Al menos 39 muertos en un atentado en Moscú

Un kamikaze se hizo estallar en el metro moscovita a la hora en que circula la mayor cantidad de gente. Putin acusó a los chechenos, pero éstos negaron vínculos con



MOSCú (Télam/DPA/AP)- Al menos 39 personas murieron ayer en Moscú, en un atentado suicida perpetrado en un vagón del metro repleto de gente y en hora punta, a cinco semanas de las elecciones presidenciales en Rusia. La onda expansiva causó heridas a más de 130 personas, 20 de las cuales se encuentran en estado crítico, confirmó el Ministerio del Interior ruso.

Miembros de los equipos de rescate hablaron durante todo el día de cerca de 50 muertes, aunque de manera no oficial. Todos los indicios apuntan a la pista chechena y el presidente Vladimir Putin los acusó directamente.

"No necesitamos de ninguna confirmación. Estamos seguros de que (Aslan) Masjadov y sus bandidos están vinculados con este terrorismo", acusó el presidente ruso, Vladimir Putin, pero el líder independentista checheno negó su responsabilidad en la masacre.

Este ha sido el peor ataque suicida en la historia de la capital rusa. A lo largo del día, los equipos de rescate recuperaron del vagón donde se perpetró el ataque -que quedó completamente destrozado- al menos 25 cadáveres, así como 33 partes de cuerpos. Los 113 heridos, entre ellos un niño, fueron atendidos en un hospital.

"La mayoría de los pacientes tienen quemaduras, roturas de huesos y cortes", comunicó el especialista de la unidad de quemados en el hospital 36 de Moscú, Yuri Tyurnikov.

Según datos del servicio secreto, una mujer cometió el atentado. La bomba era de hasta dos kilos de TNT (como comparación: una granada de mano contiene casi 100 gramos de material explosivo).

La bomba estalló a las 8:40 horas (local, 7:40 GMT), cuando el convoy se dirigía hacia el centro, a la concurrida estación de Pavelezkaya, donde se realizan trasbordos. El atentado se produjo en un túnel, a casi cuatro kilómetros al sureste del Krem-lin.

"Está completamente claro que se trata de una acción terrorista", dijo el ministro de Defensa, Serguei Ivanov.

El presidente, Vladimir Putin, condenó el ataque como una obra del terrorismo internacional. "Sólo uniendo las fuerzas podemos hacer frente a esta peste del siglo XXI", dijo Putin en un mensaj dirigido a la comunidad internacional.

"Rusia no negocia con terroristas, Rusia los destruye", subrayó el jefe del Kremlin, quien informó personalmente de lo ocurrido al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en conversación telefónica.

Políticos rusos señalaron que la intención del atentado sería desestabilizar el país.

En el momento de la explosión, 1.500 personas viajaban en el tren afectado. La onda expansiva, que se vio reforzada por el túnel, hizo que las ventanas de los vagones restantes estallaran en mil pedazos. Se originó un fuerte incendio y el humo nubló el túnel.

A diferencia de anteriores atentados suicidas en Moscú, el artefacto no contenía metralla, lo que menguó el efecto letal de la bomba. El pánico se desató en algunos vagones, según relataron pasajeros que sobrevivieron al ataque.

La policía inició una gran búsqueda de un hombre con "rasgos caucásicos" como posible cerebro del sangriento ataque.

Poco antes de la detonación, un hombre cerca del lugar de los hechos le dijo a una trabajadora del metro: "Usted va a tener un día libre".


Comentarios


Al menos 39 muertos en un atentado en Moscú