cuidado en no participar en la tendencia de juzgar a grupos de personas en base a las acciones de una minoría de extremistas”, añadió el pontífice.


Comentarios


Agentes de la CIA acechan a leales a Saddam